EDITORIAL

Obama en México

Mejorar una estrategia común en la lucha contra el narcotráfico beneficiará las relaciones entre ambos países

Puede que llegar a establecer una “relación entre iguales” como reclamó Barack Obama el viernes en México lleve su tiempo. Sin embargo, el ritmo de crecimiento económico y la estabilidad política del país azteca indican que las relaciones entre Estados Unidos y su vecino del sur están más cerca de esa igualdad que nunca. Los intensos intercambios comerciales bajo el paraguas del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y compartir 3.000 kilómetros de frontera son realidades de las que esperar un mayor flujo de encuentros al más alto nivel. El presidente Obama se ha tomado demasiado tiempo, sin embargo, para esta su primera visita a México desde que Enrique Peña Nieto tomó posesión el 1 de diciembre.

Todo indica que, pese a los buenos propósitos, los recelos mutuos y las dificultades fronterizas relacionadas con la inmigración ilegal y el tráfico de drogas y armas siguen ensombreciendo las relaciones bilaterales entre EE UU y un país de crecientes expectativas económicas. Pero la oportunidad de reforzar el bloque económico y político norteamericano es un factor arrollador.

México dispone de un buen aliado. Obama ha lanzado una reforma migratoria que debería regularizar a 11 millones de emigrantes, casi la mitad mexicanos. Su presión, poco recompensada todavía, para reforzar los controles sobre las armas de fuego será beneficiosa también al otro lado de Río Grande. Peña Nieto, por su parte, lidera una interesante agenda de reformas económicas y representa a un país emergente con grandes posibilidades de complementar el crecimiento del norte en beneficio mutuo.

Mejorar una estrategia común en la lucha contra el narcotráfico beneficiará las relaciones entre ambos países y la seguridad y el bienestar de millones de personas. Todo ello depende, en buena medida, de la sintonía que ambos mandatarios sean capaces de establecer.

Y ADEMÁS...

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

Pactos por un nuevo futuro

Frente a soluciones mesiánicas que cuestionan todo el sistema, hacen falta tres grandes acuerdos: para revitalizar la democracia, para soldar la fractura social y para actualizar el contrato constitucional

LA CUARTA PÁGINA

Brasil, el mundo de mañana

En la nueva etapa de Dilma Rousseff el país se enfrenta al reto de la modernización. Haría bien en apostar por su talento más joven y atender las expectativas de una generación que exige un futuro mejor

la cuarta página

Cameron y Maduro: una sola coincidencia

Los Gobiernos de Reino Unido y Venezuela concuerdan en la voluntad de sustraer sus países a la jurisdicción de los respectivos Tribunales de Derechos Humanos. Caracas ya lo ha hecho; Londres amenaza con hacerlo

Elecciones plebiscitarias: un caso singular

Los ciudadanos no pueden decidir una secesión en una consulta electoral

Maduro y el Saharan Blend

La desastrosa gestión de PDVSA obliga a Venezuela a importar petróleo de Argelia

Cómo cambiar el sistema nacional de salud

La crisis del ébola ha mostrado una sanidad vulnerable que exige intercomunicación

Círculo vicioso, círculo virtuoso

Hay que ir a una situación de corrupción mínima y eficiencia máxima

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana