EDITORIAL

Obama en México

Mejorar una estrategia común en la lucha contra el narcotráfico beneficiará las relaciones entre ambos países

Puede que llegar a establecer una “relación entre iguales” como reclamó Barack Obama el viernes en México lleve su tiempo. Sin embargo, el ritmo de crecimiento económico y la estabilidad política del país azteca indican que las relaciones entre Estados Unidos y su vecino del sur están más cerca de esa igualdad que nunca. Los intensos intercambios comerciales bajo el paraguas del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y compartir 3.000 kilómetros de frontera son realidades de las que esperar un mayor flujo de encuentros al más alto nivel. El presidente Obama se ha tomado demasiado tiempo, sin embargo, para esta su primera visita a México desde que Enrique Peña Nieto tomó posesión el 1 de diciembre.

Todo indica que, pese a los buenos propósitos, los recelos mutuos y las dificultades fronterizas relacionadas con la inmigración ilegal y el tráfico de drogas y armas siguen ensombreciendo las relaciones bilaterales entre EE UU y un país de crecientes expectativas económicas. Pero la oportunidad de reforzar el bloque económico y político norteamericano es un factor arrollador.

México dispone de un buen aliado. Obama ha lanzado una reforma migratoria que debería regularizar a 11 millones de emigrantes, casi la mitad mexicanos. Su presión, poco recompensada todavía, para reforzar los controles sobre las armas de fuego será beneficiosa también al otro lado de Río Grande. Peña Nieto, por su parte, lidera una interesante agenda de reformas económicas y representa a un país emergente con grandes posibilidades de complementar el crecimiento del norte en beneficio mutuo.

Mejorar una estrategia común en la lucha contra el narcotráfico beneficiará las relaciones entre ambos países y la seguridad y el bienestar de millones de personas. Todo ello depende, en buena medida, de la sintonía que ambos mandatarios sean capaces de establecer.

Y ADEMÁS...

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

la cuarta página

Consulta 9-N: suspensión sin suspense

Mas puede convocar legalmente la votación pretendida al amparo de la ley catalana de consultas, pero solo por unos días o unas horas. Un recurso del Gobierno al Constitucional la paralizaría automáticamente

la cuarta página

¿Internacionalización del ‘procés’?

El soberanismo catalán defiende que, pese al bloqueo del Estado, la mediación exterior podría ayudar al éxito de su reivindicación. Un análisis no voluntarista lleva a concluir que tal intervención es impensable

Incompleta, injusta, ineficaz

El debate sobre la reforma fiscal permite contrastar distintos modelos de sociedad

Respondemos a las preguntas de la gente

Google no es 'la puerta de entrada a Internet' ni actúa para dañar a la competencia

Claves para renovar la OEA

La organización necesita un mandato que la permita actuar con unidad y espíritu de diálogo

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana