Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“África tiene que buscar una salida para los jóvenes y los marginados”

Analista de uno de los principales think tanks del mundo, defiende que la presión demográfica y el cambio climático llevará a los africanos a seguir saliendo de sus países

Alex Vines Ampliar foto
Alex Vines, en Las Palmas el pasado 5 de noviembre.

Si hay un tema que el analista inglés Alex Vines subraya repetidamente es el crecimiento demográfico en África. Ya, en 2015, es el continente más joven del planeta y, en el año 2100, 20 de los países más poblados estarán en este continente, dos entre los cinco primeros: Nigeria, en tercer lugar, tras India y China, respectivamente, y Tanzania, en quinta posición, precedido por Estados Unidos. Ante estas previsiones, Vines se plantea: “¿Cómo puede África sostener a esta ingente población?”, “¿Cómo están preparando los líderes africanos a sus países?”. Y, sobre todo, a grandes ciudades como Lagos, Dar es Salaam o Bamako.

Para Alex Vines, lo primero es “buscar una salida para los jóvenes y los marginados”. De lo contrario, podría repetirse lo ocurrido en Liberia, Siria o Guinea donde, según un estudio de 2010, el desempleo fue una de las causas de la violencia desatada en estos tres países. Por lo que, para que este boom demográfico no se convierta en un problema para África, Vines apuesta por “cambiar la educación y mejorar las habilidades” para que el continente sea más competitivo en el mercado global. “Que su economía no se base solamente en la extracción y la exportación de materias primas a Europa, China o Estados Unidos”.

Al incremento poblacional va ligado el candente asunto de las migraciones que, Vines advierte, “van a ir a más y no a menos”. Esta es una cuestión muy importante para Europa, ya que muchos africanos van al Norte, pero también se mueven en el Sur en las llamadas migraciones internas entre países africanos. Vines hace hincapié en que estas migraciones se producen “no solo por la presión demográfica, también por el cambio climático”. Pese a la relevancia de estos fenómenos, Vines lamenta que, en la cumbre sobre migración de La Valeta (Malta) los días 11 y 12 de noviembre, “europeos y africanos solo hablarán del corto plazo; no están pensando en el largo plazo”.

Sobre “la (in)seguridad en África hoy”, tema del panel que moderó en el I Encuentro de think tanks África-España, Vines señala como positivo que “el número de conflictos descendió significativamente en los años noventa”. Sin embargo, añade, “la mala noticia es el actual incremento de la violencia en África”. Algo que define como “inesperado”, destacando el caso de la crisis de Burundi, desatada por la intención de su presidente, Pierre Nkurunziza, de presentarse a un anticonstitucional tercer mandato.

Preguntado sobre esta transgresión de la limitación de mandatos presidenciales, Vines se cuestiona “¿Dónde hay que poner el límite? ¿Dos mandatos es una mala idea? ¿Tres mandatos es una mala idea? Un tercer mandato no tiene por qué ser necesariamente una mala idea. En mi país, el primer ministro británico puede presentarse a un tercer mandato”. Sin embargo, lo preocupante para Vines es que algunos presidentes africanos “estén cambiando sus constituciones para poder volver a presentarse”. El analista lo tiene claro: lo que importa son “las políticas y el ambiente en el que se desarrollan las elecciones. Que la gente no tenga miedo a depositar su voto”. En este sentido, además de Nkurunziza, menciona a Museveni, presidente de Uganda; al presidente Kagame, en Ruanda; a Kabila, de la República Democrática del Congo (RDC); y a Sassou Nguesso, presidente de Congo Brazaville. “Todos tienen algo en común: quieren permanecer en el poder y no valiéndose de medios democráticos”.

Lo preocupante para Vines es que algunos presidentes africanos estén cambiando sus constituciones para volver a presentarse

Si bien admitió que este asunto “no tiene una solución fácil”, al pedirle su opinión sobre el papel de las potencias occidentales en la inseguridad africana mediante el tráfico de armas o el saqueo de recursos, responde rotundo: “Los Estados africanos tienen derecho a defenderse a sí mismos, a comprar armas (…) Lo que hace falta es un buen sistema de transparencia y monitorización; mejorar el control y la certificación en el comercio de armas. Creo en la transparencia y la trazabilidad”. Lo dice con experiencia en el terreno, pues fue inspector de armamento en África occidental.

Alex Vines también cree en la autonomía del continente. “Las soluciones a las crisis africanas tienen que ser africanas”. En el ámbito militar, por ejemplo, aboga por más inversión y más profesionalización para que Europa solo vaya a África a ayudar, no a intervenir, como hizo Francia en la crisis de Mali.

Una larga trayectoria

Director del programa África en el prestigioso think tank londinense Chatham House desde 2002, Alex Vines presidió el Panel de Expertos de Naciones Unidas sobre Costa de Marfil (2005-2007) y fue miembro del de Liberia (2001-2003). También fue técnico de Naciones Unidas en materia de elecciones en Mozambique y Angola y asesor para la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) y para la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO). 

Más información