Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hay barcas ‘pa’ seguir

Alfonso Rus forma parte del álbum familiar de PP en Valencia, cuando los grandes mítines

En 2006 el alcalde de Xátiva fue grabado metido en un coche contando billetes como Hugh Grant. A su lado estaba un empresario al que decía: “Correcto, ahí hay un millón”. En aquella época “correcto, ahí hay un millón” se decía cada 32 minutos en los coches de España. Se necesitaba menos, apenas un cuarto de ahora, para decir: “Correcto, ahí hay dos”.

El alcalde se llama Alfonso Rus, es también presidente de la Diputación, y forma parte del álbum familiar del PP en Valencia, cuando los grandes mítines. Aquellas fotos mediterráneas recuerdan a la del equipo Dejadnos Vivir de Vilagarcía de Arousa en los ochenta: a unos los tachó la droga, a otros la corrupción. De fondo el problema era el mismo. No podían parar.

La grabación se conoció hace unas semanas, con Rus nombrado candidato a alcalde. Estas cosas rompen la campaña, tampoco mucho. El PP de Valencia lo echó del partido, el PP nacional lo suspendió de militancia y el de Xátiva, o sea Rus, se quedó paralizado hasta que anoche, a dos días del cierre, decidió empezar a pedir el voto. España necesitaba una decisión así, y los españoles no digamos. La ciudad amaneció empapelada con su cara, el candidato contrató a 62 parados como promesa electoral y dejó anunciado que tomó la decisión porque la calle se lo había pedido. Pudo haber dicho el pueblo, pero la concesión del pueblo está subrogada a Podemos. La gente normal la tiene adjudicada Rajoy. Así que Rus tiró de la calle, que estaba libre desde la muerte de Fraga. “La calle es sabia”, dijo Rus.

Hace años el alcalde de Toques, un pueblo gallego, fue ovacionado por sus vecinos tras ser condenado por sobarle los pechos a una chica de 15 años; la chica tuvo que irse del pueblo. La calle, efectivamente, es muy rara, por eso es importante lo que se vote en Xátiva. Hay vecinos que dicen que Rus, si quiere, puede aparcar en todas las calles de la ciudad a contar billetes con una mano y votos con la otra. O sea que hay vecinos que le dicen a Rus lo que Lauren Castigo a Paca Carmona, la cantaora de Martes y 13: “Paca, tú puedes hacer una gira por Soria y te forras, hija de la gran puta”.

—España no se acaba donde viene el mar, qué va, hay barcas pa seguir, responde Paca.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.