Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:DESAYUNO CON... HOWARD GARDNER

"Nuestro sistema de aprendizaje está anticuado"

El hombre que entra por la puerta, pisando moqueta mullida, parece un profesor despistado aunque en realidad es uno de los intelectuales más influyentes de nuestra época. Desarrolla desde hace tres décadas una teoría que ha revolucionado la enseñanza. Howard Gardner (Pensilvania, EE UU, 1943) es el padre de las inteligencias múltiples. No se trata solo de dominar los libros o los números. También cuentan las aptitudes musicales, la capacidad de orientación y movimiento, la conexión con la naturaleza o la forma de relacionarse con el mundo, entre otras.

Es un señor de maneras muy suaves. Llega a la cita un poco tarde. Su avión a Madrid se ha retrasado. Pero se presenta con ganas de saber de todo. Escruta con sus pequeños ojos curiosos y su aire distraído. Se interesa por el Movimiento 15-M. Pregunta casi tanto como responde. Y lo hace de forma afable y pausada.

El psicólogo desarrolló la teoría de las inteligencias múltiples

El psicólogo y catedrático de Harvard quedó con EL PAÍS durante una reciente estancia en España, país en el que ha sido galardonado con el Príncipe de Asturias de las Ciencias Sociales 2011 y ha pronunciado su discurso como doctor honoris causa en la Universidad Camilo José Cela de Madrid, la institución número 27 que le otorga esta distinción.

Mientras su familia pasea por Madrid de turismo, Gardner se somete a su propio test de inteligencia con la copa de zumo de naranja en la mano, lo único que consume durante todo el encuentro en un salón reservado del hotel. La que tiene más desarrollada, asegura, es la musical. "Solía tocar el piano, siempre he escuchado música".

Se le dan bien los idiomas, la lógica y las matemáticas, pero no las relaciones interpersonales: "Estoy haciendo un esfuerzo para entender mejor a las personas".

Gardner, a la cabeza de un grupo de investigación en Harvard sobre el aprendizaje de niños y adultos, considera que, a grandes rasgos, el modelo educativo está anclado en el pasado: "Lo que hacemos ahora está anticuado tanto para el sistema como para los alumnos", señala. "Es del siglo XIX y XX, porque los profesores fueron educados a su vez de una forma antigua".

Aboga por un aprendizaje que dure toda la vida apoyado en dispositivos digitales. "Ahora se estudia hasta los 15 o 20 años, pero la realidad es que podemos seguir enseñando. Mi madre, que tiene 100 años, lo hace". Ella enseña a jugar al bridge, explica. Y se sorprende a sí mismo: "Nunca lo había pensado así, pero lo cierto es que siempre ha sido una gran profesora".

Gardner desarrolla también la empatía como aprendizaje: "Ayudamos a los más jóvenes para que comprendan que están conectados a otros seres humanos". La práctica, explica, supone dejar bebés al cuidado de niños de 9 o 10 años y darles responsabilidad. "Así entienden estas relaciones y aprenden a utilizarlas".

El último de los 25 libros que ha escrito Gardner reflexiona sobre la belleza, la bondad y la verdad. ¿Y la felicidad?, preguntamos: "Pienso mucho en ella, pero no me interesa solo que la gente sea feliz, que simplemente se sientan bien. Es mejor que aprendan algo, que ayuden a otros. La felicidad debe venir porque estamos mejorando, porque hacemos cosas productivas".

Hotel Palace. Madrid

- Dos desayunos continentales: café, té, zumos de naranja y bollería.

TOTAL: 70 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de noviembre de 2011

Más información