Selecciona Edición
Iniciar sesión

La campaña de México contra el grito homófobo que sancionó la FIFA

La federación difundió un vídeo de los jugadores de la selección en la que llaman a los espectadores a desterrar de los estadios la violencia física y verbal

Javier 'El Chicharito' Hernández es parte de Abrazados por el fútbol. Vídeo: Selección Nacional de México

México ha dado este martes un importante paso para acabar con los insultos homófobos en el fútbol. La selección nacional, que se enfrenta por la tarde a Canadá, ha lanzado una campaña en Internet para animar a los aficionados a que no griten al portero contrario la palabra puto, una forma despectiva de nombrar a los homosexuales. Hasta ahora la federación y algunos intelectuales habían justificado que el público profiriera estos gritos discriminatorios argumentando que se trataba de un tradición mexicana, un ejercicio de libertad de expresión en un contexto festivo y relajado.

La afición mexicana ha aportado a la comunión de los estadios la ola y uno de los cánticos más entrañables, el cielito lindo, pero en el último mundial, el de Brasil, había sido noticia por su lado menos simpático. La hinchada comenzaba a entonar un ehhhh largo, sostenido en el tiempo que el guardamenta rival tardaba en agarrar carrerilla, y acababa gritando puto cuando golpeaba el balón. La FIFA abrió una investigación y, ante las alegaciones de los investigados, concluyó que no había intención de ofender.

Paralelamente, en México se abrió un debate nacional. Por un lado, estaban los que consideraban el grito una muestra de folclor, un rasgo identitario. Lamentaban que la corrección política se impusiera. En la otra esquina, las voces críticas que advertían de que el deporte se había convertido en un refugio de salvajes, escondidos en el anonimato de la masa. La ESPN anunció que silenciaría durante su retransmisión ese grito, El debate sirvió para remover conciencias pero no acabó con los insultos homófobos. La liga local también ha sido en ocasiones escenario de insultos racistas.

La FIFA por fin tomó cartas en el asunto y en enero de este año sancionó a la federación con más de 20.000 dólares por no hacer nada por evitar este cántico durante el partido que enfrentó a México y El Salvador. El organismo recurrió la sanción y se defendió diciendo que en su nación hay palabras con “varios significados”, como si el resto del mundo fuera ajeno a los juegos de palabras o los dobles sentidos.

Ahora, en cambio, el fútbol mexicano parece huir de las excusas y las medias tintas. La federación difundió hoy un vídeo en el que los principales jugadores de la selección llaman a no discriminar a nadie y a respetar las diferencias de cada uno. En un comunicado sobre esta campaña, llamada Abrazados por el fútbol, se insiste en la necesidad de no manchar el juego con actos o conductas que vayan en contra de “la alegría y emoción”. No hay ninguna referencia directa a la homofobia o al racismo pero se entiende que tiene que ver con los deseos de desterrar de una vez los insultos discriminatorios de los estadios. 

Más información