Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno garantiza los fondos de clientes y acreedores de Caja Castilla La Mancha

El Ejecutivo aprueba un aval de hasta 9.000 millones de euros para garantizar la solvencia de la entidad.- El Banco de España nombra a tres administradores que se harán cargo de la entidad

Los vicepresidentes del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega y Pedro Solbes, en rueda de prensa tras la reunión extraordinaria del Gobierno en la que se ha aprobado la intervención del Banco de España en CCM
Los vicepresidentes del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega y Pedro Solbes, en rueda de prensa tras la reunión extraordinaria del Gobierno en la que se ha aprobado la intervención del Banco de España en CCM LUIS SEVILLANO

El Gobierno ha garantizado este domingo todos los ahorros y los fondos de clientes y acreedores de la Caja Castilla La Mancha, tras la intervención del Banco de España. El Ejecutivo ha aprobado un Decreto-Ley por que se sustituye el Consejo de Administración de la entidad por tres administradores nombrados por el Banco de España, al tiempo que se aprueba un aval por parte del Estado de hasta 9.000 millones de euros para inyectar liquidez a la Caja.

Tras el Consejo de Ministros extraordinario, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y el vicepresidente económico, Pedro Solbes, han asegurado que "los ahorros y el dinero están garantizados" tanto para "acreedores como depositantes".

"La Caja de Castilla-La Mancha es una entidad solvente y no hay ningún agujero financiero", ha asegurado Solbes, que ha insistido que se trata de "problemas de liquidez que solo pueden garantizarse por la inyección del Banco de España".

"Para garantizar la financiación de la Caja", ha continuado Solbes, "se autoriza un aval de la Administración General del Estado por un importe no superior a 9.000 millones de euros". El vicepresidente económico ha insistido en varias ocasiones durante su comparecencia pública que se trata "de financiación y no de capitalización", porque la "Caja tiene un patrocinio neto positivo, y no hay agujero un agujero financiero. No estamos inyectando capital público o nacionalizando (...) estamos inyectando liquidez".

El responsable de economía del Ejecutivo ha asegurado que las medidas tomadas tienen un carácter "más simbólico que económico", y que no es comparable con la intervención de Banesto en el año 93, ya que éste caso "representa solo el 1% del sistema financiero español".

Solbes ha asegurado que el aval de 9.000 millones de euros aprobado es "una cifra maximalista que esperamos no haya que utilizar". El vicepresidente del Gobierno ha asegurado que la cantidad inicial barajada por el Banco de España "es de entre dos y tres mil millones de euros". La aprobación de esta "cifra maximalista" busca dotar al Banco de España de "un mayor margen para no tener que acudir a otro Decreto-Ley".

"La Caja de Castilla -La Mancha va a seguir operando con absoluta normalidad.Tanto acreedores como depositantes tienen que estar tranquilos", ha insistido Solbes.

El responsable de economía del Ejecutivo ha querido transmitir un mensaje de tranquilidad sobre el sistema financiero español, que ha calificado "como uno de los más sólidos"."No hay ninguna otra entidad en estas circunstancias. Las cajas y los bancos son sólidos", ha insistido Solbes, quien ha matizado que "nadie es vulnerable a la falta de liquidez pero no es un problema a corto plazo".

Intervención tras el fracaso de la fusión

El vicepresidente económico ha insistido en que "la prioridad" en casos de problemas de liquidez de entidades financieras "es que se solucione en el ámbito privado. En el caso que nos ocupa ha habido hasta dos intentos que han fracasado".

La situación financiera de CCM había puesto encima la posibilidad de una fusión con otra entidad. La primera opción fue una fusión con Ibercaja, que fracasó. El intento de fusión entre Caja Castilla La Mancha y la andaluza Unicaja tuvo más posibilidades de éxito; de hecho, las dos cajas llegaron a un principio de acuerdo el pasado 2 de marzo para integrar ambas entidades. El Banco de España llegó incluso a avalar los créditos necesarios para esta operación.

Precisamente la negativa por parte de la Junta de Andalucía para asumir este plan de fusión obligó el sábado al Banco de España a llegar al acuerdo por el que se interviene la entidad.

Caja Castilla-La Mancha contaba con créditos concedidos por importe de 19.536 millones de euros a cierre de 2008 y con depósitos de clientes por valor de 17.265 millones de euros, que están garantizados por el Fondo de Garantía de Depósitos, hasta un límite de 100.000 euros por cliente. La entidad tiene alrededor de un millón de clientes y unas 500 sucursales, según datos de la propia CCM.

El beneficio consolidado de Caja Castilla La Mancha (CCM) en 2008 fue de 29,8 millones de euros , un 87,1% menos de los 231,8 millones que ganó el año anterior. Su situación financiera hizo que su propio presidente, Juan Pedro Hernández Moltó, anunciara que la entidad iba a acudir a la venta de activos puesta en marcha por el Gobierno.