EDITORIAL

Putin se anota un tanto

El asilo a Snowden humilla a Obama y señala las limitaciones de EEUU para imponerse a Moscú

La decisión de Vladimir Putin de conceder asilo por un año a Edward Snowden, pese a los repetidos y solemnes avisos de Washington, representa una seria humillacion para Barack Obama. Sobre todo, pone de relieve las crecientes limitaciones de Estados Unidos para imponer su criterio en un mundo progresivamente multipolar. En ausencia de un tratado de extradición con Rusia, las airadas protestas de la Casa Blanca por la medida del Kremlin tienen escaso valor. Obama puede ir poco más allá de anular su encuentro con Putin previsto el mes próximo en Moscú.

El presidente de Estados Unidos mantuvo durante su primer mandato una política conciliatoria con Rusia, esperando ayuda en algunas de las serias dificultades internacionales de Washington, se trate del desafío nuclear iraní, la retirada de Afganistán, la lucha contra el terrorismo islamista o la situación en Oriente Próximo. Obama ha obtenido poco más que buenas palabras de Putin, que, por el contrario, ha afianzado su actitud de confrontación con Occidente. En asuntos cruciales, como el de Siria, Rusia ha llevado su desafío hasta niveles de guerra fría, convirtiéndose de hecho en el más sólido aliado de un tirano sanguinario como Bachar el Asad.

Con el caso Snowden, Putin se apunta un sonoro tanto. Importa poco el contundente y dilatado historial represivo del presidente ruso en su propio país, agudizado tras su regreso hace un año a la jefatura del Estado. Snowden no será un héroe para el Gobierno de EE UU, pero sus revelaciones sobre la trama planetaria de vigilancia y espionaje de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), básicamente secreta y virtualmente incontrolada, han tenido la virtud de despertar al resto del mundo sobre una realidad intolerable, aunque autorizada por leyes estadounidenses. En esa onda de simpatía por el denunciante perseguido, el asilo otorgado por Putin le convierte para muchos en una suerte de campeón de los derechos humanos.

La incertidumbre durante casi mes y medio sobre la suerte de Snowden ha desviado la atención sobre el meollo de la cuestión: el asalto frontal de la NSA a las libertades individuales. Ha bastado este tiempo, sin embargo, para que aparezcan en EE UU indicios alentadores de una actitud menos indulgente hacia el Estado Vigilante. Junto a las primeras y abiertas críticas al programa que Obama pretende mantener, crece en el Congreso el coro de quienes quieren acotar los poderes de la NSA.

 

Otras noticias

El Gordo

13437

2º Premio

92845

3º Premio

07637

4º Premio

  • 07617
  • 67009

5º Premio

  • 46984
  • 32306
  • 98538
  • 74012
  • 91363
  • 60090
  • 67924
  • 52028

Comprueba tu número

Buscador y PDF con la lista oficial.

Patrocinio

OpenbankAdvertisement

Últimas noticias

Ver todo el día

Mexico admite la participación de la Policía en matanzas de inmigrantes

En agosto de 2010, 72 centroamericanos fueron hallados sin vida en San Fernado (Tamaulipas) En abril de 2011, 193 personas más

De pobres a empresarios del reciclaje de basura

Cuatro millones de latinoamericanos trabajan separando desperdicios en los vertederos y un 75% lo hace de forma insalubre

El rescate de un banco aviva el temor a una crisis en Rusia

Moscú planea medidas para limitar las exportaciones de grano

Samarás cede para sacar adelante a su candidato a presidente de Grecia

El primer ministro griego ofrece incluir en el Gobierno a "independientes proeuropeos"

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

La imparcialidad inglesa

Vivimos en las antípodas de lo ecuánime. La falta de respeto por el otro lo contamina todo; por ejemplo, el proceso independentista. El dogmatismo desemboca en la arbitrariedad y la chabacanería política

LA CUARTA PÁGINA

De Waterloo al Kurdistán

El avance de las comunicaciones permite conocer casi en tiempo real el desarrollo de los conflictos, pero a la vez hace al público más manipulable ante la apabullante avalancha de informaciones que recibe

LA CUARTA PÁGINA

¿Quién tendrá la razón, Obama o Castro?

El presidente de EE UU cree que la apertura internacional facilitará un cambio democrático en la isla. El líder cubano quiere afianzar un socialismo económico “próspero y sostenible”, pero no habla de apertura política

¿Fin de los delirios?

La historia es lenta, pero no tiene vuelta atrás: algo ya ha cambiado en Cuba

Lo que me pareció que se decían Barack Obama y Raúl Castro

Los líderes de EE UU y Cuba han hecho lo más difícil: aclarar medio siglo de historia

El riesgo de hacer demasiado poco

Hace tiempo que debería haber una política presupuestaria y fiscal común

Los cambios que vienen de Cuba

El petróleo de Texas y los saudíes ha hecho lo impensable: abrir el cerrojo castrista

Un Nobel en prisión

Hace cinco años, el activista Liu Xiaobo fue encarcelado por defender la libertad de expresión, las elecciones democráticas y los derechos humanos en China

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana