EDITORIAL

Obama en México

Mejorar una estrategia común en la lucha contra el narcotráfico beneficiará las relaciones entre ambos países

Puede que llegar a establecer una “relación entre iguales” como reclamó Barack Obama el viernes en México lleve su tiempo. Sin embargo, el ritmo de crecimiento económico y la estabilidad política del país azteca indican que las relaciones entre Estados Unidos y su vecino del sur están más cerca de esa igualdad que nunca. Los intensos intercambios comerciales bajo el paraguas del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y compartir 3.000 kilómetros de frontera son realidades de las que esperar un mayor flujo de encuentros al más alto nivel. El presidente Obama se ha tomado demasiado tiempo, sin embargo, para esta su primera visita a México desde que Enrique Peña Nieto tomó posesión el 1 de diciembre.

Todo indica que, pese a los buenos propósitos, los recelos mutuos y las dificultades fronterizas relacionadas con la inmigración ilegal y el tráfico de drogas y armas siguen ensombreciendo las relaciones bilaterales entre EE UU y un país de crecientes expectativas económicas. Pero la oportunidad de reforzar el bloque económico y político norteamericano es un factor arrollador.

México dispone de un buen aliado. Obama ha lanzado una reforma migratoria que debería regularizar a 11 millones de emigrantes, casi la mitad mexicanos. Su presión, poco recompensada todavía, para reforzar los controles sobre las armas de fuego será beneficiosa también al otro lado de Río Grande. Peña Nieto, por su parte, lidera una interesante agenda de reformas económicas y representa a un país emergente con grandes posibilidades de complementar el crecimiento del norte en beneficio mutuo.

Mejorar una estrategia común en la lucha contra el narcotráfico beneficiará las relaciones entre ambos países y la seguridad y el bienestar de millones de personas. Todo ello depende, en buena medida, de la sintonía que ambos mandatarios sean capaces de establecer.

Y ADEMÁS...

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

No todo vale en las balanzas fiscales

Para conocer la diferencia entre lo que los ciudadanos de una comunidad aportan y lo que reciben hay que calcular el saldo por el método carga-beneficio; confunde quien, como la Generalitat, utiliza el flujo monetario

LA CUARTA PÁGINA

“¿Y Dilma, qué ha conseguido?”

Aunque hay deseo de cambio en la población, la polarización política hace difícil que la oposición gane las elecciones en Brasil. Pero el país está maduro para la alternancia y necesita volver a crecer

LA CUARTA PÁGINA

Las trampas de la consulta

Aunque sabe que la independencia no es mayoritaria en Cataluña, el nacionalismo se empeña en votar sus preguntas para que el mero hecho de hacerlo sea el reconocimiento institucional de su carácter de nación

LA CUARTA PÁGINA

Nostalgia de París

PIEDRA DE TOQUE. A finales de los años cincuenta vivían todavía Sartre, Mauriac, Camus, Breton... Mi más vivo recuerdo son los discursos de André Malraux, grandísimo escritor y un orador fuera de serie

El ébola en Estados Unidos

El actor más poderoso está obligado a intervenir para tratar de atajar la epidemia

Un país que hace su futuro

Es necesario un salto modernizador similar al que dimos en los años ochenta

La política del escándalo

Hacer favores privados con recursos públicos es la esencia de la corrupción

El déficit o cómo asfixiar a las autonomías

La crisis financiera de las comunidades solo se resolverá con una reforma fiscal

Lo que Gibraltar esconde

Reino Unido tiene en el Peñón una gran base militar naval, aérea y de inteligencia

El sistema

Con un pacto entre CC OO y el PP se inició la disparatada gestión de Caja Madrid

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana