EDITORIAL

Decisión coherente

Habría sido ilógico prohibir a Sortu tras la legalización de Bildu y el cese de la violencia

El apretado veredicto del Tribunal Constitucional a favor de la legalización de Sortu, seis votos contra cinco, muestra hasta qué punto las dos respuestas posibles, levantar o mantener la prohibición decretada en marzo de 2011 por el Supremo, contaban con argumentos fuertes. Lo sucedido ayer reproduce la ajustada votación del año pasado en el Constitucional respecto a la legalización de Bildu, la agrupación utilizada por la izquierda abertzale para concurrir a las elecciones municipales y forales. Una vez legalizadas las candidaturas de Bildu, y sin que desde entonces se hayan registrado más derivas violentas que algún atisbo de kale borroka —antes al contrario, ETA ha dejado de atentar—, la decisión del Constitucional sobre Sortu resulta coherente con la adoptada respecto a Bildu.

El fondo del problema consistía en determinar si Sortu pretende actuar como simple instrumento político y electoral de una banda terrorista, o si son ciertas sus promesas de abrazar la democracia y la paz. Ante los magistrados se abrían dos difíciles caminos: o bien reconocer que los documentos de Sortu resultan suficientemente rotundos en la condena de la violencia, y que no hay datos para desmentir esa voluntad; o bien sostener que no pasan de ser una mera ficción, destinada a burlar la ley. Frente a la determinación de la izquierda abertzale, cuyos dirigentes tienen claro desde hace años la estrategia de cese de la violencia e implicación abierta en la política, no han faltado las dudas y las divisiones en el campo democrático. En definitiva, una mayoría de magistrados ha estimado el recurso de Sortu contra la prohibición de su inscripción en el registro de partidos políticos, lo cual es tanto como decir que, en democracia, no se puede impedir la participación de una entidad política solo por sospechas sobre su sinceridad.

Aceptar a un partido de la izquierda abertzale en un plano de normalidad política consolida la apuesta de aquella por las vías pacíficas. Sus miembros actuarán mucho más abiertamente y es probable que disminuya el peso de otros grupos que han acompañado al núcleo duro, aglutinado históricamente en torno a Batasuna, y que han contribuido a ahuyentar algunos miedos a votarles. Parte del avance electoral de Bildu —y de la fórmula Amaiur en las elecciones generales— se debió a su relativa pluralidad, de modo que podrían perder respaldo si intentaran quedarse como un partido monolítico.

Habrá quien se lamente de que la democracia no haya sido mucho más exigente con la izquierda soberanista, y de que esta adquiera el derecho a jugar plenamente en política sin haber reconocido antes el daño causado por ETA, ni haberle exigido su disolución. Indiferente a las discrepancias expresadas por los ministros de Justicia y de Interior respecto a la decisión del Constitucional, la Asociación de Víctimas del Terrorismo acusó ayer al Gobierno de Rajoy de haber "llevado a cabo" la hoja de ruta pactada por Zapatero con ETA, e insinuó un acuerdo entre Ejecutivo y PSOE para que la decisión se tomara antes de renovar la composición del Constitucional.

La posibilidad de una involución en el alejamiento entre la izquierda abertzale y ETA no es descartable. Ahora bien, las incertidumbres del futuro no pueden abolirse aferrándose mecánicamente a las seguridades del pasado. Si llegara a probarse que Sortu se halla al servicio de una ETA que se resiste a disolverse, el Estado de derecho tendría que actuar en consecuencia, como lo hizo para derrotar a la banda. Que la izquierda abertzale no va a renunciar al independentismo es una evidencia. Lo que la mayoría del Constitucional no ha aceptado es que, en ausencia de violencia, sea preciso impedirle actuar políticamente.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

El Coliseo recupera el color del Imperio

El anfiteatro romano está siendo restaurado gracias a un patrocinio con una empresa privada

“El código tiene que ser ético, no estético”

El presidente de Cepyme se queja de la poca participación en la organización patronal

¿Un nuevo presidente para un nuevo país?

El escritor Norman Manea reflexiona sobre el cambio político en Rumania

“Hay patronales que se resisten al cambio”

El candidato catalán quiere renovar su mandato y se propone simplificar la estructura de la patronal

IMPRESCINDIBLES

Un balance de la consulta

Con los resultados del 9 de noviembre se puede deducir razonablemente que una mayoría de catalanes es contraria a la independencia. Resulta incomprensible el afán del soberanismo por llegar a un referéndum

LA CUARTA PÁGINA

La paz: cerca de La Habana, lejos de Bogotá

La política es más necesaria que nunca para llevar a buen término las negociaciones entre el Gobierno y las FARC. Su éxito significará no solo el fin de una larga guerra, sino una esperanza para todo el mundo

LA CUARTA PÁGINA

La vida secreta de Javier Pradera

Era el enigma en mayúscula porque estuvo siempre en el centro pero invisible. Tres años después de su muerte, emerge un ensayista brillante que destaca por su sutileza humorística y la solvencia de sus análisis

¿Cómo interpretar la suspensión del 9-N?

Es difícil delimitar las responsabilidades de haber participado en actos no jurídicos

El final del ciclo

Hace falta un proyecto nacional común para detener el proceso de descomposición

El doble discurso

Algunas democracias latinoamericanas siguen arrastrando carencias muy graves

España y el nacionalismo

El centralismo ha fracasado en la tarea de construir una nación; lo ideal sería trabajar en la creación de una identidad común, porque juntos somos más fuertes

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana