EDITORIAL

Una oportunidad perdida

La entrevista de Rajoy no consiguió fortalecer la confianza ni clarificar el plan de gestión de la crisis

Si el objetivo del presidente del Gobierno era fortalecer la confianza en el Ejecutivo y aclarar dónde estamos, sus explicaciones del lunes por la noche en TVE resultaron claramente insuficientes. Mariano Rajoy falló en lo más elemental: conectar su discurso sobre la reducción del déficit público con la imperiosa necesidad de crear empleo. Todo está abierto y nada decidido. Decir que los pensionistas serán tratados lo mejor posible resulta ambiguo en quien ha tomado tantas decisiones que le disgustan.

La reducción del déficit es la madre de todos los objetivos y lo demás le parece a Rajoy “algarabía” o “líos”.  Ante más de tres millones de espectadores habló de Europa como si España fuera un invitado, en vez de uno de los principales socios. Es poco tranquilizador que Rajoy no se vea como un dirigente europeo o, al menos, no pretenda demostrarlo. Nada que ver con el discurso de Mario Monti, cuando afirma que “el Gobierno de Italia ya se hace en gran parte en Bruselas, con una activa participación italiana”. Rajoy se empeña en mostrarse como un líder a la espera de decisiones ajenas, como si Europa fuera cosa distinta —y por tanto la responsabilidad fuera de otros—, de la que solo cabe saber qué nos ofrece y ya se les contestará, como explicó respecto al eventual rescate de la economía española.

La apuesta se limita a capear el temporal. Por lo demás, el sentimentalismo mostrado hacia su tierra gallega y la confianza en que los votantes respaldarán al PP aportan un elemento preelectoral a la intervención. La primera entrevista del jefe del Ejecutivo en TVE deja una clara sensación de oportunidad perdida, porque se puede gobernar con ideas muy sencillas, pero el salto en el vacío del jefe del Gobierno es demasiado grande. Una nueva frustración, en suma, de la que nadie puede alegrarse en un país que ya no puede soportar muchas más.

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

El problema de Francia

Los partidos políticos son los principales responsables de que cada vez que se produce un intento serio de modernizar el país se multipliquen las protestas en la calle. La cobardía ha provocado una crisis democrática

LA CUARTA PÁGINA

Las cuentas del cuento

Cuando las palabras impiden entender las cosas, toca abandonarlas: las dificultades que surgen de preguntas incorrectas no tienen solución. En Cataluña, los problemas de los políticos no son los de los ciudadanos

La función de los bancos

Las entidades financieras contribuyen al progreso de las personas y las empresas. Lo que impulsará nuestro negocio y apoyará el crecimiento son las relaciones con nuestros clientes, con los accionistas y con la sociedad

Schopenhauer no enseñaría en esta universidad

No reina el mérito sino la rencilla académica, la envidia y la maledicencia

Decir DILE

Sería más simbólico y exacto hablar de ‘Diccionario de la Lengua Española’

Compromiso con la libertad

Mariano Rajoy se reúne con Lilian Tintori, la esposa de Leopoldo López, el líder opositor venezolano que lleva ocho meses preso, en un gesto que afirma el nuevo liderazgo internacional de España

Aureliano Buendía y Pablo Iglesias

La idea de que basta con cambiar a los que mandan para corregir el rumbo es perversa y traerá frustración

China: más que palabras

El postotalitarismo solo es posible si el Partido Comunista controla la política

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana