Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
CARTAS AL DIRECTOR

Enseñanza de Economía en la ESO

Creo que la gravedad de esta crisis es fruto de una perversa combinación: la peor crisis económica desde los años 30 y los peores políticos de los que hemos tenido noticia en democracia (tanto en España como en la UE). Pero sobre la capacidad de los nuestros, déjenme ilustrarlo con lo que han hecho para mejorar la educación económica, al fin y al cabo siempre se cita a la educación como origen de todo problema.

Leo estos días en los medios que se están haciendo acciones puntuales en algunos centros de la ESO para impartir cultura económica básica, promovidas por el Banco de España y Colegios de Economistas entre otros. También el programa PISA evaluará este año a nuestros alumnos de ESO en competencias financieras.

No sé para qué tanto esfuerzo, la realidad educativa actual es que un alumno de ESO no ha visto nada de economía, no sabrá cómo le puede afectar un tipo de interés, cómo debe desconfiar de la publicidad y el mundo financiero, o cómo le afecta un convenio colectivo.

Resulta curioso saber que en casi todas las plantillas de centros de ESO en España hay ya profesores de Economía dispuestos a dar una enseñanza básica económica obligatoria. De hecho suelen tener problemas para completar su horario, porque los únicos alumnos que ven asignaturas económicas son solo los que escogen Bachillerato en la modalidad de Ciencias Sociales. Y ya no sé qué pensar de nuestros políticos, no sé si lograr que el 100% del alumnado de secundaria no sepa nada de economía es por su natural ineptitud para la planificación o porque alguien cree que los mercados funcionan mejor con consumidores irracionales. No lo duden, aunque aún no sepan cómo sacarnos de ésta, nuestros políticos ya ponen los mimbres de la próxima crisis.— Israel Romera. Profesor Economía IES Emilio Jimeno. Calatayud, Zaragoza.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.