Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

“Los que cuidan a sus hijos tienen más cojones”

Miriam González Durántez, la española casada con Nick Clegg, elogia a los varones que se involucran en el hogar

Miriam González Durántez, con Nick Clegg, su marido. CORDON

Miriam González Durántez, la española casada con el vicepresidente británico Nick Clegg, tomó la palabra durante una intervención de su marido para elogiar a los hombres que se involucran en la crianza de sus hijos “Tienen más cojones”, dijo contundente, enunciando el último término en castellano.

Clegg pronunciaba un discurso frente a altos cargos de la City londinense para apoyar reformas en el sistema de bajas paternales. Para el año que viene el gobierno británico pretende introducir medidas de apoyo a la crianza compartida, que amplían las opciones para los padres. Cuando llegó el turno de las preguntas su esposa solicitó el micrófono, lo que pilló vicepresidente por sorpresa. “Estoy aterrorizado” bromeó ante el público, formado en su mayoría por una red de apoyo a padres en el sector financiero.

La vallisoletana aprovechó la oportunidad de atacar a los “dinosaurios” que ven con malos ojos que sus empleados dediquen tiempo a su familia y que piensan que son menos hombres por ello. “Los padres trabajadores modernos tienen que empezar a decirlo alto y con orgullo: cuidar de tus hijos y ser responsable de ellos no afecta a tu nivel de testosterona. Y que aquellos que tratan a las mujeres como sus iguales tienen más cojones”, remató la abogada entre los aplausos de la audiencia. “Coincido contigo, como siempre”, contestó entre risas el político liberal-demócrata.

Los comentarios de González suenan a indirecta contra quienes critican a su marido por modificar su agenda profesional para ocuparse de sus hijos Antonio, Alberto y Miguel. Durante una entrevista con la revista Grazia la abogada reveló que las responsabilidades domésticas las comparte con su marido, que “se mata” para llevar sus niños al colegio. “Nadie le pregunta cómo se las arregla él para lograr la conciliación” se quejó en el artículo. Algunos comentaristas tradicionales (y sexistas) arremetieron entonces contra Clegg por no dedicar todas sus energías a gobernar el país.

A pesar de las presiones y de que la esposa del primer ministro Samantha Cameron haya reducido sus horas como directora creativa de la firma Smithson, González no tiene intenciones de abandonar su puesto de abogada corporativa en Dechert LLP. Desde que su marido llegó al gobierno en 2010 se ha mantenido firme en su voluntad de mantener su papel de mujer y madre trabajadora. Últimamente sin embargo se muestra más segura opinando en público y cada vez está más implicada en la defensa de sus valores feministas. Forma parte de Inspiring Women, un grupo de de profesionales que anima a las jóvenes de los colegios a labrarse un futuro laboral y ha alzado la voz contra las etiquetas que se imponen a las mujeres. Aunque reciba el sobrenombre de “Huracán Miriam” o se insinúe que está detrás de decisiones de Clegg, ella repite que nunca ha pretendido influir desde la sombra. Algunos medios apuntaron a González como la causa de que su marido mostrase inflexible con su compañero de partido Lord Rennard, acusado de acoso sexual. Clegg pidió a Rennard que se disculpase antes sus víctimas y le suspendió cuando éste se negó a hacerlo. González negó que estuviese involucrada en la postura de su marido. “Si tengo opiniones sobre un tema, las expreso abiertamente. Me guardo para mí misma lo que pienso sobre los asuntos políticos del día”, dijo a la BBC.

No resultaría extraño que esta prestigiosa abogada políglota y formada en Bruselas se dedicase a la política. Al fin y al cabo lo lleva en la sangre, ya que es hija del ya fallecido José Antonio González Caviedes, senador del PP y primer alcalde de Olmedo de la democracia.