Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diez policías heridos tras una batalla campal en las fiestas de Pozuelo de Alarcón

Una veintena de jóvenes, siete de ellos menores, fueron detenidos la pasada madrugada tras enfrentarse violentamente a la Policía.- Unas 200 personas intentaron asaltar la comisaría de la localidad madrileña

Pozuelo de Alalrcón

Una veintena de personas, entre ellas siete menores, fueron detenidas en la madrugada del sábado al domingo por la Policía Nacional tras enfrentamientos entre grupos de jóvenes y agentes de las Fuerzas de Seguridad en las fiestas de Pozuelo de Alarcón (Madrid). Los disturbios dejaron 10 agentes heridos y provocaron graves daños en el mobiliario urbano así como el incendio de un vehículo policial.

Según ha informado la Jefatura Superior de Policía de Madrid, hacia las 2.15 horas de esta madrugada los agentes del dispositivo especial de seguridad de Pozuelo, integrado por Policía Municipal y Policía Nacional, recibieron un aviso para la calle Camino de las Huertas. Allí, un joven que había sido agredido con una botella y presentaba heridas en la cabeza solicitó ayuda médica.

Los sanitarios lo trasladaron al Hospital Puerta de Hierro y los agentes se quedaron patrullando por la zona. Hacia las 3.00, cuando los botellones debían dispersarse, un grupo de chavales comenzó a tirar piedras y botellas contra los agentes y contra un vehículo policial.

A partir de ahí, según las fuentes, comenzó una batalla campal en Pozuelo que se prolongó tres horas y que obligó al retén policial a pedir refuerzos a Madrid. Los avisos por megafonía y con los lanzadestellos no evitaron que los agentes tuvieran que utilizar salvas al aire y pelotas de goma para dispersar a la masa.

Durante los disturbios, se destrozaron marquesinas de autobuses y señales de tráfico y se prendió fuego a un coche policial, además de a varios contenedores y papeleras. También resultaron dañados dos vehículos camuflados, una furgoneta de la Unidad de Intervención Policial y varios coches de la Policía Local.

Hacia las 4.30, unas 200 personas intentaron entrar en la comisaría de la localidad saltando el muro perimetral, aunque "gracias al dispositivo de seguridad de la comisaría y a la UIP no consiguieron hacerlo", han explicado las fuentes.

Al final, el saldo fue de 20 detenidos, siete de ellos menores, y diez policías heridos. Dos de ellos tienen lesiones graves, por lo que fueron trasladados al hospital. Hasta las 6.00 aproximadamente, la localidad no recuperó la calma.