Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La financiación irregular del PP valenciano

Camps anuncia menos impuestos frente a las subidas que impulsa Zapatero

El presidente valenciano arranca el curso político en las Cortes con un optimista discurso que elude cualquier mención a los problemas del PP

Francisco Camps, presidente de la Generalitat valenciana, ha arrancado su declaración sobre política general que abre el curso político en el Parlamento autonómico con un contundente "no vamos a subir los impuestos". El presidente valenciano si ha situado en el lado opuesto del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y ha anunciado una rebaja del 10% en la tasa autonómica del IRPF para los trabajadores autónomos con rentas inferiores a 24.000 euros y dos o más hijos a su cargo. Según Camps, la medida supondrá un ahorro de 16 millones de euros. Por contra, el presidente valenciano ha subrayado que el alza de dos puntos del IVA supondrá un coste de 840 millones de euros para los cinco millones de valencianos.

Camps ha anunciado un paralelo plan de austeridad para recortar el gasto público en 300 millones de euros. El plan prevé cinco medidas. Congelar por segundo año consecutivo los salarios de los altos cargos de la Administración de la Generalitat y congelar la plantilla de empleados públicos salvo para cubrir las necesidades de nuevas escuelas o nuevos centros de salud. El plan de austeridad contempla una reducción del 5% del gasto corriente de todos los departamentos de la Generalitat y del 35% en las transferencias corrientes, siempre que no afecten a partidas vinculadas a Educación, Sanidad o Bienestar Social. El plan de recorte también prevé una reordenación de la administración pública y una racionalización de las inversiones a través de un servicio centralizado de tesorería.

Un repaso triunfal de sus años de gestión al frente de la Generalitat ha dado paso al anuncio del "más ambicioso plan de infraestructuras jamás impulsado" en la Comunidad Valenciana que estima la inversión de 25.000 millones de euros enter 2010 y 2020 para diversos planes de mejora. Camps ha apuntado que "aunará administraciones y capital privado" para ejecutar el nuevo plan de infraestructuras.

Después de una hora y cuarto de intervención, Camps no ha hecho ninguna mención al caso Gürtel ni a la extrema tensión que se respira en el seno del PP desde que se difundió el informe elaborado por la Brigada para la Prevención del Blanqueo de Dinero.

Ricardo Costa, secretario general del PP, sí ha hecho saber a primera hora que el partido adoptará las medidas contundentes que exige Génova sin mayores precisiones. Todos los diputados del PP han aplaudido calurosamente a Camps cuando ha entrado en el hemiciclo. Ese calor ha contrastado con la frialdad con que Camps ha saludado a Ricardo Costa o el incómodo gesto de Vicente Rambla, vicepresidente primero del Consell y salpicado por el informe policial, quien ha hecho lo posible por evitar el abrazo de Costa y reducir el saludo a un apretón de manos. Gerardo Camps, vicepresidente segundo del Consell, no ha asistido a la declaración de Camps por problemas de salud.