EDITORIAL

Cárcel indefinida

El Gobierno recalca su voluntad de mano dura con la enésima reforma del Código Penal

El Ejecutivo ha dado los primeros pasos para introducir la llamada “prisión permanente revisable” en el Código Penal, una forma eufemística de referirse a la cadena perpetua reclamada por segmentos de la sociedad movilizados en torno a familias que han padecido crímenes especialmente odiosos en alguno de sus miembros, como son los casos de Marta del Castillo, la pequeña Mariluz o, más recientemente, los niños Ruth y José. Puesto que la cadena perpetua no encaja en la Constitución, se introduce la duración indefinida de la pena de cárcel para terrorismo, magnicidio, crimen contra la humanidad, asesinato de menores de 16 años o de discapacitados, y asesinato subsiguiente a un delito contra la libertad sexual. Esa condena estará sujeta a revisión, pero no antes de un mínimo de años de encarcelamiento entre los 25 y los 35.

No está claro que una pena definida como permanente, aunque pueda ser revisable, encaje sin forzamiento alguno en la Constitución. En todo caso, ya estaban previstas condenas que van desde los 25 a los 40 años de prisión, precisamente desde la reforma penal realizada bajo el Gobierno de José María Aznar en 2003. No es evidente que la nueva pena añada algo a las existentes, en cuanto al tiempo de estancia en la cárcel. Como la llamada “custodia de seguridad”, dirigida a delincuentes especialmente peligrosos tras cumplir condena. Ya existe la medida de libertad vigilada, introducida hace apenas dos años en el Código Penal y que somete a localización y prohibición de acercarse a sus víctimas a delincuentes peligrosos que han cumplido condena. La reforma anunciada ayer también castiga como homicidio la detención ilegal con desaparición de personas, aunque no se encuentre el cadáver.

Estamos ante el enésimo cambio del Código Penal. Hubo uno muy importante en 1995, que los Gobiernos de Aznar y Zapatero rectificaron en sendas ocasiones. Mariano Rajoy y su ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, no han querido ser menos. Pero el Código Penal rectificado no será aplicable ni al caso de Marta del Castillo ni a otros del pasado, y nada garantiza que agote el catálogo de crímenes gravísimos que otros delincuentes puedan inventar o aplicar. Las formas de violencia cambian mucho, pero es dudoso que eso exija manoseos frecuentes del Código Penal, que debería tener vocación de permanencia.

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

Frente al desafío, las razones y la ley

Se sabe que las pretensiones secesionistas catalanas son ilegales; hace falta probar ante los ciudadanos que son además ilegítimas. Y para eso convienen argumentos que priven a tales pretensiones de su apoyo legitimador

LA CUARTA PÁGINA

Hay que encontrar una salida

A la visible deslealtad que las autoridades catalanas demuestran al retorcer la Constitución y el Estatuto para burlarse de la democracia, no se le puede hacer frente únicamente con la aplicación de las leyes

LA CUARTA PÁGINA

La vida sin cuerpo

Las nuevas tecnologías sirven para facilitar la comunicación entre las personas, pero pueden terminar quitándole toda su complejidad y misterio hasta convertirla en un liso intercambio de palabras

la cuarta página

Hacia un nuevo desorden mundial

Henry Kissinger sostiene que el deterioro del liderazgo de Estados Unidos dividirá el planeta en esferas regionales de influencia. Pero falta saber cómo evolucionará China y cuál será el papel de India y Alemania

la cuarta página

Todos quieren café

Es probable que otras autonomías reclamen los avances que puedan obtener los nacionalistas y se frustren los deseos de estos para distinguirse. Tal vez sólo una profunda reforma federal tendría alguna posibilidad

La respuesta moral ante el cambio climático

Luchar contra el calentamiento global es también una cuestión de justicia

Derecho y democracia

Ni siquiera la Constitución puede convertirse en freno a una voluntad social que reclama cambios

Obama entre Bush y Bush

El presidente de EE UU finalmente encuentra su política exterior pareciéndose a Bush, es decir, a Bush padre

Por un control más realista de las drogas

Los expertos aconsejan dar acceso legal a sustancias que hoy están prohibidas

Lo que pudo haber sido y no fue

Las brillantes propuestas de Obama se se han ido distanciando sin remedio de la realidad

Cataluña y el pensamiento mágico

El independentismo promete el paraíso en la tierra sin ningún coste

Politizar la tecnología

La expansión de la moda digital pide un debate público sobre sus consecuencias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana