EDITORIAL

Fuegos devastadores

Los incendios se combaten con prevención, medios adecuados y concienciación ciudadana

Cinco personas, tres en Cataluña y dos en la Comunidad Valenciana, han perdido la vida este verano en incendios forestales; en lo que va de año el número de víctimas mortales por esa causa se eleva a nueve. En el mismo periodo se ha quemado en España una superficie tres veces superior a la del año pasado. Las más de 130.000 hectáreas calcinadas suponen el máximo registrado en los últimos 10 años, y coinciden con los ajustes realizados por los Gobiernos autónomos, también en el capítulo de prevención de incendios. De cinco grandes siniestros producidos en 2011 se ha pasado a 22 en esta temporada. El de La Gomera, en Canarias ha obligado a evacuar a más de 5.000 personas, la cuarta parte de la población de la isla.

La combinación entre las altísimas temperaturas registradas, los fuertes y cambiantes vientos y la sequedad del terreno por efecto de la sequía son las circunstancias que han favorecido este crecimiento del número de incendios; mejor dicho, su extensión, pues en el 95% de los casos en el origen de los mismos hay intervención humana (el resto son provocados por rayos). Ningún plan de prevención podrá prescindir de ese factor. Y ahí está el ejemplo de los accidentes de carretera, en retroceso desde hace una década, para demostrar la importancia de incidir sobre el factor humano, mediante campañas específicas de concienciación combinadas con sanciones disuasorias de imprudencias y negligencias (colillas, rastrojos, barbacoas).

Pero eso no significa olvidar la necesidad de medios adecuados para combatir el fuego. Mejor que arrojarse las culpas a la cabeza entre administraciones será estudiar una distribución racional entre medios fijos de cada comunidad y los dependientes de la administración central. Las razones dadas por Medio Ambiente para explicar el retraso en la llegada de hidroaviones a Canarias (solo vuelan de día, son lentos, tienen poca autonomía de vuelo) exigen una mejor distribución de los mismos sobre el territorio. Resulta difícil de comprender que un incendió en Canarias esté pendiente de la llegada de un avión desde Torrejón de Ardoz (Madrid).

Y frente a quienes alegan que la crisis justifica una menor inversión en tareas preventivas (por ejemplo, de protección de los parques nacionales), cabe recordar que tales parajes han resultado más afectados que nunca (Gomera, Cabañeros, entre otros); y que la prevención es menos costosa que reparar el mal producido.

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

¿Baja el suflé y sube el ‘seny’?

Hay algunos síntomas que así lo indican. Los argumentos a favor de la independencia se han desmoronado uno tras otro. Lo que parecía fácil, rápido y lucrativo se ha ido revelando difícil, complicado y perjudicial

LA CUARTA PÁGINA

Ciudades y ciudadanos inteligentes

El avance de la tecnología en el entorno plantea la cuestión de si vivir en una productiva interconexión permanente es mejor o el ser humano debe recordar que el ocio es tan necesario como la eficiencia

LA CUARTA PÁGINA

La caída de los viejos caciques

Carlos Fabra y José Luis Baltar levantaron feudos políticos casi inexpugnables asentados en el clientelismo y la corrupción. Ambos parecen residuos del pasado, incrustaciones de una España inculta en un país moderno

El agobio de Occidente

Si Estados Unidos no puede, Europa debe hacer algo más por la seguridad colectiva

Arte y reliquias

La religión desempeñó un papel importante en la legitimación de la pintura y la escultura

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana