Selecciona Edición
Iniciar sesión

La exesposa de Vladímir Putin rehace su vida

Medios rusos aseguran que Liudmila Pútina se casó con el empresario Artur Ocheretni, 20 años menor que ella. La noticia, sin embargo, ha sido censurada

Los rusos estaban acostumbrados a los rumores sobre presuntos amoríos del presidente Vladímir Putin, pero no de su esposa. Ahora es Liudmila, su exmujer, la que está en el foco de la atención: varios medios rusos especulan con el posible casamiento de la ex primera dama con un hombre 20 años menor que ella. La historia que publicó el canal NTV, solo la pudieron ver los espectadores del Lejano Oriente ruso. Después el reportaje, de tres minutos de duración, desapareció.

El martes los telespectadores de Vladivostok y otras ciudades de la zona pudieron ver en el marco del programa Itogui dnia (Balance del día) una historia de tres minutos titulada ¿De nuevo casada? sobre Liudmila Pútina, en la que se decía que probablemente había contraído matrimonio con el director del Centro de Comunicaciones Interpersonales Artur Ocheretni, de 38 años. La ex primera dama cumplió 58 el pasado 6 de enero. Los habitantes de la parte europea de Rusia ya no tuvieron ocasión de ver el reportaje, que desapareció del programa. Y la grabación de Itogui dnia que cuelga en la página de NTV ya no lo contiene.

¿Pero cuál es el origen de esta historia, si nadie ha visto el certificado de matrimonio? Resulta que el 19 de enero, el semanario Sobesédnik (Interlocutor) publicó un artículo titulado Liudmila ya no es Pútina. ¿Qué apellido tiene ahora la ex primer dama?, en el que analizando los cambios de propietario de un antiguo apartamento de Putin en San Petersburgo llegan a la conclusión de que su actual dueña, Liudmila Alexándrovna Ocherétnaya no es otra que Liudmila Pútina.

Según datos del Registro Estatal, ese apartamento de 139 metros cuadrados ubicado en la 2º línea de la isla Vasílievski lo obtuvo la familia Putin en enero de 1995; tres años más tarde, pasó a manos de Yekaterina Skrébneva, la madre de Liudmila; en 2015 lo hereda Olga Tsomáyeva, hermana de la ex primera dama (en Rusia las esposas adoptan generalmente el apellido de sus maridos), y en septiembre de ese año lo compra Liudmila Alexándrovna Ocherétnaya, persona que no solo tiene el mismo nombre de pila y el mismo patronímico que la exesposa de Putin, sino que también coinciden la fecha y el lugar de su nacimiento. La cédula de identidad que tiene Ocherétnaya la obtuvo el 2 de febrero de 2015, es decir, que si se trata de Liudmila Pútina, como no dudan los periodistas del semanario, el casamiento tiene que haberse realizado poco antes de esa fecha.

Vladímir Putin y su esposa, Liudmila.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, preguntado sobre el tema respondió que no puede referirse a la vida privada de la ex primera dama –como es bien sabido, el presidente ruso se niega a hablar sobre su vida privada y la de su familia-, mientras que Artur Ocheretni, el supuesto marido, prefirió no hacer comentario alguno.

Putin y Liudmila anunciaron su separación en 2013, durante el entreacto del ballet Esmeralda. Preguntado en una ocasión posterior sobre sus planes sentimentales, el presidente ruso contestó: “Primero tengo que casar a mi ex; después veremos…”. Ahora todos se preguntan si próximamente se sabrá quién es la elegida de Putin.

 

Más información