CARTAS AL DIRECTOR

En recuerdo del profesor Peces-Barba

El fallecimiento de Gregorio Peces-Barba supone la desaparición de uno de los padres de la Constitución y de una figura relevante de la Transición. De forma prácticamente unánime se ha reconocido que, desde sus posiciones políticas, fue un protagonista convencido del consenso constitucional, un defensor de la tolerancia y un referente ético de la política, a la que dio siempre altura intelectual. Estas ideas fueron también el eje de su actuación como presidente del Congreso de los Diputados.

Peces-Barba fue asimismo un jurista comprometido con la justicia, con la democracia y con los derechos humanos y, especialmente, un gran profesor universitario. Tuve la suerte de ser alumno en su curso de Doctorado de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense (1977-1978) y desde entonces pude apreciar su rigor intelectual, su generosidad y su sentido de la amistad.

Gracias a su iniciativa publiqué al finalizar aquel curso mi primer artículo en la revista de la facultad. Algún tiempo después, siendo ya presidente del Congreso, formó parte del tribunal que juzgó mi tesis doctoral y defendió la conveniencia de publicarla, para lo que puso todo su interés y decisión; gracias a él pudo ver la luz el libro. Compartimos docencia en el mismo grupo de la facultad— mientras desempeñaba la presidencia del Congreso de los Diputados acudía puntual y desinteresadamente a impartir sus clases, que nunca dejó a pesar de su actividad política— y en el Instituto de Derechos Humanos que él dirigía en la Facultad de Derecho de la Complutense. Durante todo ese tiempo tuve su amistad, sus consejos y su ayuda. Y tendré siempre el recuerdo de sus libros que tenía la deferencia de regalarme, con dedicatoria siempre amable. Más tarde fue el artífice de la Universidad Carlos III, una de las referencias de la Universidad española, de la que fue rector hasta su jubilación.

España ha perdido, en definitiva, un gran político, un experto jurista, un investigador excelente y un profesor universitario ejemplar. Algunos hemos perdido, además, un maestro y un amigo. Gracias por todo y hasta siempre, profesor.— José Antonio Alonso de Antonio. Profesor titular de Derecho Constitucional de la Universidad Complutense de Madrid.

 

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

El problema de Francia

Los partidos políticos son los principales responsables de que cada vez que se produce un intento serio de modernizar el país se multipliquen las protestas en la calle. La cobardía ha provocado una crisis democrática

LA CUARTA PÁGINA

Las cuentas del cuento

Cuando las palabras impiden entender las cosas, toca abandonarlas: las dificultades que surgen de preguntas incorrectas no tienen solución. En Cataluña, los problemas de los políticos no son los de los ciudadanos

La función de los bancos

Las entidades financieras contribuyen al progreso de las personas y las empresas. Lo que impulsará nuestro negocio y apoyará el crecimiento son las relaciones con nuestros clientes, con los accionistas y con la sociedad

Schopenhauer no enseñaría en esta universidad

No reina el mérito sino la rencilla académica, la envidia y la maledicencia

Decir DILE

Sería más simbólico y exacto hablar de ‘Diccionario de la Lengua Española’

Compromiso con la libertad

Mariano Rajoy se reúne con Lilian Tintori, la esposa de Leopoldo López, el líder opositor venezolano que lleva ocho meses preso, en un gesto que afirma el nuevo liderazgo internacional de España

Aureliano Buendía y Pablo Iglesias

La idea de que basta con cambiar a los que mandan para corregir el rumbo es perversa y traerá frustración

China: más que palabras

El postotalitarismo solo es posible si el Partido Comunista controla la política

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana