Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nacimiento gigante en la Puerta del Sol

Aguirre estaba decidida a quitar el Niño hasta Nochebuena, pero está pegado a su madre

Medio millar de figuritas y un centenar de edificaciones a escala forman el Nacimiento gigante instalado por la Comunidad de Madrid en su sede de la Puerta del Sol, donde este año la figura de la Virgen María y la de Jesús aparecen juntas para disgusto de la presidenta, que ha recordado que el Niño no debe colocarse en Nochebuena. El Nacimiento, por primera vez transitable, puede visitarse todos los días -excepto el 1 de enero de 2009- desde hoy y hasta el próximo 7 de enero, en horario ininterrumpido de 10.00 a 21.00 y entrada por la calle de San Ricardo. Más de 250.000 personas lo han visto en los últimos tres años.

Esperanza Aguirre ha inaugurado hoy la composición navideña en la parte izquierda del patio central de la Real Casa de Correos. Este año es que es transitable y se incorporan cuatro reproducciones de La Adoración de los Reyes Magos pertenecientes al Museo del Prado. El Nacimiento, como es habitual desde 2005, lo han montado 50 voluntarios de entre cinco y 70 años, que han empleado unas 2.500 horas en elaborar una composición que tiene una superficie de 150 metros cuadrados y pesa más de dos toneladas y media. Este año se han renovado la mitad de las figuras, incluido el Misterio, según ha explicado el responsable de esta composición navideña, miembro de la Asociación de Belenistas, según el cual la Virgen está unida a Jesús por mera coincidencia, y no "a propósito".

Elaborado artesanalmente

La presidenta retiró el año pasado al Niño hasta Nochebuena. Una eventualidad que no ha pasado desapercibida para Aguirre, quien ha comentado durante su recorrido por el Belén que estaba "decidida" a quitar al Niño antes de percatarse de que estaba unido a la Virgen y ha insistido, sin embargo, en que deberían aparecer juntos a partir de Nochebuena. Hace dos años la presidenta observó también que en el Nacimiento faltaba la tradicional figurita de la lavandera, lo que dio lugar a un equívoco cuando alguien colocó una bandera de España alrededor del conjunto. En esta ocasión, no hay una sino tres mujeres lavando ropa en el río.

Además, se pueden contemplar escenas diarias de Nazaret y Belén, como talleres de carpintería, un huerto con tomates, pimientos o coliflores "reales", una frutería-pescadería, una panadería o una escena del desierto, con jaimas bereberes y toda una caravana de camellos de los Reyes Magos. Las piezas han sido realizadas artesanalmente con gran detalle, a mano, en barro cocido y policromadas una a una. Son obras del imaginero belenista José Luis Mayo Lebrija, asesor artístico de la Asociación. El conjunto ha sido realizado en madera, se han empleado 1.600 kilos de corcho, 160 metros cuadrados de musgo natural, 500 de arena de río, 30 de gravilla y 10.000 tornillos. La afluencia de público en las pasadas Navidades, convierte a este Belén en el más visitado de Madrid.