Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bono renuncia a la medalla al mérito militar tras las fuertes críticas de IU y PP

El ministro explica por carta que ni él ni Zapatero tienen "los oídos tapados sino bien abiertos a la sociedad"

El ministro de Defensa, José Bono, ha renunciado hoy a la Gran Cruz al merito militar con distintivo blanco cinco días después de que el Consejo de Ministros se la concediera, según ha adelantado esta mañana la Cadena SER. Bono ha tomado esta decisión, que ha comunicado por escrito al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, debido a las duras críticas que suscitó esta iniciativa del Ejecutivo por parte de PP e IU.

En su escrito de renuncia, Bono explica que la concesión de la medalla es "un honor" que agradece "sinceramente". "Sin embargo, mucho más le agradezco la comprensión e inteligencia de haber aceptado esta mañana mi renuncia" a la condecoración, prosigue la misiva de Bono. "Cualquiera que sea la intención de las críticas recibidas, el presidente y el ministro de Defensa no tenemos los oídos tapados, sino bien abiertos a la sociedad", señala Bono en referencia a la polémica que ha suscitado la concesión de la condecoración.

El ministro, que tomó posesión de su cargo el pasado 19 de abril, añade que "la mejor medalla es el afecto de los españoles", al tiempo que subraya que "no va a renunciar al honor" de haber organizado el regreso de las tropas españolas. "Creemos que una rectificación a este asunto de tan limitada trascendencia contribuirá a poner de manifiesto lo que verdaderamente es importante, el repliegue de las tropas de Irak", concluye la carta del ministro. En rueda de prensa tras reunirse con el presidente sirio, Bachar el Asad, Zapatero ha vuelto a elogiar la "gran eficacia" de Bono en el regreso de las tropas y le ha reconocido su "gran sensibilidad" al rehusar este honor.

La exigencia de Rajoy

En los cinco días que han transcurrido desde que se conoció la noticia, han arreciado las críticas contra Bono, sobre todo por parte de PP y de IU. Ayer mismo, el secretario general del PP, Mariano Rajoy, le pidió que renunciara a la medalla por "pudor y vergüenza". Para Rajoy, "concederse a sí mismo una medalla" no es "serio" ni "respetuoso". El líder de IU, Gaspar Llamazares pidió una rectificación porque la medalla podía "empañar" el acierto que supuso la salida de España de la guerra. En defensa de Bono, Zapatero subrayó el lunes que en el ministro concurren "muchos" méritos para la condecoración y el propio aludido opinó que "el sentido común invita a que quien recibe una distinción no sea quien la juzgue".

También el presidente de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, entendió que era un honor "merecido" por la "pulcritud y la rapidez" del repliegue. La concesión de esta medalla, la más alta que se puede obtener sin participar en acciones de combate, se produjo en el último Consejo de Ministros y corrió a cargo de la Presidencia del Gobierno, aunque esta decisión no apareció incluida en la reseña informativa que el Gobierno facilita a los medios tras la reunión del Gabinete. La distinción, concedida "en atención a sus méritos y circunstancias", se conoció al ser publicada por el Boletín Oficial del Estado (BOE) el pasado sábado. Fuentes del Ejecutivo explicaron que se debió a la rápida ejecución de la orden de retirar las tropas de Irak.

En ese mismo Consejo de Ministros, y a propuesta del propio Bono, se condecoró a los tres generales encargados del repliegue -el general de División de Tierra Ricardo Martínez Isidoro y los de Brigada Enrique de Ayala y Marín y José Muñoz Muñoz-. En torno a la polémica, fuentes militares han calificado hoy de "inédita" la concesión, ya que habitualmente es el ministro de Defensa quien propone al Gobierno la concesión de las grandes cruces. Según dichas fuentes, sólo una interpretación amplia de la disposición adicional segunda del Real Decreto de 2003, que fija el Reglamento General de Recompensas Militares sobre procedimientos extraordinarios y ordinarios, ampararía la decisión del Consejo. Otros ministros de Defensa recibieron también una Gran Cruz, pero después de dejar el cargo.