EL ACENTO

Lima lo hizo

La alcaldesa peruana Susana Villarán, una política honrada que gasta con celo el dinero público, se enfrenta a las mafias del transporte, lo que puede acabar con su carrera

MARCOS BALFAGÓN

Resulta chocante que la honestidad de un político sea hoy en día noticia y que entre sus valores se distinga el de no tener la manía de bautizar con el nombre propio las obras sufragadas por todos. Son dos de los rasgos que mejor definen a la actual alcaldesa de la capital peruana, Lima, una ciudad de 8,5 millones de habitantes que se ha dejado conquistar, como tantas otras urbes de América Latina, por el coraje y el buen hacer una mujer dedicada a la política. Su nombre: Susana Villarán.

La prensa extranjera ha puesto en ella su foco y no porque sea la primera mujer en acceder a la alcaldía de la ciudad de manera democrática. Lo ha puesto porque su lucha por ordenar el transporte público —tarea pendiente desde hace décadas— y, de paso, combatir la corrupción, puede costarle el cargo. Una coalición política liderada por un abogado que, según algunos, trabaja para el anterior alcalde, está recolectando firmas contra Susana Villarán. Ha logrado más de un millón y, a pesar de que su popularidad sigue en alza, ya se ha fijado el mes de marzo próximo para realizar un referéndum revocatorio.

La ley peruana permite convocar este tipo de consultas. Su origen está en la lucha contra los políticos corruptos que se perpetúan en los cargos, pero paradójicamente puede servir ahora para descabalgar de la alcaldía a esta política que se culpa a sí misma de no haber sido capaz de vender sus éxitos porque da prioridad a la austeridad. Villarán tiene por costumbre gastar el dinero público con celo y mesura. De ahí que apenas haya invertido en publicidad y que lo construido no lleve su nombre, sino el lema de “Lima lo hizo”. ¿Por qué? Porque, dice la regidora, las obras públicas las paga el contribuyente.

El 17 de marzo se sabrá si la apuesta de Susana Villarán es acertada o sus opositores ganarán la partida. Cualquiera de los resultados vendrá a demostrar, en cualquier caso, la calidad democrática de Perú —en otras ciudades del subcontinente tanta valentía se ha pagado muy cara— y el valor de algunos políticos que, como ella, son capaces de acometer los planes que nadie se atrevió a iniciar sin colgarse más medallas que las que le tocan.

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

No todo vale en las balanzas fiscales

Para conocer la diferencia entre lo que los ciudadanos de una comunidad aportan y lo que reciben hay que calcular el saldo por el método carga-beneficio; confunde quien, como la Generalitat, utiliza el flujo monetario

LA CUARTA PÁGINA

“¿Y Dilma, qué ha conseguido?”

Aunque hay deseo de cambio en la población, la polarización política hace difícil que la oposición gane las elecciones en Brasil. Pero el país está maduro para la alternancia y necesita volver a crecer

LA CUARTA PÁGINA

Las trampas de la consulta

Aunque sabe que la independencia no es mayoritaria en Cataluña, el nacionalismo se empeña en votar sus preguntas para que el mero hecho de hacerlo sea el reconocimiento institucional de su carácter de nación

LA CUARTA PÁGINA

Nostalgia de París

PIEDRA DE TOQUE. A finales de los años cincuenta vivían todavía Sartre, Mauriac, Camus, Breton... Mi más vivo recuerdo son los discursos de André Malraux, grandísimo escritor y un orador fuera de serie

El ébola en Estados Unidos

El actor más poderoso está obligado a intervenir para tratar de atajar la epidemia

Un país que hace su futuro

Es necesario un salto modernizador similar al que dimos en los años ochenta

El sistema

Con un pacto entre CC OO y el PP se inició la disparatada gestión de Caja Madrid

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana