HISTORIAS DE LOS LECTORES… SI YO TE CONTARA

Aunque precaria, agradecida

Las condiciones de las becas son muy malas, pero al menos nos dejan tener un primer contacto con ese gran desconocido para la juventud de hoy que es el trabajo

IRANTZU ORTS 7 OCT 2010 - 11:12 CET

Archivado en:

PRECARIA. Así es como la tercera becaria que estuvo con mi jefa (yo soy ya la quinta) bautizó nuestro puesto. Sí, está claro que trabajar 39 horas semanales por 800 euros al mes (y siendo el inglés absolutamente necesario) está muy cerca de la precariedad. Pero yo no quiero hablar de esa faceta.... Si queremos ver el vaso medio vacío tenemos de sobra para hundirnos como el Titanic, pero a quién le interese: aquí va la otra cara de las becas.

Acabé la universidad y salí sin tener ni idea de nada... esa educación tan teórica de la universidad española está todavía por cambiar, y mientras encontré "mi beca" sabiendo más de medicina (gracias a Anatomía de Grey o House) que de redactar un acta de un consejo de administración. No sabía y nadie quería cogerme, aunque fuera de pasante (= sin pagarme un duro) porque "perdemos el tiempo enseñándote", no les compensaba. Hasta que al final la encontré... y allí me fui.

"Que sepas que no os podéis quedar aquí, cuando acabe el año os vais y viene el siguiente becario". Fue lo primero que mi actual jefa dijo cuando me senté para hacer la entrevista. Empecé como empezamos todos, con la cabeza gacha porque era la becaria de turno, el segundo día tuve una videoconferencia con 10 personas al otro lado de la pantalla, el primer informe que escribí, la primera metida de pata (¡y menuda fue!), pero... ¿por qué no decirlo? También sentí por primera vez que era capaz de contribuir al trabajo de un gran equipo, la primera vez que fui consciente de hasta dónde podría llegar, la primera vez que me fui a casa dando saltos de alegría por todo lo que había hecho.

La gente dirá que yo he tenido suerte porque he encontrado una beca con gente dispuesta a enseñarme, con paciencia para explicarme incluso qué es un préstamo sindicado (que lo sabe hasta el que no trabaja en una caja), y una jefa que ha sabido formarme y dejarme hacer para que ahora sea yo la que cada vez me creo más lo que algún día podré llegar a hacer.

A todas las personas y entidades que, aunque sea como "precarios", nos dejan tener un primer contacto con ese gran desconocido para la juventud de hoy que es el trabajo, que nos dan la oportunidad de disfrutar y seguir aprendiendo con lo que nos gusta, y que ante todo, nos dan motivos y fuerza para seguir luchando en estos tiempos tan revueltos. A todas y cada una de ellas: ¡gracias por darnos esta oportunidad!

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Guía para seguir las elecciones primarias

Carlos E. Cué / A. REBOSSIO Buenos Aires

¿Por qué son tan importantes? ¿Qué fuerzas compiten? ¿Quiénes son los candidatos? Todo sobre los comicios de este domingo

Los inversores, escépticos ante el cambio político en Argentina

Alejandro Rebossio Buenos Aires

La ilusión de los mercados por que en diciembre asuma el poder un jefe de Estado que los favorezca ha ido desvaneciéndose

Ingresos y gastos de los Presupuestos de 2016

El País Madrid

Origen de los ingresos y destino de los gastos del Estado

EL PAÍS RECOMIENDA

Paseo por Nueva York con el autor de su icono más popular

El diseñador Milton Glaser cita algunos de sus lugares fetiche en la ciudad

El viaje de Don Quijote.4 | Los académicos de Argamasilla

La cárcel de Medrano es una cueva a la que Cervantes podría volver

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana