Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA INVESTIGACIÓN SOBRE EL 11-M | La comparecencia de Aznar en el Congreso

Aznar insiste en acusar a la oposición y a los medios de "fabricar la mentira"

El ex presidente sostiene que los atentados tenían el objetivo de influir en las elecciones y que sus autores "no viven en montañas lejanas"

El ex presidente del Gobierno José María Aznar, que hoy comparece ante la comisión del 11-M, ha defendido con firmeza la gestión de su Gabinete antes y después de los atentados. Aznar ha insistido una y otra vez en que su Gobierno dijo siempre la verdad y que "mintieron otros". Así, ha situado en el PSOE y en medios de comunicación la responsabilidad de "fabricar la teoría" de que ocultó información. Ha sostenido que los datos con que contaba en esos días apuntaban a ETA -a día de hoy insiste en que se investigue la posible relación de la banda con los atentados- y ha concedido una clara intencionalidad política, la de "volcar las elecciones", a los autores intelectuales del atentado, que "no viven en desiertos remotos o montañas lejanas".

LA FRASE

Aznar: "Miente por la causa, que luego serás recompensado con un premio Ondas"

En una tensa comparecencia sin precedentes -es la primera vez que un ex presidente comparece en una comisión parlamentaria de investigación- Aznar, que aún sigue declarando, ha centrado su discurso en defender la gestión de su Gobierno -"hicimos, con tranquilidad de conciencia, lo que creímos que era mejor para los españoles"- y acusar a la oposición y a los medios de comunicación de "fabricar la mentira" en los días posteriores a los atentados. A la oposición, citando directamente al PSOE, Aznar ha vertido duras afirmaciones señalando su falta de respaldo al Ejecutivo y a las fuerzas de seguridad. "Yo estaba ocupado en saber la verdad para detener a los criminales, mientras otros estaban intentando ganar las elecciones", ha dicho Aznar.

Pero sus palabras más agresivas han ido fundamentalmente contra la Cadena SER, a la que se ha referido varias veces sin nombrarla. Aznar considera que en los medios afines a la oposición se "fabricó" la "teoría de ocultación de información del Gobierno", que a su juicio informó con una "transparencia sin precedentes" trasladando a la opinión pública "de forma inmediata" todas las informaciones procedentes de los servicios de seguridad, de los servicios secretos españoles y los de otros países. En resumen, entiende Aznar que tras los atentados se sentó un precedente: "Por primera vez, se exigió al Gobierno demostrar su inocencia frente a una acusación sectaria, antidemocrática y falsa. Y fue precedente organizado por aquellos que buscaban ventaja partidista y por los que aprovecharon la oportunidad de manipular los sentimientos de los ciudadanos en su provecho".

Autoría de los atentados

En cuanto a la autoría de los atentados, Aznar ha defendido que en un primer momento, no sólo su Gobierno, sino todo el mundo, creyó en la autoría de ETA, y que los investigadores que se ocupaban del atentado, los informes policiales que manejaba y los servicios secretos, tanto nacionales como extranjeros, así se lo comunicaban. Ha mencionado que otros líderes, como el lehendakari, a primera hora, y algún dirigente socialista, culparon a ETA del atentado antes de que él lo hiciera el 11-M a las 14.30 y que hasta la madrugada del sábado al domingo (día de las elecciones) la confirmación de que la línea de investigación islamista pasaba a suplantar a la inicial de ETA, tras haberse producido unas detenciones que, en un primer momento, no se sabía si constituían una "pista sólida". De hecho, ha declarado que fue personalmente, junto al entonces ministro del Interior Ángel Acebes, quien decidió abrir la segunda línea de investigación tras el hallazgo de la furgoneta de Alcalá de Henares pese a que "una cinta del comercial del Corán no tiene una significación especial" y que así se lo comunicó a los directores de periódicos en una llamada el mismo día 11 por la tarde.

Además, ha concedido a los atentados una clara intención, "no sólo causar víctimas, sino volcar las elecciones". "Los que eligieron atentar ese día, precisamente ese día, no creo que anden en desiertos remotos o montaña lejanas. Los atentados obedecían a una planificación estratégica que algunos aprovecharon al máximo". Es más, ha declarado claramente que "los terroristas tienen objetivos políticos, nadie en el mundo piensa que la elección del día del atentado fue casual". También cree que el 11 de marzo puede servir de precedente para el futuro, porque el atentado influyó en el resultado electoral: "Desde el 11 de marzo, todos los países democráticos están preocupados porque el terrorismo puede influir en los procesos electorales".

"Jornada de reflexión antidemocrática"

En todo caso, se ha cuidado mucho de cuestionar la legitimidad de los resultados electorales del 14-M. "Una cosa es la intención de los terroristas, y otra la suma de votos que se produjo después de los atentados", ha dicho Aznar. "Nadie ha cuestionado la legitimidad de las elecciones, sino que algunos organizaron un formidable acoso contra el Gobierno del PP" durante la jornada de reflexión. En este punto, ha acusado directamente al PSOE de organizar las manifestaciones frente a las sedes del PP en diversos puntos de España. Y ha lamentado que el portavoz del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, "en lugar de decir que lo que estaba ocurriendo ante las sedes del PP era inaceptable", no condenó dichos actos y los justificó porque el "Gobierno mentía". También se ha referido al hoy ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, que la misma mañana del 13-M "declaraba que los atentados eran consecuencia de la intervención militar en Irak".

"Mantengo, y no lo digo yo, lo dice todo el mundo, que esos actos del 13 de marzo tuvieron su influencia en el resultado electoral", ha proseguido. Por ello, ha exigido a los socialistas explicaciones sobre todo lo ocurrido ese día al mismo tiempo que les ha acusado de vetar comparecencias de personas "que saben de dónde venían las convocatorias y las llamadas a los teléfonos móviles". "Yo pido que se investigue, que se sepa toda la verdad", ha remachado.

Relación con ETA

Sin fundamentar en datos sólidos su afirmación, el ex presidente del Gobierno ha vuelto a insistir en que ETA podría estar detrás del 11-M, por lo que ha pedido "que se investigue la conexión", dudando que el actual Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero "siquiera quiera investigar", ya que busca "cualquier excusa para no hacerlo". "Sabíamos de la coincidencia en objetivos, en procedimiento y en el tiempo", ha dicho Aznar. "Hoy sabemos que había coincidencia en las caravanas de la muerte, que había contactos y conexiones en las cárceles, nombres y apellidos en poder de unos o de otros". Por ello, considera un "hecho incontestable" la relación entre terroristas islamistas y terroristas etarras.

Imprevisión y errores

El presidente ha reiterado a lo largo de toda su comparecencia que no hubo imprevisión por parte de su Gobierno respecto al terrorismo islamista. Ha recordado que antes de los atentados del 11-M ya había más de un centenar de terroristas islamistas encarcelados en España. A partir de ahí, ha dicho que "hablar de imprevisión del Gobierno es una temeridad y una gran irresponsabilidad". Se ha preguntado si el Gobierno de Felipe González "pudo evitar el atentado de Hipercor" -en el que ETA mató a 28 personas-, para zanjar que "se hizo todo lo posible por evitar todo atentado; unos se pueden evitar y otros no, y bien que lo siento". En cuanto a si cometió errores entre el 11 y el 14 de marzo, Aznar ha sido lacónico: "Tengo la conciencia de haber combatido el terrorismo con todas mis fuerzas y esa tranquilidad de conciencia la llevaré toda mi vida".

Sí ha admitido, en cambio, que pudieron producirse "fallos policiales en algún punto concreto de España, singularmente en Asturias", en alusión a la trama de venta de explosivos, pero ha querido dejar claro que no ha tenido conocimiento de ello hasta ahora, al hilo de las revelaciones periodísticas y que, en todo caso, son fallos que pueden producirse y que pueden ser "imputables a personas concretas, y no a todo el Cuerpo", en referencia a la Guardia Civil, porque imputar el error a "toda la Guardia Civil, sería una injusticia".

Gabinete de crisis

Sobre su decisión de no haber convocado ni el Pacto Antiterrorista ni el Gabinete de Crisis -éste último reunido con ocasión del 11-S, la toma del islote de Perejil o la catástrofe del Prestige, como le ha recordado el socialista Álvaro Cuesta-, Aznar se ha ratificado en su decisión y ha afirmado que ninguna de las dos medidas era pertinente en aquel momento. Además, ha señalado que Zapatero no le pidió en ningún momento la convocatoria del Pacto Antiterrorista y ha recordado que éste pacto nunca se ha reunido con objeto de un atentado. El ex presidente también ha señalado que dada "la campaña de manipulación", que según él estaba a punto de "arrancar", "dudo de que se hubiese acudido a la convocatoria", han sido sus palabras.

Sobre el Pacto Antiterrorista, Aznar también ha respondido a las acusaciones del socialista Cuesta, que ha denunciado deslealtades ocasionales del PP, instándole a hablar de "excesos en la lucha antiterrorista".

La referencia de Aznar al diario EL PAÍS

José María Aznar ha utilizado los nombres de varios medios de comunicación, entre ellos ELPAíS, para resaltar que en un primer momento la sensación generalizada fue la de culpar a ETA de la matanza antes de que el propio Gobierno lo hiciera. Aznar se ha referido en concreto a la edición que ELPAÍS sacó a la calle la tarde del 11 de marzo, en la que se atribuía la autoría a ETA, y ha asegurado que la llamada que efectuó al director del diario, Jesús Ceberio, no pudo influir en el titular de portada porque, según él, la comunicación telefónica fue posterior al cierre de las páginas.

En una tribuna publicada el día 27 de marzo, Jesús Ceberio explicó las circunstancias que rodearon a la publicación de la edición especial de aquel día. EL PAÍS, que había filmado su portada con el titular "Matanza terrorista en Madrid" finalmente lo modificó y tituló así: "Matanza de ETA en Madrid". En su tribuna, Ceberio cuenta que a las 12.59 del 11 de marzo recibió una llamada del entonces secretario de Estado de Comunicación, Alfredo Timmermans, quien le comunicó "que el Gobierno tenía la absoluta seguridad de que ETA era la autora del atentado y que así lo iba a anunciar en unos 10 minutos el ministro del Interior".

"A la luz de estos datos y ante la inminente comparecencia pública del ministro del Interior, comenté con el director adjunto la conveniencia de cambiar el título de primera página. En el sistema informático del diario figura una versión de las 13.02 con el nuevo titular que incorporaba la autoría de ETA. Tres minutos después entró una llamada de Aznar", continúa la explicación. Finalmente, la primera página fue filmada definitivamente a las 13.53 y los primeros ejemplares salieron a la calle a las 14.28.

Más información