EDITORIAL

Una oportunidad perdida

La entrevista de Rajoy no consiguió fortalecer la confianza ni clarificar el plan de gestión de la crisis

Si el objetivo del presidente del Gobierno era fortalecer la confianza en el Ejecutivo y aclarar dónde estamos, sus explicaciones del lunes por la noche en TVE resultaron claramente insuficientes. Mariano Rajoy falló en lo más elemental: conectar su discurso sobre la reducción del déficit público con la imperiosa necesidad de crear empleo. Todo está abierto y nada decidido. Decir que los pensionistas serán tratados lo mejor posible resulta ambiguo en quien ha tomado tantas decisiones que le disgustan.

La reducción del déficit es la madre de todos los objetivos y lo demás le parece a Rajoy “algarabía” o “líos”.  Ante más de tres millones de espectadores habló de Europa como si España fuera un invitado, en vez de uno de los principales socios. Es poco tranquilizador que Rajoy no se vea como un dirigente europeo o, al menos, no pretenda demostrarlo. Nada que ver con el discurso de Mario Monti, cuando afirma que “el Gobierno de Italia ya se hace en gran parte en Bruselas, con una activa participación italiana”. Rajoy se empeña en mostrarse como un líder a la espera de decisiones ajenas, como si Europa fuera cosa distinta —y por tanto la responsabilidad fuera de otros—, de la que solo cabe saber qué nos ofrece y ya se les contestará, como explicó respecto al eventual rescate de la economía española.

La apuesta se limita a capear el temporal. Por lo demás, el sentimentalismo mostrado hacia su tierra gallega y la confianza en que los votantes respaldarán al PP aportan un elemento preelectoral a la intervención. La primera entrevista del jefe del Ejecutivo en TVE deja una clara sensación de oportunidad perdida, porque se puede gobernar con ideas muy sencillas, pero el salto en el vacío del jefe del Gobierno es demasiado grande. Una nueva frustración, en suma, de la que nadie puede alegrarse en un país que ya no puede soportar muchas más.

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

El Caballero de la Palabra

La gran lección de las aventuras de Don Quijote es que un mundo sin justicia no merece la pena; pero que tampoco la merece sin misericordia. Esta es la que permite que las cosas sean al fin lo que pueden ser

LA CUARTA PÁGINA

Habrá más Ucranias

Vladimir Putin tiene más admiradores de lo que cabría imaginar entre varias potencias emergentes que no olvidan el colonialismo. Occidente topa además con el resentimiento de Moscú por la pérdida de su imperio

El 'arte' de limitar la libertad de información

Wikileaks no es una amenaza, sino un medio que ejerce un derecho fundamental

Realidad o realidades, unidad e independencia

El debate sobre Cataluña no puede caer en las urgencias de poder de políticos de poco vuelo

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana