Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA REFORMA DEL ESTATUTO CATALÁN

El tripartito y CiU dan luz verde al Estatut tras un acuerdo sobre financiación y enseñanza pública

Ambas partes superan los dos temas que mantenían bloqueadas las negociaciones

El nuevo Estatut catalán será aprobado con toda probabilidad hoy tras los dos últimos acuerdos alcanzados a últimas horas de ayer entre el tripartito y CiU. Ambas partes cerraron un acuerdo sobre financiación y otro sobre la laicidad de la enseñanza pública, los dos temas que mantenían bloqueadas las negociaciones. Sin embargo, pese a la euforia vivida en la Cámara tras los acuerdos, todas las fuerzas políticas han reconocido que el proceso de tramitación en las Cortes será complicado.

El acuerdo que abría la llave al nuevo Estatuto llegaba hacia las nueve y media de la noche, después de tres horas de suspensión del pleno para retomar en los despachos las negociaciones entre los negociadores del tripartito (PSC, ERC e ICV-EUiA) y CiU.

Posteriormente, el pleno se ha reanudado en medio de los aplausos de los diputados los diputados y en un clima de euforia por el acuerdo logrado entre CiU, PSC, ERC e ICV-EUiA respecto a las cuestiones clave que bloqueaban el proceso de aprobación estatutaria. La diputados han vuelto a retomar el debate, hacia las 23.20, y votación de los títulos restantes, que son el de financiación, reforma estatutaria, disposiciones adicionales, transitorias y finales, y también el preámbulo. Está previsto que el pleno se alargue hasta altas horas de la madrugada.

El título de la financiación, el más espinoso, ha sido finalmente aprobado durante la madrugada con 120 votos a favor y sólo 15 en contra, los del PPC.

Un simbólico abrazo

El acuerdo ha quedado simbolizado en el abrazo que se han dado el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, con el jefe de la oposición, Artur Mas (CiU), y en una foto, con el pulgar en alto los dos, que se han hecho bajo un cuadro de Tapies que simboliza la resistencia de Cataluña al franquismo.

De esta forma, se despejan las dudas sobre la aprobación del nuevo Estatut en Cataluña, que, salvo sorpresas de última hora, se aprobará mañana en el Parlament con los votos de CiU, PSC, ERC e ICV-EUiA -que juntos suman 120 diputados sobre un total de 135-, pese al rechazo del PPC.

De esta forma, Maragal logra la principal meta de su mandato y Mas consigue afianzar su liderazgo en CiU, a la vez de que se asegura de que el tripartito agotará su legislatura y él dispondrá de tiempo suficiente para preparar las próximas elecciones.

Acuerdos de última hora

Han sido horas intensas en el Parlamento catalán para cerrar los flecos pendientes en la víspera de la votación del conjunto del texto estatutario. El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, ha reunido en su despacho a Artur Mas, Josep Lluís Carod-Rovira, Joan Saura y Josep Piqué. Maragall y Mas han mantenido conversaciones telefónicas durante la tarde en las que el líder de CiU habría transmitido al presidente los problemas existentes en la negociación.

Cerrada la financiación

En materia de financiación se ha llegado a un acuerdo al haberse aceptado los ejes básicos del sistema defendido por CiU en su último documento con variaciones terminológicas en torno a la capacidad normativa de la Generalitat en los tributos cedidos del Estado. Así, se establece que la Generalitat tendrá capacidad de intervención en la fijación de los tipos impositivos, las exenciones, reducciones y bonificaciones sobre la base imponible y las deducciones sobre la cuota. Inicialmente CiU reclamaba plena capacidad normativa sobre estos tributos.

También se sustituirá la polémica cuota de retorno por una "aportación" al Estado con dos vertientes, una a la solidaridad y otra para cubrir los gastos de los servicios del Estado en Catalunya. El establecimiento de la llamada cuota inicial es lo que ha causado mayores problemas en la negociación. Las discrepancias en torno a la financiación de los entes locales también se han salvado con una fórmula que da preeminencia al Parlament a la hora de fijar los criterios de distribución de los recursos que el Estado destina a los ayuntamientos y que se concretaría con una ley de finanzas locales.

Enseñanza pública laica

Tras lograr un acuerdo sobre la financiación, poco después quedaba solucionado el último escollo que mantenía bloqueada la negociación sobre el texto estatutario: la laicidad de la enseñanza pública, aprobada ayer en el pleno y que contaba con un serio rechazo de CiU, que alegaba que el modelo educativo que pretende plasmar el tripartito en el Estatut atenta contra la libertad de los padres a escoger escuela para sus hijos.

Finalmente, el acuerdo suscrito esta noche supone que en las escuelas públicas se podrá impartir formación religiosa, si bien se garantiza que la enseñanza en ellas será laica. Según indica el texto negociado entre el tripartito y CiU, "todas las personas tienen derecho a una educación de calidad y acceder a ella en condiciones de igualdad", por lo que "la Generalitat tiene que establecer un modelo educativo de interés público que garantice estos derechos". Entre esos derechos, figura la alusión al que tienen padres y madres para que sus hijos reciban formación religiosa. Por otro lado, según este acuerdo los centros privados podrán ser sostenidos con fondos públicos de acuerdo con aquello que determine la ley.

Se trata de un acuerdo que satisface a las dos partes, ya que junto al carácter laico de la enseñanza pública se establece la posibilidad de que se imparta la educación religiosa.

'7 de noviembre'

El abrazo simbólico entre Maragall y Mas lo ha sido fundamentalmente por el lugar: bajo el cuadro 7 de noviembre, pintado por Antoni Tapies en homenaje a las 300 personas que en ese día de 1971 se reunieron de manera clandestina en la iglesia de San Agustí Vell de Barcelona para constituir la Asamblea de Cataluña.

El cuadro, cedido al Parlament en marzo de este año, se exhibe en el Salón de los Pasos Perdidos del edificio y esta cargado de historia, puesto que recuerda la Asamblea de Cataluña y su espíritu unitario, concretado en la frase "libertad, amnistía y Estatut de autonomía".

Diferencias para explicar el acuerdo

Pese al acuerdo de financiación al que han llegado tripartito y CiU, nacionalistas y socialistas no coinciden a la hora de explicar el modelo. De hecho, el secretario general de CiU y líder de Unió Democrática, Josep Antoni Duran Lleida, celebra que el acuerdo permita recoger un sistema de financiación de "concierto económico", aunque teme los "recortes" que puedan producirse en el trámite de aprobación en las Cortes. En cambio, en el debate parlamentario sobre el título sexto, el portavoz del PSC, Miquel Iceta, ha recalcado que el sistema de financiación pactado "no es el concierto" económico y ha insistido en subrayar su "constitucionalidad", perfectamente encajable en una Constitución interpretada de forma "abierta y ambiciosa". Además, ha explicado que el modelo consagrado es "solidario" y "generalizable" a otras comunidades, fruto del acercamiento de las propuestas del tripartito y CiU.

Más información