Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Vogue' pierde a la sucesora natural de Anna Wintour

Carine Roitfeld, directora de la edición francesa, anuncia su salida de la revista

Carine Roitfeld abandona Vogue Francia. La salida de la directora ha dejado al mundo de la prensa de la moda con la boca abierta ya que su nombre era el que sonaba para ocupar el puesto de la mítica y temida Anna Wintour, la famosísima directora del Vogue estadounidense, la que inspiró al película El diablo se viste de Prada.

Antes de que comenzara a especularse con las razones de su marcha, Vogue se ha apresurado a dar una versión oficial, confirmando la salida de la directora, que abandonará su puesto en las próximas semanas, y anunciando que se acercan nuevos tiempos para la publicación.

"Carine ha marcado la historia de Vogue París gracias a su increíble talento como estilista y directora", ha escrito Jonathan Newhouse, presidente de Condé Nast International, la casa editora de la revista, en un comunicado. "Vamos a echarla de menos. Es imposible resumir su poderosa contribución a Vogue, la moda y la edición de revistas".

Roitfeld también ha querido despedirse: "He pasado diez años fantásticos y he hecho todo lo que quería hacer. Es un buen momento para embarcarme en algo más". El tiempo dirá cuál es la verdadera razón de su marcha.

La hasta ahora directora, que antes fue modelo y estilista, se unió al equipo de la revista en 2001, contratada por el propio Newhouse para dirigir la edición de Francia.

En 2008, Condé Nast tuvo que salir al paso de los fuertes rumores que aseguraban que la francesa estaba a punto de quedarse con el puesto de Anna Wintour, como directora de la edición estadounidense, donde trabajó como estilista a finales de los noventa.

A pesar de que la editorial negó la noticia, desde ese momento Roitfeld, de 56 años, se convirtió en la sucesora natural de Wintour. "A lo más que puedo aspirar es a hacer el Vogue estadounidense, porque es inmenso", admitió en 2007 la directora de Vogue Francia a The Observer. ¿Será que Wintour ha movido sus hilos?