Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La lucha contra la contaminación

Nula respuesta de los madrileños a la petición de que usen el transporte público

El tráfico en la M-30 mantiene los niveles habituales y en el centro cae ligerísimamente.- Ecologistas recuerda a Gallardón que esta medida "no basta".- El alcalde subraya que "se está muy lejos de los niveles de alerta"

Tráfico esta mañana en Madrid, con los luminosos de la M-30 en los que se pide que se use el transporte público. ÁLVARO GARCÍA

El Ayuntamiento de Madrid recomienda desde ayer por la tarde a los ciudadanos que dejen su coche aparcado en casa, en la medida de lo posible, para frenar la boina negra que tienen sobre sus cabezas. El anticiclón que afecta a la Península desde hace unos días impide que se disperse la polución. Como se espera que se mantenga hasta el viernes una situación meteorológica que en invierno no es común desde hace años, el consistorio informa en los paneles de la M-30 (que utilizan 180.000 conductores al día) de una "previsión de alta contaminación" y pide a los ciudadanos que usen el "transporte público". Sin embargo, los madrileños han hecho caso omiso a este llamamiento y esta mañana han cogido sus vehículos tanto como cualquier otro día laborable. La calidad del aire se mantiene en los mismos niveles de ayer a la misma hora.

Tanto la Dirección General de Tráfico (DGT) como el propio Ayuntamiento de Madrid han confirmado EL PAÍS que los niveles de tráfico esta mañana en la capital son los mismos que ayer, por lo que los ciudadanos de momento no responden a la petición de ayuntamiento, que se mantiene hoy en los luminosos de la M-30. Desde la DGT, organismo del que dependen las entradas a Madrid y la M-40, una portavoz ha indicado que no han apreciado ninguna bajada de los niveles circulatorios y que han sido "los de un día normal". "El volumen de vehículos ha sido como el de cualquier otro día".

Gallardón: "Hace cinco años no se habría hecho"

En cuanto al tráfico en la capital, un portavoz municipal de Tráfico ha informado de que la influencia del llamamiento del consistorio es "casi inapreciable" en el tráfico. En la Calle 30, no ha habido ninguna variación respecto ayer, "el 0%", ha precisado, a lo largo de la hora punta, que va desde las siete a las diez de la mañana. Ya en la zona centro, en el interior de esta vía de circunvalación, sí que ha caído, pero ligeramente. "La variación ha sido del 0,23%", ha detallado, también comparando con los niveles de ayer. Así las cosas, no se ha notado "prácticamente nada" el consejo de reducir el transporte privado, por lo que desde el ayuntamiento recuerdan el llamamiento y apelan a los ciudadanos, ya que con la polución, como ocurre por ejemplo con el reciclaje, la respuesta, entre otras medidas, pasa por más concienciación ciudadana. El mismo portavoz añade que los luminosos de la M-30 se mantendrán "hasta nueva orden". Preguntado por la influencia que haya podido tener en el uso del transporte público, el Consorcio Regional de Transportes ha señalado que no ofrece datos en el día porque son muchas las variables que se deben analizar.

Sobre esta medida nada habitual ha hablado esta mañana el alcalde, Alberto Ruiz Gallardón, que ha reconocido que "ahora hay una mayor preocupación" por estos asuntos y que "hace cinco años" se consideraba "normal" la contaminación de hoy, por lo que entonces no se habrían emitido el mensaje en la M-30, informa Víctor López. Actualmente, los ayuntamientos han puesto el nivel de exigencia "extraordinariamente alto", ha añadido el alcalde, que ha querido enviar un mensaje de tranquilidad a la población, a la que ha dicho que se está "muy lejos de los niveles de alerta". De momento, los niveles no han excedido hoy tampoco de los máximos a partir de los cuales el ayuntamiento está obligado a alertar a la población y a tomar otras medidas adicionales. Según el alcalde, si se ha pedido el uso del metro y el autobús es precisamente "para evitar llegar a un nivel que obligaría a tomar medidas drásticas". Tras la firma de un acuerdo con Seat y Volkswagen para el fomento del vehículo eléctrico, el alcalde ha repasado los esfuerzos municipales en materia de reducción de gases contaminantes -como sustituir parte de la flota municipal de autobuses por híbridos, de biodiésel y de gas natural comprimido-, y que ha anunciado la instalación de "cien puntos más" de recarga de coches eléctricos en los próximos tres meses.

La respuesta de Ecologistas en Acción ha llegado en forma de nuevas críticas al ayuntamiento, al que recuerdan que "no basta" con consejos y peticiones. A su juicio, el Ayuntamiento de Madrid está haciendo "una grave dejación de su obligación de garantizar que los madrileños podamos respirar aire saludable". Ante este "periodo de contaminación", que califican de "grave", la ONG afirma en una nota que "toda su actuación se limita a recomendar el uso del transporte público", algo a todas luces "resulta inoperante como prueban tanto "los atascos habituales que se ha producido hoy", como "los altos niveles de contaminación que siguen marcando las estaciones de medición".

En una nota de prensa, Ecologistas en Acción reitera su intención de denunciar al alcalde y a la delegada de Medio Ambiente, Ana Botella, por esta situación. La organización recuerda al consistorio que "la administración responsable sobre la calidad del aire, en este caso el Ayuntamiento de Madrid, tiene la obligación de poner en marcha tanto Planes de Calidad del Aire a medio plazo para resolver problemas estructurales" y otros "a corto plazo" para reducir los niveles de contaminación "a índices tolerables en el caso de periodos de alta contaminación como el actual". "Nada de esto está haciendo el Ayuntamiento de Madrid", critica Ecologistas. A su juicio, la medida más "audaz" tomada por Gallardón "hasta la fecha" ha sido recomendar en unos paneles luminosos que se use el transporte público, algo que "ha sido irrelevante en cuanto al cambio de comportamiento de los conductores". Entre tanto, los problemas de salud pública "se siguen produciendo", añade el comunicado, que precisa que "los estudios demuestran que hay un fuerte incremento de ingresos hospitalarios durante los episodios de contaminación como el actual".