Manuel Díaz 'El Cordobés': “Sé que la televisión es cruel"

Una charla con el torero en su estreno como presentador del 'reality' de Cuatro 'Padres lejanos'

Ilustración de Manuel Díaz 'El Cordobés'. / TOMÁS ONDARRA

Pregunta. Hace de conductor, o coach, de un programa, Padres lejanos, sobre chicos que se llevan mal con sus padres, y se los lleva a todos a la Patagonia. ¿Fue rarito el casting?

Respuesta. En España hay gente pa tó, y si no salimos en la tele parece que no existimos.

P. ¿Cómo piensa torearlos?

R. Pues quizá con más precaución que a un toro, porque dicen, aunque yo todavía no lo he descubierto, que los toros, o los animales, no tienen sentimientos, algo de lo que discrepo un poco. Pero las personas sí los tenemos, y yo intentaré no herirlos.

P. Discrepa. ¿Se ha encontrado a algún morlaco especialmente cariñoso?

R. Yo me he encontrado toros que me han ayudado, toros artistas, que se llaman, y otros que no lo han hecho. Y personas, idénticamente igual.

P. ¿Se va a la tele porque en los ruedos ya no da más de sí?

R. Evidentemente, llevo muchos años toreando, y a lo mejor en la tele, que me apasiona, encuentro otra etapa de mi vida. Pero está claro que todavía tengo que cerrar la del toreo. Y me queda mucha guerra que dar.

A corta distancia

Nos citamos en un hotel muy taurino, en el centro de Madrid, y él llega más de media hora tarde porque viene del médico. Cuenta que le han infiltrado la cadera y la rodilla con su propio plasma, y que, para lo suyo, tiene que cuidarse. Está entusiasmado con su experiencia televisiva, para la que ha ensayado locución, porque sonaba demasiado cerrado su acento andaluz. Entre risas, pone ejemplos de lo bien que dice las eses. No es que parezca de Valladolid, pero se le entiende.

P. Dice que el programa es una aventura. ¿Es mejor ser matador o Indiana Jones?

R. En la vida es importante todo aquello a lo que pongas cariño e ilusión. Y esto es un legado que me hace mucha ilusión que vean mis hijos.

P. Habla de su legado como si presentar un coach equivaliera a obtener el Nobel de literatura. ¿Más o menos?

R. Nooo.Lo que está claro es que soy un padre que intenta aprender a ser mejor padre, y puedo ayudar a chavales que a lo mejor tienen los problemas que yo tuve de pequeño.

P. Y de paso, comercializar la terapia.

R. Yo no lo veo así. Me propusieron una aventura con caballos, con ganado, con personas que a lo mejor se pueden sentir identificadas conmigo o yo con ellos. Y pienso que en la vida en todo hay un poco de teatro.

P. Padres lejanos. ¿Se mira usted el ombligo?

R. Evidentemente, sí. Y como padre que soy he descubierto que es fundamental estar presente en la educación y en el crecimiento de tus hijos. Y escucharles con el alma. Porque estamos acostumbrados a escucharles con los oídos. Y el alma nunca miente.

P. Conciliar a padres e hijos en la Patagonia. Eso sí que es salto, y no el de la rana.

R. Es un salto de charco [ríe]. Pero había que llevarlos a un sitio donde nos pudiésemos desprender de lo que tenemos habitualmente en nuestra vida, dejar lo cotidiano.

P. Y hacerles trasladar 200 vacas a lo largo de 200 kilómetros. Como terapia, no sé si reconcilia o cabrea al más pintado.

R. Hay momentos de cabreo, claro que sí, en los que dices: estas vacas no nos entienden. Y yo lo que pretendo es que los participantes entiendan la cultura de los gauchos.

P. Si los chavales se ponen levantiscos, ¿les cortará las dos orejas y el rabo?

R. Creo que sería muy fastidioso. Yo nunca me he cortado el rabo. Las orejas, alguna vez afeitándome, y no vea si duele.

P. ¿En el programa tendrá que entrar a matar?

R. Hombre, no me gustaría. Pero si hay que pegar algún tironcillo de orejas, se pegará. Y si me lo tienen que pegar a mí, pues que me lo peguen.

P. ¿Piensa cortar, en términos de audiencia, 11 orejas, como José Tomás? Por el momento, no lo parece.

R. Bueno, la verdad es que no me preo­cupa. No me voy a dedicar a esto en el futuro. Es una aventura, y sé que es cruel, porque conozco a mucha gente que trabaja en televisión y que están pendientes de un hilo por una audiencia. Yo lo he hecho con mucho cariño, y me lo he pasado muy bien.

P. ¿Y si el programa acaba como el rosario de la aurora, tienen plan B para las doscientas vacas?

R. Ordeñarlas [ríe]. Porque preñarlas va a ser muy difícil.

P. Y no creo que sea cosa suya.

R. No. Sería cosa de hablar con el señor toro y que él se entretenga.

P. Tras casarse en Venezuela, dijo: “Me siento venezolano”. Le veo poco patriótico para ser torero.

R. El buey es de donde pace, no de donde nace. Soy de donde como. Y Venezuela me ha dado a la mujer de mi vida, madre de mis hijos, y una acogida muy grande. Es como decir: “Me siento muy a gusto aquí”.

P. Pasada esta aventura patagónica, se vuelve a los ruedos.

R. Evidentemente. Nunca dejaré lo mío. Los toros han hecho de mí el hombre que soy.

P. ¿No más pantalla?

R. Mire, me ha llamado Spielberg y me ha dicho: “Manuel, no hagas más cosas, que me hundes”. Como mucho, aspiro a que Santiago Segura me llame para Torrente 5.

NOTICIAS RELACIONADAS

Selección de temas realizada automáticamente con
EN OTROS MEDIOS
Ver todas »

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

El colegio de las esposas de los más poderosos

Brenda Otero Londres

En el exclusivo Malborough estudiaron Kate Middleton o la primera dama

La transición de la joven duquesa de Suárez

Alejandra Romero acepta con discreción el papel que le toca asumir

Por qué la Sudáfrica negra perdona a Pistorius

John Carlin Pretoria

Tras el apartheid eligieron la conciliación. La historia se repite con él

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana