EDITORIAL

Y ahora, la Universidad

El talón de Aquiles de la subida de las tasas es que llega tras el recorte de las becas

Frente a la necesidad de acometer recortes presupuestarios, siempre es menos doloroso para el sistema elevar la aportación de los ciudadanos. "Pido un pequeño esfuerzo, unos pequeños euros al mes. No hay dinero para pagar los servicios públicos", dijo ayer Rajoy. Se acoge a este principio la última medida de ajuste anunciada ayer por el ministro de Educación, José Ignacio Wert, de elevar el precio de las matrículas universitarias. Aliviar las arcas públicas sin tomar medidas que menoscaben la ya deficiente calidad de la universidad española no es la peor de las noticias. Sin embargo, el Gobierno vuelve a hacer gala de precipitación, falta de rigor y una cierta ausencia de sensibilidad social.

Las tasas universitarias españolas son reducidas si se comparan con las de los países europeos de nuestro entorno, si bien también en España los salarios están por debajo. No obstante, es indudable que ahí hay un margen para hacer economías, especialmente adecuadas en el caso de los repetidores que consumen tan alegremente tanto recurso público. Lo más injusto de esta medida es que llega tras unos presupuestos restrictivos en los que las becas ya se han recortado en un 11%, lo que puede dejar a muchos alumnos de escasos recursos fuera de la educación superior.

Una vez más, un miembro de este Gobierno presenta un ajuste importante en un servicio tan esencial como la educación sin el correspondiente informe y su memoria económica. Una subida de tasas universitarias puso en pie de guerra a los estudiantes británicos hasta el punto de obligar a David Cameron a ralentizar el proceso. Aquí, José Ignacio Wert asume el riesgo de soliviantar a la universidad a cambio de unos beneficios no cuantificados; máxime cuando algunas comunidades autónomas ya han anunciado que no aplicarán estas alzas.

El Gobierno ha tocado lo que declaró intocable: educación y sanidad. Wert se ha comprometido a reducir el déficit del sistema educativo en 3.000 millones y para ello pretende reducir profesorado en primaria y secundaria asegurando que ello no irá en detrimento de la calidad. Y ahora sube el precio de las matrículas universitarias afirmando que el hecho de que ahora se financie el 85% del coste de la plaza es como dotar al alumnado de una beca. Declaraciones poco afortunadas para tiempos tan difíciles.

 

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

La bases latinas jalean a Obama por su avance en inmigración

El presidente hace un alarde de popularidad e inciativa en Las Vegas: "Nunca me rendiré"

La Generalitat gasta 1,4 millones en vigilancia para pisos sociales vacíos

El Gobierno contrata a tres empresas para evitar ocupaciones en Barcelona

Ipcena denuncia la muerte de una osa por una negligencia veterinaria

La entidad ecologista asegura que la sanitaria que le debía insertar un emisor no cosió bien

CC OO denuncia ante el Síndic la "fragmentación" del ICS

El sindicato advierte de que la "intención real" de crear un nuevo consorcio en Lleida es empezar a desmembrar la empresa pública

IMPRESCINDIBLES

Un balance de la consulta

Con los resultados del 9 de noviembre se puede deducir razonablemente que una mayoría de catalanes es contraria a la independencia. Resulta incomprensible el afán del soberanismo por llegar a un referéndum

LA CUARTA PÁGINA

La paz: cerca de La Habana, lejos de Bogotá

La política es más necesaria que nunca para llevar a buen término las negociaciones entre el Gobierno y las FARC. Su éxito significará no solo el fin de una larga guerra, sino una esperanza para todo el mundo

LA CUARTA PÁGINA

La vida secreta de Javier Pradera

Era el enigma en mayúscula porque estuvo siempre en el centro pero invisible. Tres años después de su muerte, emerge un ensayista brillante que destaca por su sutileza humorística y la solvencia de sus análisis

El final del ciclo

Hace falta un proyecto nacional común para detener el proceso de descomposición

El doble discurso

Algunas democracias latinoamericanas siguen arrastrando carencias muy graves

España y el nacionalismo

El centralismo ha fracasado en la tarea de construir una nación; lo ideal sería trabajar en la creación de una identidad común, porque juntos somos más fuertes

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana