EL ACENTO

Los enigmas del Vaticano

Benedicto XVI está perdiendo el control sobre las intrigas de la Curia romana

MARCOS BALFAGÓN

No parece que un debilitado Benedicto XVI esté controlando lo que está ocurriendo en el Vaticano. Más bien son otros en la Curia Romana los que parecen haberse lanzado en una lucha despiadada para poner, cuando fallezca, a un italiano —de un bando u otro— en el trono de Pedro, tras 33 años sin ocuparlo. De momento, todos los implicados en el escándalo de los papeles del Papa —documentos recibidos por el pontífice católico que han salido a la luz, sin que su contenido, de momento, suponga grandes revelaciones— son italianos: el mayordomo Paolo Gabriele; el secretario de Estado Tarcisio Bertone; el destituido exjefe del IOR, el banco del Vaticano, Ettore Gotti Tedeschi, que había dejado escrito en su domicilio su temor a ser asesinado, y hay precedentes, como los hay de lavado de dinero desde esa institución financiera. E incluso ha reaparecido el caso de Emanuela Orlandi, la hija de un empleado del Vaticano que desapareció en 1983 en Roma a los 15 años de edad, sobre la que los documentos han aportado nuevas pistas.

El poderoso microestado responde a la definición que diera Winston Churchill del Kremlin: “un acertijo envuelto en un misterio dentro de un enigma”. Pero no es algo nuevo. El sistema soviético se hundió y la Iglesia romana lleva en pie más de dos milenios, con el misterio y la conspiración como uno de sus artes.

Se supone que Gabriele, el último de la Familia que cada día veía al Papa en el Apartamento —son los términos que se usan en ese entorno— robó cartas y documentos enviados a Benedicto XVI, y los pasó al exterior, donde han sido publicados al menos en parte. Pero detenido, las filtraciones han seguido. Se dice que podía ser un agente doble que una vez descubierto siguió actuando bajo la supervisión de la jefatura de la Gendarmería vaticana. No deja de ser extraño que Federico Lombardi, portavoz del Papa, actúe también como portavoz de los abogados de Gabriele. En todo caso, la ley del Vaticano permite mantener al arrestado en “custodia cautelar” durante 50 días, prorrogables por otros tantos.

Con todo esto, el papa Ratzinger se llevó recientemente la primera pitada que se recuerde a un Papa un domingo al salir a saludar desde su ventana en la plaza de San Pedro. Tras él, ¿el diluvio?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

El futuro de la humanidad, en sus manos

Un equipo de expertos investiga en un Instituto de Oxford los riesgos de extinción del ser humano

Los cinco jinetes del apocalipsis

El investigador Anders Sandberg analiza los mayores riesgos para el ser humano

Por dónde íbamos y cómo vuelve ‘The Walking Dead’

La serie vuelve esta noche con la segunda parte de su sexta temporada Así arranca

EL PAÍS RECOMIENDA

La felicidad de trabajar de ocho a tres

Una gran empresa que ha instaurado la jornada intensiva constata su éxito

“Se creó una tormenta en la que se podría ir en el tiempo”

Kip Thorne es el padre del experimento que captó la primera onda gravitacional

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana