CARTAS AL DIRECTOR

Día Internacional de la Mujer

Como mujer me dispongo a celebrar este día con escaso entusiasmo. Soy jubilada y veo que mi pensión pierde poder adquisitivo día a día con los recortes aplicados por un gobierno, el de Rajoy, que nos ha engañado con ese aumento irrisorio del 1% que no cubre ni de lejos todo lo que nos quita por otro lado. Además, estoy seriamente preocupada por los recortes en la sanidad y con la suspensión de la ley de dependencia, que reducen sustancialmente mi esperanza de tener una vejez digna.

Eso en lo que me afecta a mí individualmente, pero también tengo una hija cuya aspiración de formar una familia se está convirtiendo en una misión imposible. La reforma laboral no sólo perjudica la situación de la mujer que pretende conciliar la situación profesional con la vida familiar sino que es un instrumento de sometimiento al empresario que hace impensable asumir la perspectiva de un embarazo sin miedo a perder el puesto de trabajo. Si a eso le sumamos que, a igualdad de función y según todas las estadísticas, el salario de la mujer es entre un 15 y un 20% inferior al de los hombres ¿creen ustedes que puedo celebrar algo?

Me parece que ante esta perspectiva de envejecer sin nietos y en medio de tanta injusticia social, más bien voy a optar por buscarme un rincón apartado donde poder llorar a gusto.— Rosa Ruiz. Madrid.


Tristes son las circunstancias que en este país concurren para la celebración este año del Día Mundial de la Mujer Trabajadora. En solo cuatro meses este Gobierno ha asestado un duro golpe a los avances que a lo largo de los últimos años se habían logrado para equipararnos al resto del mundo civilizado en cuanto a la igualdad de la mujer. Al anuncio de la supresión de la ley del aborto para hacerla retroceder a la situación de hace 30 años, se une la supresión en varias CC<TH>AA gestionadas por el PP del acceso a la píldora del día después y encima una nueva reforma laboral que perjudica a todos, pero bastante más a la mujer trabajadora.

Si hace un año se podía sentir satisfacción por lo conseguido hasta entonces, aunque todavía quedaba un largo trecho por recorrer para llegar a la igualdad plena en derechos y deberes con el hombre, con el retroceso de estos cuatro meses ese camino parece interminable. Si hace un año reclamábamos la supresión de burkas y pañuelos para las mujeres de creencia musulmana en nuestro país, hoy tendrán que sacar todas nuestras mujeres el pañuelo, no para cubrir sus cabezas, sino para enjugar las lágrimas de rabia y de coraje ante el paso hacia atrás de este Gobierno que nos quiere llevar más que a Europa hacia África en los temas de igualdad de la mujer… y en los otros también.— Eduardo Gonzalo Ugarte. Madrid.

 

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

Un proyecto para España

Si llegara a fracasar, no se debería a la organización del Estado —autonómico, centralista, federal, confederal— sino a la incapacidad de lograr que sus ciudadanos se sientan parte de una misma comunidad

LA CUARTA PÁGINA

Frente al desafío, las razones y la ley

Se sabe que las pretensiones secesionistas catalanas son ilegales; hace falta probar ante los ciudadanos que son además ilegítimas

LA CUARTA PÁGINA

Hay que encontrar una salida

A la visible deslealtad que las autoridades catalanas no se le puede hacer frente únicamente con la aplicación de las leyes

LA CUARTA PÁGINA

La vida sin cuerpo

Las nuevas tecnologías sirven para facilitar la comunicación, pero pueden terminar quitándole toda su complejidad

la cuarta página

Todos quieren café

Otras autonomías quizá reclamen los avances que obtengan los nacionalistas y se frustren los deseos de estos para distinguirse

Los límites en la lucha contra el Estado Islámico

Se puede defender la intervención militar mientras haya abusos y genocidio

De clavos y martillos en Escocia y Cataluña

Adentrarse por la ruta del referéndum es un error, igual que no afirmar la vía federal

La respuesta moral ante el cambio climático

Luchar contra el calentamiento global es también una cuestión de justicia

Derecho y democracia

Ni siquiera la Constitución puede convertirse en freno a una voluntad social que reclama cambios

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana