Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

"La actitud de la Iglesia va a abrir un debate en España", dice Zapatero

El presidente del Gobierno asegura, en una cena del Grupo Prisa, que "ETA se sabe terminada"

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, cree que una reacción que contemple la ruptura de los acuerdos con la Iglesia por la actitud de la jerarquía católica constituiría "un error". Sin embargo, el jefe del Ejecutivo está seguro de que la actitud de la cúpula episcopal va a abrir un debate social en España. "Una revisión" de los acuerdos con la Iglesia "no puede ser ahora fruto de una reacción", insistió el presidente del Gobierno.

Rodríguez Zapatero acudió anoche a una cena de PRISA en Vigo. La cúpula directiva del grupo que edita EL PAÍS estaba reunida con su presidente, Ignacio Polanco, y su consejero delegado, Juan Luis Cebrián, en la sede de Caixanova, cuyo presidente, Julio Fernández Gayoso, había invitado a los directivos del grupo que celebraban en esta ciudad su reunión anual.

En una conversación que sostuvo con los periodistas presentes tras la cena, el presidente del Gobierno aludió a los más diversos asuntos. Zapatero se refirió al proceso de paz que vivió este país hasta el penúltimo día de 2006. "ETA no tiene ningún plan", dijo. "ETA se sabe terminada. El único escenario que hay que contemplar es que la banda terrorista decida dejar las armas. Será una decisión unilateral, no cabe otra cosa", afirmó el presidente. Se mostró cauto Rodríguez Zapatero con respecto a los pronósticos electorales. "Vamos a ganar si hacemos bien la campaña, una campaña vital, con energía, que permita reencontrarnos con los sueños de la sociedad", señaló.

El presidente del Gobierno, que por la tarde había participado en un acto de precampaña en Ourense, dice vivir las críticas que recibe, por lo que hace y por lo que no hace, "como un demócrata", y como una consecuencia más de lo que representa el ejercicio democrático. Considera que en el ámbito político y democrático "hay trincheras muy profundas", y eso no es bueno. "No podemos establecer trincheras. Sobrellevo las críticas, las sobrellevo. Ni me callo ni me enfado. Ni me callo ni me enfado". La pregunta incluía su reacción personal ante los insultos recibidos, hasta ahora mismo, por su actitud en el proceso de paz para derrotar a ETA.

Le preguntaron los periodistas por los próximos debates electorales y sobre dónde éstos debieran producirse. El presidente cree, como su partido, que lo democrático es abrir los debates para todas las televisiones.

Zapatero concluyó su intervención rindiendo un homenaje a Jesús Polanco, presidente del Grupo PRISA, que falleció el pasado 21 de julio. "Ayudó, con su dignidad y con su trabajo, al desarrollo de este país, y guardo su recuerdo y su memoria de hombre digno", manifestó.