Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mayoría de los españoles pide reformar una Constitución que no conocen

El barómetro del CIS asegura que un 47,1% no está satisfecho con el funcionamiento de la democracia y un 66,7% con el del Parlamento.- Ejército y Monarquía, únicas instituciones que aprueban

Los españoles están muy orgullosos del proceso de transición política que llevó al país de la dictadura a la democracia. Sin embargo, las instituciones que emanaron de aquél proceso son desconocidas y poco apreciadas. El barómetro de noviembre del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) revela que un 57,5% de los españoles conoce muy poco o casi nada el texto de la Constitución de 1978 y, aunque estén bastante o muy satisfechos con el texto, un 54,1% considera que habría que modificarla, frente a un 24,7% que aboga por dejarlo tal y como está.

El estudio, realizado entre el 3 y el 11 de noviembre de este año, refleja que los españoles consideran bueno el armazón del sistema nacido de la Constitución pero desconocen o critican las distintas instituciones que lo garantizan. Así, un 50,7% está satisfecho con la forma en que funciona la democracia en España, frente a un 47,1% que no lo está.

Sin embargo, solo las Fuerzas Armadas (5,71) y la Monarquía (5,36) obtienen el aprobado de los encuestados, si bien esta última es la que más división de opiniones suscita. Cierran la tabla los partidos políticos (2,88), el Gobierno (3,52) y la Iglesia Católica (3,68). El resto de instituciones logra una nota superior al cuatro.

Los ciudadanos se muestran especialmente contrariados con su capacidad de maniobra ante los abusos que detectan en el Gobierno y demás instituciones democráticas. Así, los encuestados creen que son los medios de comunicación, seguidos del Tribunal Constitucional, quienes tienen mayor capacidad para controlar un posible abuso de poder del Ejecutivo. En último lugar se sitúan a sí mismos.

Del barómetro se desprende, además, que los españoles confían poco o nada en las gestiones que puede desarrollar el Defensor del Pueblo: un 46% considera a la institución poco o nada útil. En cualquier caso, un 39.3% no conoce las funciones que desempeña y un 48,1% dice tener "alguna idea al respecto".

Sin confianza en las Cortes

El Congreso y el Senado no salen tampoco bien parados del barómetro de noviembre del CIS. Apenas un 2,6% cree que la institución donde recae la representatividad de los españoles es la más poderosa de España. Un 4,7% considera que es la segunda y un 6,7% la tercera. En esta lista, la banca, el Gobierno y las grandes empresas copan los primeros puestos.

Y es que, según los encuestados, en el Congreso y en el Senado se presta demasiada atención a problemas de poca importancia.

En resumen: un 66,7% está poco o nada satisfecho con el funcionamiento del Parlamento.