Muere acuchillado en Barcelona el poeta Salvador Iborra

Los Mossos d'Esquadra investigan las causas que originó la pelea que acabó con su muerte

REBECA CARRANCO Barcelona 29 SEP 2011 - 21:49 CET

Salvador Iborra Mallol, de 32 años, muerto esta madrugada en Barcelona, era valenciano, profesor y había publicado dos libros de poesía. A las 6.20 horas de este jueves la policía recibió el aviso de que un hombre yacía malherido frente al número 12 de la calle de Palma de Sant Just, en el barrio gótico de Barcelona. El hombre murió frente a su piso, el 2º 1ª de ese mismo edificio, a causa de varias cuchilladas.

Los Mossos d'Esquadra investigan las causas de la pelea que acabó con su muerte. Los testigos han relatado a la policía que oyeron varios gritos, y que en medio de la pelea había una bicicleta, según fuentes cercanas a la investigación. La policía intenta aclarar si fue la bicicleta el origen de la pelea mortal.

Iborra, nacido en Valencia, publicó su primer libro, Un llençol per embrutar, en 2003. Hace dos años publicó Els cossos oblidats. Según consta en su perfil de la red social de Facebook, Iborra ha sido profesor en una escuela de Cerdanyola del Vallès (Barcelona). La víctima estudió filología catalana en la Universidad de Valencia y, posteriormente, cursó un master de Literatura en Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, según consta en esa red. Iborra escribía un blog y ha ganado varios premios de poesía.

Hasta el momento, la policía autonómica no ha detenido a nadie por el crimen. Los vecinos que le conocían han definido al joven como "un buen chico", aunque el barrio en el que vivía residen muchos extranjeros, lo que hace que no todo el mundo le conociese.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

‘Cosplay’, el sueño y el negocio de ser tu ídolo

Tommaso Koch Gijón

Cientos de aficionados se disfrazan de sus personajes favoritos en la Comic-Con de Gijón

Barberá y Fabra camino del Senado

El PP propondrá este lunes las candidaturas a las dos plazas de senador territorial

Aferrados a los clásicos

Crece el número de aficionados a la tecnología obsoleta y de empresas dedicadas a reparar estos aparatos. Tras este auge hay desde el gusto por lo retro hasta el puro pragmatismo por la crisis

EL PAÍS RECOMIENDA

El robot letal de la planta de coches

La muerte de un trabajador reaviva los temores sobre la relación con máquinas

Twitter quiere parecerse a Jun

La red social trasladará a Estados Unidos el uso de las nuevas tecnologías en una pequeña localidad granadina

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana