Detenidas 30 personas durante el desalojo de un local 'okupa' en Bilbao

Enfrentamientos en el 'gaztetxe' Kukutza, ubicado en el barrio de Rekalde.- Eusko Alkartasuna, Aralar y Ezker Batua pedirán la comparecencia en el Parlamento vasco del consejero del Interior y del alcalde de Bilbao

EL PAÍS Bilbao 21 SEP 2011 - 14:08 CET

La Ertzaintza ha detenido a una treintena de personas después de que la pasada madrugada comenzase la operación de desalojo del gaztetxe (local juvenil) Kukutza, sito en el barrio bilbaíno de Rekalde, cuyo desalojo y derribo había autorizado el Ayuntamiento de Bilbao y ordenado un juez. Otra juez ha paralizado esta misma mañana el derribo. Los agentes, que han comenzado la operación a las cinco de la mañana, han logrado, tras numerosos incidentes, vaciar el edificio hacia el mediodía. Siete personas han sido arrestadas durante los disturbios registrados en el exterior del inmueble, mientras que los 23 okupantes del local han sido trasladados a dependencias policiales "para realizar las diligencias" correspondientes, según fuentes policiales. El edificio era utilizado desde hace 13 años como gaztetxe.

Kukutza es más que un gaztetxe al uso. Por sus más de 6.000 metros cuadrados de superficie y su amplia oferta de actividades culturales y sociales se había convertido en el local okupa de referencia en Bizkaia y en uno de los iconos del barrio bilbaíno de Rekalde. Por sus instalaciones pasaban más personas incluso que por algunas dependencias culturales del municipio. Sin embargo, todo el programa estaba organizado al margen de la legalidad, según fuentes municipales. O del sistema, como defienden sus promotores.

El edificio donde se ubica el gaztetxe se hallaba en desuso y fue okupado hace 13 años por vecinos que desarrollaron diversas actividades culturales en su interior hasta que el propietario decidió recuperar la parcela y construir pisos. El Ayuntamiento bilbaíno ofreció a estas personas el traslado a otro edificio en régimen de alquiler y, por tanto, dentro de la legalidad y contar para ello con el apoyo financiero municipal, pero la oferta fue rechazada.

Tras anunciarse hace días la intención del derribo, numerosos intelectuales y representantes del mundo de la cultura han mostrado su apoyo a la labor desarrollada por su papel en la dinamización cultural del barrio de Rekalde. "Los 6.000 metros cuadrados de su edificio han asistido a miles de actividades en las que han participado decenas de miles de personas. Sus 13 años de actividad ininterrumpida han sido posibles por su respeto a los vecinas, su responsabilidad a la hora de evitar molestias en el barrio, y sobre todo, por su apuesta por revitalizar la actividad socio cultural de un barrio sin centro cívico ni a penas programación pública", indicaban en el manifiesto titulado Kukutza bizirik. El gaztetxe cuenta además con el apoyo de la Federación de Asociaciones Vecinales de Bilbao, así como de distintos partidos de izquierda.

Los inquilinos del local juvenil se han ganado el respeto de los vecinos del barrio y han sabido granjearse también un gran apoyo popular a través de las redes sociales, en las que han dado cuenta de sus vicisitudes en las últimas semanas. El desalojo, sin embargo, era inminente y se ha materializado hoy, si bien el derribo de la vieja fábrica sigue en el aire y tendrá que esperar.

La consejería de Interior ha detallado que los ertzainas han tenido que realizar varias cargas durante los incidentes registrados en el exterior mientras estaba siendo desalojado. Una de las personas que han sido identificadas dentro del edificio en el momento del desalojo ha tenido que ser atendida de heridas leves en el Hospital de Basurto, en Bilbao, según fuentes de Interior. Ocupantes del gaztetxe elevan hasta al menos 25 el número de personas que habrían sufrido lesiones. Otras fuentes vecinales que cita la agencia Europa Press sostienen que al ambulatorio de la zona han acudido "decenas de personas para ser atendidas por contusiones".

El titular de Interior, Rodolfo Ares, ha comparecido por la tarde en la base de la Ertzaintza y defendido la profesionalidad dela Ertzaintza. Ares ha recalcado que la actuación de los agentes en el desalojo ha sido "proporcionada" ante "el comportamiento extremadamante violento de las personas que ocupaban el tercer piso y la azotea del inmueble".

El consejero ha precisado que varios de los arrestados lanzaron contra los ertzainas sacos de cemento, pintura y objetos contundentes. Ares ha elevado a tres el número de heridos de carácter leve y ha justificado el importante operativo policial desplegado en que el objetivo era "garantizar la seguridad" de los desalojados, de los agentes y que la actuación se desarrollara en el menor tiempo posible.

También por la tarde la Ertzaintza ha cargado contra los manifestantes que, desde las cinco, se han manifestado por las calles de Bilbao para protestar por el desalojo. Los congregados cruzado varios contenedores y han prendido fuego a alguno de ellos.

En la protesta, en la que han participado unas 2.000 personas, se han escuchado gritos contra la policía vasca. Además, la calle Gordónizy adyacentes, cercanas al gaztetxe, presentan daños en el mobiliario urbano. Los manifestantes también han arrojado piedras contra los agentes.

Las cargas se han sucedido durante la mañana después de que las personas que estaban dentro del inmueble hayan respondido con lanzamiento de objetos y piedras contra las dotaciones policiales que se dirigían a proceder al desalojo, y hayan cruzado contenedores en la vía pública, según la versión policial. Varios vehículos particulares han sufrido daños en los altercados.

Pasado el mediodía, en la zona continuaban algunas cargas de la Ertzaintza y protestas por el desalojo del local juvenil. Los agentes están procediendo a tapiar los accesos al edificio con ladrillos. Al menos, se ha registrado una rotura de lunas en un autobús que circulaba por la zona, según ha señalado Interior. Más de 500 personas permanecían todavía, pasada la una de la tarde, concentradas en la plaza de Rekalde, cercana al edificio desalojado, y en las calles de las inmediaciones, para protestar por el desalojo del gaztetxe. La presencia policial es muy notable.

Trascendencia política

Tres formaciones (Eusko Alkartasuna, Aralar y Ezker Batua) han anunciado ya que pedirán la comparecencia en el Parlamento vasco tanto de Ares como del alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, para que den explicaciones sobre el desalojo. Sus parlamentarios Mikel Arana (EB), Dani Maeztu (Aralar) y Juanjo Aguirrezabala (EA) han anunciado esta iniciativa en una comparecencia ante la prensa en la plaza de Rekalde. Los parlamentarios han mostrado su apoyo y solidaridad a los afectados y heridos en el desalojo y han reprochado la actuación policial.

Arana ha señalado que "se ha actuado por el camino de la violencia", a su juicio, el "peor de los posibles, cuando se podría haber buscado la solución a través el diálogo" ya que, en su opinión, existían alternativas al desalojo. Maeztu ha asegurado que la Ertzaintza ha impedido el acceso al local a los cargos políticos presentes en el lugar, que pretendían comprobar que estaban garantizados los derechos de las personas que se hallaban en su interior. Los agentes no les han dejado acceder al inmueble, pese a que han presentado sus carnés de parlamentarios.

El ararteko (Defensor del Pueblo vaso), Iñigo Lamarka, ha anunciado a través de su página web que abrirá un expediente de oficio para investigar la actuación policial ante las "numerosas llamadas" que ha recibido su oficina esta mañana denunciado "acciones desproporcionadas de algunos agentes".

El portavoz de Bildu en el Ayuntamiento de Bilbao, Txema Azkuenaga, ha anunciado que su grupo presentará una moción de urgencia para el próximo pleno municipal con el fin de pedir responsabilidades políticas por este asunto.

Por su parte, el portavoz de la izquierda abertzale, Tasio Erkizia, ha acusado al "tándem" formado por el alcalde Azkuna y el consejero Ares de realizar una "apuesta por la guerra" al enviar a la Ertzaintza para desalojar el gaztetxe.

La operación policial ha comenzado en torno a las cinco de la mañana, cuando un operativo de la Ertzaintza con numerosos agentes se ha dirigido al gaztetxe en respuesta a una orden judicial de "desalojo y auxilio para el derribo del edificio" dictada por el Juzgado de Instrucción número 6 de Bilbao por un delito de usurpación de bien inmueble. La Policía Municipal de Bilbao había acordonado previamente las inmediaciones.

A la llegada de los agentes, los okupas hicieron sonar una bocina y lanzaron varios cohetes para avisar del desalojo y dificultar la labor policial. Una vez dentro, los agentes se toparon con diversos objetos cruzados a modo de barricadas, mientras que los okupas se subieron a la azotea, donde colocaron una pancarta en la que se leía en euskera "Gaztetxe de Kukutza ni tocarlo", informa Vasco Press.

Pasada las seis de la mañana se han iniciado los incidentes en el exterior del edificio y las calles adyacentes, con lanzamientos de piedras y ladrillos a las patrullas y cruce de contenedores. La Ertzaintza realizó varias cargas en las que ha arrestado a las siete personas citadas por desórdenes públicos. Todos los accesos al barrio de Rekalde quedaron cerrados al tráfico por lo que varias líneas de Bilbobus, los autobuses urbanos de la capital vizcañina, se han visto obligadas a modificar su recorrido.

"Actitud violenta"

Portavoces de Kukutza han asegurado que la actitud de la policía ha sido "muy violenta cargando contra los vecinos de Rekalde y dando palizas". Aunque la orden judicial instaba a la Ertzaintza a ofrecer auxilio en el derribo del edificio, la juez de otro juzgado bilbaíno ha aceptado la petición de la Asociación de Vecinos de Rekalde, de forma que se paraliza cautelarmente la licencia de derribo. En cualquier caso, la Ertzaintza mantendrá vigilado el gaztetxe para evitar que vuelva a ser ocupado.

La titular del Juzgado número 5 de lo Contencioso de Bilbao ha decidido suspender provisionalmente la orden de derribo del edificio "para poder escuchar a las partes", a las que ha citado mañana. De esa forma escuchará los testimonios de los vecinos del barrio, al propietario del solar y al Ayuntamiento de Bilbao.

La asociación de vecinos de Rekalde, Errekaldeberriz Auzo Elkartea, había pedido "la medida cautelar de suspensión de derribo, en base a la impugnación de la licencia de obras" en ese solar, según fuentes judiciales. Tras la declaración de las partes, la juez decidirá el viernes si finalmente se derriba el antiguo edificio industrial.

Otras noticias

Imagen del 'gaztetxe' (local juvenil) Kukutza, ubicado en el barrio bilbaíno de Rekalde, durante el desalojo llevado a cabo hoy por la Ertzaintza con numerosos incidentes y cargas policiales. / LUIS TEJIDO / EFE

Dos agentes de la Ertzaintza conducen a dos de las 23 personas que ocupaban el 'gaztetxe' (local juvenil) Kukutza, ubicado en el barrio bilbaíno de Rekalde. / LUIS TEJIDO (EFE)

Últimas noticias

Ver todo el día

Muere a los 94 años P.D. James, la gran dama de la novela policiaca

La autora, creadora del detective poeta Adam Dalgliesh, publicó una veintena de libros

Un vídeo muestra cómo el policía disparó al niño de la pistola falsa

Las imágenes difundidas por la policía reflejan el suceso ocurrido el sábado en Cleveland

“Ha sido un debate de servicios mínimos”

Joaquín Prieto, periodista de Opinión de EL PAÍS, analiza el pleno sobre corrupción del Congreso

UGT y CC OO también se sienten atacados por Confebask

Las centrales denuncian que el documento hecho público por LAB cuestiona la libertad del sindicalismo sociopolítico

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana