EDITORIAL

Y ahora, la Universidad

El talón de Aquiles de la subida de las tasas es que llega tras el recorte de las becas

Frente a la necesidad de acometer recortes presupuestarios, siempre es menos doloroso para el sistema elevar la aportación de los ciudadanos. "Pido un pequeño esfuerzo, unos pequeños euros al mes. No hay dinero para pagar los servicios públicos", dijo ayer Rajoy. Se acoge a este principio la última medida de ajuste anunciada ayer por el ministro de Educación, José Ignacio Wert, de elevar el precio de las matrículas universitarias. Aliviar las arcas públicas sin tomar medidas que menoscaben la ya deficiente calidad de la universidad española no es la peor de las noticias. Sin embargo, el Gobierno vuelve a hacer gala de precipitación, falta de rigor y una cierta ausencia de sensibilidad social.

Las tasas universitarias españolas son reducidas si se comparan con las de los países europeos de nuestro entorno, si bien también en España los salarios están por debajo. No obstante, es indudable que ahí hay un margen para hacer economías, especialmente adecuadas en el caso de los repetidores que consumen tan alegremente tanto recurso público. Lo más injusto de esta medida es que llega tras unos presupuestos restrictivos en los que las becas ya se han recortado en un 11%, lo que puede dejar a muchos alumnos de escasos recursos fuera de la educación superior.

Una vez más, un miembro de este Gobierno presenta un ajuste importante en un servicio tan esencial como la educación sin el correspondiente informe y su memoria económica. Una subida de tasas universitarias puso en pie de guerra a los estudiantes británicos hasta el punto de obligar a David Cameron a ralentizar el proceso. Aquí, José Ignacio Wert asume el riesgo de soliviantar a la universidad a cambio de unos beneficios no cuantificados; máxime cuando algunas comunidades autónomas ya han anunciado que no aplicarán estas alzas.

El Gobierno ha tocado lo que declaró intocable: educación y sanidad. Wert se ha comprometido a reducir el déficit del sistema educativo en 3.000 millones y para ello pretende reducir profesorado en primaria y secundaria asegurando que ello no irá en detrimento de la calidad. Y ahora sube el precio de las matrículas universitarias afirmando que el hecho de que ahora se financie el 85% del coste de la plaza es como dotar al alumnado de una beca. Declaraciones poco afortunadas para tiempos tan difíciles.

 

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

¿Qué dicen las cuentas territorializadas?

Dos tercios de los saldos fiscales regionales se deben simplemente a que en los territorios más ricos se pagan más impuestos que en los pobres. Solo en el otro tercio hay indicios preocupantes, pero de magnitud modesta

la cuarta página

Cómo mudar de príncipe a rey

Felipe VI recibe la herencia de un país políticamente desconcertado, a menudo intranquilo respecto a su futuro. La Corona tiene una responsabilidad simbólica que es trasgeneracional e interterritorial

La nueva guerra de los treinta años

No se puede aspirar a resolver la situación de Oriente Próximo, sino a gestionarla

El 'fracking' o la sordera hacia la ciencia

Politizar la investigación de los recursos estratégicos no beneficia a nadie

La France

Necesitamos a Francia en el corazón de la UE para llegar a la integración necesaria

Gobernar desde la desconfianza

La reforma de los colegios profesionales se ha hecho sin debate y atropelladamente

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana