Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Decenas de miles de manifestantes colapsan el centro de Santiago

Amplio seguimiento de la huelga contra la política lingüística de Feijóo

Decenas de miles de personas se concentran en Santiago para protestar contra la polítíca linguística de la Xunta.
Decenas de miles de personas se concentran en Santiago para protestar contra la polítíca linguística de la Xunta. ANXO IGLESIAS

Decenas de miles de manifestantes han colapsado desde el mediodía el centro histórico de Santiago en una masiva protesta ciudadana contra las bases del decreto del gallego, que reduce la presencia de este idioma en las aulas y da a los padres voto para elegir la lengua en la que se imparten asignaturas troncales. La plaza del Obradoiro, con una capacidad aproximada de 25.000 personas, estaba completamente llena cuando todavía quedaban miles de manifestantes desfilando por la zona vieja de la ciudad hacia el epicentro de la protesta. La Policía Local de Santiago calcula que acudieron 30.000 personas al llamamiento.

A la marcha, que coincide con una huelga convocada en toda la enseñanza pública, han acudido cientos de profesores y estudiantes de toda Galicia. También hubo una nutrida representación política entre la que se encontraban los dos principales líderes de la oposición, el socialista Manuel Vázquez y el nacionalista Guillerme Vázquez (el único político en la cabecera de la manifestación), y destacados miembros del anterior Gobierno bipartito de la Xunta como el ex vicepresidente Anxo Quintana y la ex conselleira de Educación Laura Sánchez Piñón, autora del decreto sobre el uso de la lengua en las aulas que pretende derogar la Xunta de Núñez Feijóo. Profesores y alumnos leyeron en un escenario de la plaza las razones por las que se manifiestan contra la política lingüística de Feijóo : "Por el derecho a vivir en gallego", "porque no garantiza que los jóvenes terminen sus estudios dominando el idioma propio", "porque es una propuesta a espaldas de la realidad, sin ningún consenso y presentada con nocturnidad el día antes de nochevieja", "porque creará enfrentamientos entre los centros y traslada un problema a los profesores y a los padres".

Los organizadores, además, se sumaron a la iniciativa de un grupo de docentes y pidieron que la Consellería de Educación destine a Haití el dinero que les descuenten a los profesores por la huelga de hoy. El presidente de una de las organizaciones convocantes, A Mesa pola Normalización Lingüística, Carlos Callón, ironizó sobre la presencia de tantos manifestantes: "No sé qué hacéis aquí. Cuántos extremistas. Gente acomplejada. Ésas son las declaraciones insultantes de la Xunta de Galicia. El conselleiro de Educación dice que levantamos muros con el gallego, pero quienes los levantan son ellos. Nadie apoya este decreto. Está en contra de las instituciones culturales, del estatuto de autonomía y de las leyes europeas".

La huelga convocada en la enseñanza pública contra el borrador del decreto que impone un sistema trilingüe (de español, castellano y gallego) en las aulas ha tenido un seguimiento que la Consellería de Educación rebaja a menos del 50% de los docentes, mientras que los convocantes lo elevan a más del 90% de alumnos y profesores.

En institutos de las ciudades como el Santa Irene de Vigo apenas hay actividad. En el Rosalía de Castro de Santiago el paro es secundado por el 90% de los alumnos y el 50% de los profesores, un porcentaje similar al que se calcula en el Santo Tomé de Vigo. Fuera de las ciudades, también se constata un importante seguimiento. Por ejemplo, en Cangas do Morrazo, algunos colegios están completamente vacíos y en otros sólo acudieron la mitad de los profesores. En el colegio de primaria de Toén (Ourense) acudieron sólo 7 de los 67 alumnos, atendidos únicamente por la directora, de servicios mínimos, ya que la totalidad de los docentes no acudió a trabajar.

Las protestas trascienden además a los colegios e institutos. En la Universidade da Coruña se han celebrado a lo largo de la mañana concentraciones de alumnos y trabajadores. En declaraciones a Europa Press, el representante del personal universitario coruñés Xosé Manuel Portela reclamó la retirada del borrador de decreto porque, de aplicarse, los alumnos llegarían a la Universidad con una "limitación" en su dominio del gallego y "eso afectaría al devenir de la educación superior". En los centros concertados y privados, que no están llamados al paro, la jornada transcurre con normalidad, aunque algunos profesores han ideado su particular forma de protesta, como en el colegio Peleteiro de Santiago, donde los encargados de impartir gallego se tomaron el día libre. La protesta concluyó a las dos de la tarde sin incidentes destacados.