Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Siete cosas que no debes hacer en la Pasarela Cibeles (y una que sí)

La Mercedes Benz Fashion Week Madrid que comienza hoy jueves se postula otro año más como hervidero de tendencias a seguir, ningunear y desterrar

Fotograma de la película 'Prêt-à-porter' (1994), de Robert Alman.

La edición número 63 de la pasarela Mercedes Benz Fashion Week Madrid (MBFWM) llega de nuevo a la ciudad para dar a conocer las propuestas de la próxima temporada otoño - invierno 2016. Otro año más la pasarela vuelve a estar ubicada más cerca del aeropuerto que de la Puerta de Alcalá; detalle que aleja la parafernalia, el street style y la expectación generada alrededor de los desfiles del centro de la ciudad. Echando mano de la antropología, de la semiótica de la moda y de la experiencia, te contamos qué cosas no debes de hacer en la Semana de la Moda de Madrid y una que absolutamente sí.

1.- No lleves tus mejores galas.

Es algo cómico que te vistas como si fueras al bautizo de tu primo o asistieras a un evento patrocinado por una bebida espirituosa. Procura mantener tu identidad y tu estilo. No sucumbas al escaparate de turno que te ofrece copiada –de arriba a abajo– la colección de Kanye West para Yeezy o el último estilismo de ese ente 2.0 llamado blogger. Ante todo: sentido común y geografía.

2.- Evita ponerte a la vez la bomber, los pantalones pesqueros de pitillo o el color rosa cuarzo.

Las tendencias están para no seguirlas y más en una cita como la MBFWM. Si quieres sucumbir a una tendencia, adelante. Pero no te lo pongas todo junto porque es posible que te encuentres, como poco, a otros 10 seres humanos vestidos exactamente igual que tú.

Y si esa gente no son tus amigos ni forman parte de tu misma tribu urbana, esta coincidencia es un fiasco.

3.- Destierra, de una vez por todas, las mechas californianas.

Ya pasó eso de teñirse la cabellera de dos tonos. ¿Qué hay de malo en llevar el pelo de un solo color? Tanto si tu peluquera te ha plantado el tinte en forma de hachazo o si ha elaborado un sutil degradado de medios a puntas, quizá ya es hora de unificar el color de tu pelo y terminar con ese aspecto de árbol descolorido que tiene tu cabeza.

4.- No pierdas el norte si te encuentras con cualquier famoso.

A todos nos gusta fichar. Pero mejor no gritar, no señalar y tampoco cuchichear cuando el famoso de turno pase por tu lado. Aunque a veces no lo recuerdes son seres humanos igual que tú y en el fondo tampoco tienen tanta importancia. 

5.- No hagas experimentos estilísticos: ante la duda, vístete de negro.

Total look black. Siempre y para todo. Recuérdalo. Especialmente cuando no sepas qué ponerte y te dé por combinar shorts vaqueros con leotardos o plantarte una cadena calabrote gordo y dorado con una camisa vaporosa color maquillaje. Huye de estas combinaciones como de la peste.

6.- No formes parte de las colas kilométricas de gente que quiere un regalo gratis.

Si te hace ilusión esperar una media de 20 minutos para que un azafato o azafata te haga entrega de un regalo promocional –veáse café, revistas, una manicura o una bolsa de humo– es cosa tuya. Pero hay cosas más interesantes que hacer. Por ejemplo, conocer a los nuevos diseñadores de la MBFWM cuyo showroom se podrá disfrutar en el Cibelespacio.

7.- No te disfraces: carnaval ya ha pasado.

Sabemos que han vuelto los 70 y los 90 pero lo realmente importante es que tu sepas que vives en el año 2016, en el siglo XXI. Aunque, claro, si tu objetivo es parecer un asistente al festival de Woodstock o un personaje de Sensación de Vivir huye hacia adelante con el estilismo completo de la década que prefieras.

8.- Ve a todas las fiestas que puedas de la MBFWM.

Todas las celebrities que van a los desfiles y a las fiestas after show se lo pasan bien porque van con su grupo de amigos.

Ellos siempre hacen lo posible por ir todos juntos a todos lados. Con los amigos se bebe mejor, se ríe mejor y se critica mejor. Así que, intenta hacerte con más de un par de invitaciones y trata de darlo todo entre trago y trago.