CARTAS AL DIRECTOR

Puntualización sobre Gilad Shalit

Boston, Massachusetts, Estados Unidos 27 SEP 2012 - 00:03 CET

El subtítulo al artículo de la sección de Deportes del 26 de septiembre respecto a la posible asistencia de Gilad Shalit como invitado a un partido del Barça habla de una “Polémica por la supuesta invitación del Barça a un militar israelí involucrado en la matanza de Gaza para que asista en el Camp Nou al clásico del 7 de octubre contra el Madrid”. Esta frase contiene varias incorrecciones.

En primer lugar, Gilad Shalit no es un militar israelí “involucrado” en matanza alguna, sino un joven que, mientras realizaba su servicio militar obligatorio, fue secuestrado por el grupo Hamás, considerado un grupo terrorista por la UE, el Departamento de Estado de EE UU y otros países occidentales. Por ello, Shalit no participó en confrontación bélica alguna, ya que se encontraba escondido en contra de su voluntad mientras le eran denegados todos los derechos recogidos bajo la Tercera Convención de Ginebra para soldados capturados.

En segundo lugar, el empleo del término la “masacre de Gaza”, no puede ser más tendencioso, ya que reduce un enfrentamiento entre un país y una entidad atacante a una consigna propagandística y convierte al medio en portavoz de una de las partes.— Masha Gabriel. Directora de ReVista de Medio Oriente.

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

Pactos por un nuevo futuro

Frente a soluciones mesiánicas que cuestionan todo el sistema, hacen falta tres grandes acuerdos: para revitalizar la democracia, para soldar la fractura social y para actualizar el contrato constitucional

LA CUARTA PÁGINA

Brasil, el mundo de mañana

En la nueva etapa de Dilma Rousseff el país se enfrenta al reto de la modernización. Haría bien en apostar por su talento más joven y atender las expectativas de una generación que exige un futuro mejor

la cuarta página

Cameron y Maduro: una sola coincidencia

Los Gobiernos de Reino Unido y Venezuela concuerdan en la voluntad de sustraer sus países a la jurisdicción de los respectivos Tribunales de Derechos Humanos. Caracas ya lo ha hecho; Londres amenaza con hacerlo

Elecciones plebiscitarias: un caso singular

Los ciudadanos no pueden decidir una secesión en una consulta electoral

Maduro y el Saharan Blend

La desastrosa gestión de PDVSA obliga a Venezuela a importar petróleo de Argelia

Círculo vicioso, círculo virtuoso

Hay que ir a una situación de corrupción mínima y eficiencia máxima

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana