Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sharon Stone: “Tras ‘Instinto básico’ no me querían porque pedía igualdad”

La actriz asegura en una entrevista que dejaron de contratarla porque protestó contra la desigualdad de salarios entre hombres y mujer en Hollywood

Sharon Stone en la Semana de la Moda de Miami Beach. WireImage

Sharon Stone, de 57 años, se ha unido al movimiento de protesta contra la desigualdad salarial entre hombres y mujeres en Hollywood, del que ya son adeptas otras actrices como Jennifer Lawrence, Natalie Portman o Meryl Streep. La intérprete ha dicho a People que después de Instinto básico, nadie la contrataba porque exigía el mismo sueldo que sus compañeros masculinos. "Recuerdo estar sentada en mi cocina, con mi representante, llorando y diciendo que no volvería a trabajar hasta que me pagaran lo que era justo", ha relatado Stone. 

"Y aún así, sigo cobrando mucho menos que un hombre", ha contado la actriz, quien protagoniza actualmente la serie Agente X. Sharon Stone ha propuesto también que el cambio no sea solo para las actrices, sino que se extienda a todas las mujeres y ha hablado de su propia experiencia cuando comenzó en el mundo de la interpretación: "Servía mesas y limpiaba suelos y si tu haces lo mismo, no está bien que te paguen diferente", añade. 

A mediados de octubre fue el actor Bradley Cooper quien alzó su voz en defensa de Jennifer Lawrence después de que esta confesara que cobró menos que sus compañeros coprotagonistas de la saga Los juegos del hambre. El actor de Resacón en Las Vegas dijo que si alguien sentía que no cobraba lo suficiente, tenía que decir que no a ese papel "como hizo Sienna Miller". Miller, que ha rodado recientemente junto a Cooper la película Burn, contó en esa misma entrevista que no aceptó un trabajo porque el sueldo no era el mismo que el del otro actor masculino. "Y solo éramos dos en el escenario", dijo.  

Sharon Stone habló abiertamente el pasado agosto sobre el aneurisma que sufrió en 2001 en la revista de moda Harper's Bazaar. El derrame cerebral dejó en Stone dramáticas secuelas como tartamudeo, problemas para caminar e, incluso, perdió la capacidad de leer. La actriz tardó dos años en recuperar la sensibilidad de la pierna izquierda, la visión y el habla.