Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar acusa al PSOE de aplicar "viejas prácticas caciquiles" para "las compras de votos"

Llamazares tilda con las mismas palabras la promesa de Zapatero.- De la Vega justifica que la devolución no se haga ahora porque 'requiere medidas técnicas' que tardan entre tres y cuatro meses

El ex presidente del Gobierno, José María Aznar, ha acusado este lunes al PSOE de utilizar "viejas prácticas caciquiles" al recurrir a "las compras de votos en unas elecciones". Aznar se ha referido así a la promesa electoral del PSOE de devolver 400 euros a todos los ciudadanos (trabajadores y pesnionistas) que tributan por el IRPF, si logra ganar las elecciones del próximo 9 de marzo. El ex presidente ha censurado además que "los políticos que se proclaman de izquierdas" hayan "iniciado una cruzada" contra el principio de igualdad y hayan "triturado el principio de solidaridad".

El coordinador de IU, Gaspar Llamazares, ha usado la misma palabra, "caciquil", para definir la medida del PSOE. Es un "error" y demuestra, en su opinión, que no es verdad lo que dice el Gobierno y que "aquí pasa algo". "En absoluto es una propuesta de izquierdas, sino del campo de la derecha, que quiere menos Estado social e impuestos más injustos".

La crítica de Aznar no ha sido la única desde las filas populares. El número dos de la lista del PP al Congreso por Madrid, Manuel Pizarro, ha calificado hoy la medida de "regalito". Pizarro considera que es preferible que "no se quite previamente" ese dinero del bolsillo de los ciudadanos. La propueeconómica del PP es que las rentas inferiores a 16.000 euros no paguen IRPF. Por su parte, el secretario general del PP, Ángel Acebes, ha asegurado que se va a generalizar "una rebaja del 16% de media" para todos los contribuyentes. Ha explicado que será en función de la renta, "todo lo contrario a lo de los 400 euros". "La única propuesta llamativa (de los socialistas) es una ocurrencia", ha añadido.

El PSOE defiende su postura

Frente a todas las críticas, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, justificaba esta mañana, en un desayuno informativo, que el Ejecutivo no puede hacer efectiva en este momento la devolución de los 400 euros de IRPF. De la Vega ha argumentado que la decisión "requiere medidas técnicas" por parte del Ministerio de Economía y Haciendia. Eso, ha explicado, retrasaría la entrada en vigor hasta dentro de tres o cuatro meses. "Aunque lo aprobáramos hoy no entraría en vigor hasta mayo o junio".

La vicepresidenta ha definido la medida, que anunció ayer el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en un acto electoral, como "más que progresiva, hiperprogresiva" porque la devolución del IRPF se va a aplicar en la cuota que paga cada contribuyente y no sobre la base de los ingresos sobre los que se calcula el impuesto. "Lo que sería regresivo sería no pensar en los ciudadanos en este momento", no obstante la vicepresidenta confió en que la situación de las familias se aliviará en los próximos meses porque "el euríbor se va a estabilizar".

Desde la sede del PSOE en la calle Ferraz, el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales y coordinador del programa electoral del PSOE, Jesús Caldera, ha comparado la promesa electoral de su partido con la de los populares, asegurando que Pizarro se ahorraría de tributar 180.000 euros por sus ingresos de 2007 mientras que con la del PSOE sólo recibiría 400 euros "como cualquier otro ciudadano".

La propuesta cuenta con el apoyo del vicepresidente económico del Gobierno, Pedro Solbes. Asíl o ha asegurado Caldera, quien ha apuntado que el vicepresidente económico no sólo está al tanto sino que "comparte la medida y ha trabajado intensamente" en ella.

De la Vega ha negado que el PSOE haya entrado en una subasta de ofertas electorales con el PP. Pero ha criticado al líder popular, Mariano Rajoy, por prometer la creación de 2,5 millones de empleos y después de que el PSOE hablara de 2 millones. "Y tres huevos más", ha ironizado la vicepresidenta quien ha subrayado además que el Gobierno tiene la credibilidad de haber creado 3 millones de puestos de trabajo en esta legislatura mientras que el PP "no hizo una sola política social" en ocho años.

"Si entonces estábamos bien ahora estamos estupendísimamente bien", ha dicho De la Vega tras calificar la economía española de "saneada y sólida".