Susan Sarandon: "Nunca pensé que me separaría de Tim Robbins"

La actriz habla por primera vez de su separación con el director, con quien compartió 22 años

EL PAÍS Madrid 4 OCT 2010 - 18:05 CET

"La gente me paraba en las calles y me decía que se habían puesto a llorar cuando se enteraron de mi separación. Pero para mí era más triste aun. Nunca pensé que eso sucedería". Con esa sinceridad se refiere Susan Sarandon por primera vez al quiebre de su relación con Tim Robbins, el año pasado. Y es que muchos, incluso ella, apostaban por la estabilidad de una de las parejas más famosas de Hollywood.

A sus 63 años, la actriz habla de su larga relación con el actor y director 12 años menor que ella con el periódico británico The Daily Telegraph, en una entrevista en la que asegura que si no se casó con él en los 22 años que compartieron fue porque siempre le gustó la idea de elegir constantemente mantenerse al lado de la persona que amaba.

"Siempre pensé que si no te casabas, entonces nunca darías por sentada la relación. Ahora, no sé si después de veintitantos años eso seguía siendo verdad", confiesa.

Según ella, fue el propio cauce de la relación el que la llevó a su fin. "De vez en cuando traes a gente a tu vida por una razón específica. Quizás tienes una relación para tener hijos y te das cuenta que, después del punto en que los has formado, esta se ha completado". Los actores, de hecho, tienen dos hijos; Jack, de 21 años y Miles, de 18. Y nunca se casaron.

Misteriosa actualidad

A pesar de que fuertes rumores la relacionan actualmente con su nuevo socio en el bar SPiN, de Nueva York, Jonathan Bricklin, de 31 años, Sarandon está convencida de no querer referirse a ese tema. Sin embargo, acepta los comentarios: "Tienes que tener sentido del humor", dice al referirse a esas informaciones. "Hay mucha gente en mi vida en este momento".

Y, al parecer, la actriz, que se describe a sí misma como una "monógama en serie" ha sacado una conclusión en limpio de su último y sonado fracaso sentimental. "Tus relaciones con la gente o con tu trabajo tienen que ser organismos vivos y que crecen. No son algo que alcanza un punto y se conserva solo. Tienes que nutrirlas, mantenerte curioso y hambriento. Una vez que dejas de hacer eso, te satisfaces y te quedas pegado".

Otras noticias

Susan Sarandon con su mascota en una imagen de septiembre de 2010 / GTRES

Últimas noticias

Ver todo el día

Mercados populares de Madrid

De centros de abastos a espacios de moda abiertos al turismo

Jugarse la vida, ese maravilloso pasatiempo

Tirarse a seis mil metros en 'wingsuit', volar con una motos o un parapentes ¿es estar cerca de la muerte vivir más?

El seísmo en Nepal: ¿Tragedia anunciada?

La autora, que vivido y trabajado en el país, explica cómo todo el mundo presagiaba un nuevo temblor pero apenas se previno

EL PAÍS RECOMIENDA

Adulterio en el tubo de ensayo

Una sentencia británica muestra las grietas del control de la identidad en la reproducción asistida en España

¿Cómo invertir 100.000 euros en el sector inmobiliario?

Los expertos aconsejan viviendas de bancos y cajas, garajes y trasteros

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana