Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU urge a Rabat a resolver la situación de Haidar "cuanto antes"

Washington asegura que su "principal preocupación" es la salud de la activista saharaui.- Zapatero defiende que Haidar entró legalmente en España

El portavoz del Departamento de Estado de EE UU, Ian Kelly, ha afirmado que la secretaria de Estado, Hillary Clinton, conversó el jueves por el teléfono con el ministro de Exteriores marroquí para expresarle su preocupación por el estado de salud de la activista saharaui Aminetu Haidar tal y como adelantó EL PAÍS.

"Nuestra principal preocupación", ha dicho Kelly, "es la salud de la señora Haidar en una huelga de hambre desde hace mucho tiempo. Nuestra principal preocupación es que se pueda resolver esa situación. Este es un asunto bilateral entre Marruecos y España. El lunes, en la visita del ministro de Exteriores español, la secretaria volverá a expresar esa misma preocupación", ha añadido Kelly, quien considera que urge resolver esta situación "cuanto antes".

El ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos, Taib Fasi-Fihri, ha asegurado este viernes, tras reunirse con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que Rabat no cederá "al chantaje" de Haidar, a la que acusó de formar parte de una maniobra política, informa Efe. "No es una situación humanitaria, es una decisión política que fue adoptada en otro lugar para evitar las negociaciones. No podemos dar respuesta a un chantaje que vaya contra el interés nacional de Marruecos", ha indicado el jefe de la diplomacia de Rabat.

Polémica por la entrada

Mientras Haidar cumple su vigesimosexto día de huelga de hambre en el aeropuerto de Lanzarote, la batalla política en España se centra en cómo se gestionó la entrada de la activista saharaui en el país tras ser rechazada en Marruecos y en la necesidad, o no, de que intervenga el Rey para lograr su repatriación a El Aaiún.

El Partido Popular ha anunciado este viernes que el próximo miércoles preguntará en la sesión de control al Gobierno en el Congreso quién dio las instrucciones para aceptar la entrada de Haidar en España; una entrada que el principal partido de la oposición considera "ilegal" ya que la activista no portaba documentación ni pasaje de avión. El pasaporte de Aminetu Haidar fue confiscado por las autoridades aduaneras cuando la activista trataba de entrar en el país africano a través del aeropuerto del Aaiún, en el Sáhara Occidental.

Desde el Gobierno se niega la mayor. Durante su comparecencia tras el Consejo Europeo al que ha asistido, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha asegurado que la llegada de Haidar a España fue "conforme a la ley" puesto que posee un permiso de residencia concedido "por razones humanitarias" y con validez hasta el 21 de enero de 2010, según Asuntos Exteriores. Zapatero, además, ha asegurado que ninguna autoridad política española dio órdenes para permitir esta entrada porque para eso hay "autoridades administrativas que tienen encomendada esa misión".

Más explícita ha sido la vicepresidenta segunda del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, quien ha asegurado que la actual Ley de Extranjería en su artículo 66.3 obliga a todas las compañías aéreas a "hacerse cargo del extranjero que hubiese trasladado hasta la frontera (...) correspondiente del territorio español si se le hubiera denegado la entrada por deficiencias en la documentación necesaria para el cruce de las fronteras".

La abogada de Haidar, Inés Miranda, ha desmentido este viernes por la tarde la versión del Ejecutivo y ha asegurado que la entrada en España de la activista saharaui ha sido "contraria a derecho y que "el Gobierno fundamenta erróneamente los argumentos que está dando" sobre este caso. "Para entrar en el país según el artículo 5 de la Ley de Extranjería se establece la obligatoriedad de la voluntad del extranjero en entrar y el pasaporte y Aminetu Haidar no tenía ninguno de estos dos requisitos. Fue obligada a entrar en el país", ha añadido.

La letrada ha subrayado en respuesta a Zapatero que ha dicho que no había sido una decisión política, sino administrativa que el artículo 6 de la Ley de Extranjería sobre el permiso de residencia exime de la solicitud o del visado no así de "la obligatoriedad del pasapote". "El policía de frontera le dijo claramente -cuando no quería bajar del avión- que tenía orden de darle la bienvenida y obligarla a entrar a España". "Alguna superioridad habrá dado la orden", ha añadido la letrada de Haidar, quien ha asegurado que esto se aclararía cuando sea resuelta la denuncia de la activista que permanece desde hace 26 días en huelga de hambre, reclamando volver a su casa.

En relación a una posible intervención del Rey en el conflicto con Marruecos, Zapatero ha reiterado que "de momento" es el Ejecutivo quien tiene que realizar las gestiones y ha pedido "prudencia y responsabilidad" a la hora de solicitar su participación. "Hay muchos países que están haciendo gestiones y se lo agradecemos, entre ellos, Estados Unidos, que tiene una diplomacia muy sólida que sabe lo que tiene que hacer y con quién se tiene que comunicar", ha afirmado Zapatero, que ha querido agradecer así a Washington las gestiones realizadas para resolver la crisis.

De la Vega ha declarado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que el Ejecutivo no renuncia ni se resigna a no conseguir el objetivo de que la activista saharaui "vuelva a su tierra". "Trabajamos para que Haidar preserve su salud", ha dicho De la Vega, quien ha recalcado que "el Gobierno va a trabajar siempre para preservar su vida y su salud ante todo" y que, por tanto, no descarta "utilizar todas las medidas que la ley" ofrece para mantenerla con vida.

Por otra parte, el PSOE ha registrado la proposición no de ley que quiere someter a votación en el Congreso la próxima semana sobre el caso de Haidar, un texto que incluye una petición para que se redoblen las gestiones diplomáticas y para que se implique la ONU, así como una mención a la necesaria solución del contencioso del Sáhara por acuerdo entre las partes y respetando "el libre ejercicio del derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui".