Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

"No habrá reforma laboral, por muy intensa que sea, que genere el empleo que necesitamos"

Toxo: "Hay quien pretende aprovechar la crisis para imponer cirugía de hierro y consumar un ajuste total".- CC OO y UGT piden cerrar un acuerdo sobre el mercado de trabajo antes de final de mayo

Bajo la sombra de la reforma laboral y de la crisis se han desarrollado esta mañana casi un centenar de manifestaciones en toda España con motivo del 1º de Mayo. Los sindicatos han querido dejar claro que el mercado de trabajo ni es la causa, ni su reforma puede ser la solución a la situación económica y laboral del país.

CC OO y UGT han aprovechado para lanzar una advertencia al Gobierno: "No sabemos qué significa un presupuesto restrictivo para 2011 (en referencia a los planes de austeridad del Ejecutivo). Si eso significa bajar laprotección por desempleo habrá unconflicto laboral de alcance", ha advertido Cándido Méndez, quien también advirtió de que "hay quien pretende aprovechar la crisis para imponer cirugía de hierro y consumar un ajuste total".

Ambos líderes sindicales se han mostrado a favor de que se llegue a un acuerdo sobre la reforma laboral antes de que acabe el mes. Sin embargo, han señalado que esa reforma no será la solución para atajar el paro: "No habrá empleo si no vuelve a fluir el crédito", ha afirmado el líder de Comisiones, Ignacio Fernández Toxo. Y ambos han coindicido en que "no habrá reforma laboral, por muy intensa que sea, que genere el empleo que necesita la sociedad española". Los sindicatos también han reclamado una reforma fiscal.

El secretario general de UGT reclamó, poco antes del inicio de la manifestación, un acuerdo "equilibrado" entre patronal, sindicatos y Gobierno sobre esa reforma laboral. A su lado, Ignacio Fernández Toxo, también se mostró convencido de que el acuerdo es "posible", ya que hay algunas medidas ya esbozadas "que podrían ponerse en marcha de forma inmediata a partir de un acuerdo". Este líder sindical también ha advertido de que la reforma será "papel mojado" si no vuelve a llegar el crédito a las pequeñas empresas y a las familias.

"Debemos llegar a un acuerdo que no menoscabe los derechos de los trabajadores y que sirva para transmitir confianza y para demostrar que sindicatos y patronal quieren remar juntos en la lucha contra la crisis", ha declarado Méndez, al tiempo que exigía "una reforma laboral buena, como la que pretendemos alcanzar, no es una alternativa a las necesarias políticas y compromisos de las adminisraciones públicas a través del gasto social e inversión productiva".

Los líderes de las dos principales centrales sindicales, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, han reclamado en sus respectivas intervenciones que el sistema financiero se ponga al servicio de la sociedad y colabore con la reactivación del crédito a la salida de la crisis, y han pedido que se pongan en el punto de mira a los movimientos especulativos.

"Durante este periodo (de crisis) han sido muchos los recursos y actuaciones dirigidas al fortalecimiento del sistema financiero español, por lo que, en esta fecha tan señalada del Primero de Mayo, exigimos que las instituciones financieras correspondan poniéndose al servicio de la sociedad española", reza el manifiesto del Día del Trabajo, que además se muestra a favor de un impuesto "sobre las transacciones financieras que colabore a la recuperación económica mundial, la creación del empleo y la consecución de objetivos de desarrollo".

Más parados, menos asistentes

En Madrid se han desarrollado en la jornada de hoy tres manifestaciones, la más masiva, la convocada por Comisiones Obreras y la Unión General de Trabajadores, que ha partido poco después del mediodía desde el paseo del Prado hacia Cibeles, ha discurrido por la calle Alcalá, y ha concluido en la Puerta del Sol. Las otras dos manifestaciones estaban convocadas por USO y CNT.

La afluencia de manifestantes en las calles de Madrid ha sido más baja que en años anteriores. Los organizadores han señalado que habían acudido a la convocatoria 60.000 personas. No obstante, tanto en el recorrido de la marcha, como en la Puerta del Sol, se podían ver amplias zonas poco concurridas o vacías. El Cuerpo Nacional de Policía ha cifrado la asistencia en 16.000 manifestantes.

Según el cómputo efectuado para la agencia Efe por la empresa Lynce, la manifestación de las centrales sindicales mayoritarias en la capital de España ha contado con 5.766 participantes. Lynce utiliza una tecnología de recuento persona a persona, frente al tradicional sistema de estimación de asistencia.

Para contar los participantes, la empresa ha realizado desde un zepelín 502 fotografías en alta resolución, así como en zonas elevadas del recorrido y a ras de suelo. Después ha compuesto dos imágenes generales de la marcha en dos momentos distintos. Y un programa informático ha asignado un número a cada uno de los participantes, con un margen de error del 3%. Con el mismo sistema se ha medido la marcha de Barcelona (1.683 asistentes).

Estas dos manifestaciones son la sexta y séptima que mide por encargo de la agencia. La primera fue la convocada en Madrid por varias asociaciones contra la reforma de la Ley del Aborto el 17 de octubre de 2009. Lynce computó 55.316 personas, que con un margen de error del 15% podrían elevarse hasta un máximo de 63.300.

El pasado 23 de febrero, en la manifestación convocada en Madrid por los sindicatos UGT y CCOO con el lema En defensa de las pensiones, no al retraso de la jubilación", contó 15.381 personas (hasta 17.000 aplicando un margen de error del 10%).

El 7 de marzo de 2010, se contabilizaron los asistentes a la manifestación convocada por diversos colectivos sociales contra la reforma de la ley del Aborto. Lynce contabilizó 9.726 asistentes, con un margen de error al alza del 10%. En aquella ocasión los organizadores hablaron de medio millón de asistentes.

Junto a los líderes sindicales, han asistido a la manifestación de Madrid dirigentes políticos como el coordiador general de Izquierda Unida, Cayo Lara, el diputado del mismo partido Gaspar Llamazares y el concejal socialista Pedro Zerolo.

Los manifestantes han portado numerosas pancartas con todo tipo de reivindiaciones y protestas, como la petición de una vivienda digna o la advertencia del elevado desempleo juvenil. También se han escuchado algunos gritos de "huelga, huelga". Entre los asistentes también se encontraban grupos de trabajadores de empresas con dificultades, como los empleados del Grupo Marsans, del que es copropietario el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán.