Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
ELECCIONES 2011 | La polémica

El voto expatriado se hunde un 65% tras la reforma electoral

Los españoles en el extranjero se quejan de la burocracia

La abstención de los españoles residentes en el extranjero, que comenzaron a votar ayer en unas 180 oficinas consulares, será elevada. Si en 2008 votaron 380.000 expatriados -un 31% del Censo de Españoles Residentes Ausentes (CERA)- para las generales del 20-N solo un 9% (136.400 de 1.482.750 censados) ha solicitado ejercer su derecho, un 65% menos.

La menguante cifra disminuirá aún más, aunque no se podrá cuantificar hasta el 23 de noviembre, cuando se dé a conocer el escrutinio general. Muchos de los censados no pueden votar porque no han recibido las papeletas y otros no lo harán por no haberlo solicitado expresamente, como exige la ley electoral para la modalidad de voto rogado, como se le conoce desde que fuera reformada en enero.

La Junta Electoral ha ampliado al 19 el plazo para votar en el extranjero

Galicia ha visto cómo de los 115.000 emigrantes que votaron en las generales de 2008, solo 35.000 han solicitado hacerlo este año. Juan Alberto Puentes, natural de Pontevedra pero residente en Alemania desde hace 43 años (tiene 65 ahora) opina que "han complicado tanto el procedimiento que dificultan la participación de quienes no son ágiles". Él votará, pero conoce a varias personas que han iniciado el trámite y no podrán completarlo, como cuenta en conversación telefónica, porque el plazo para enviar los votos al consulado de Hamburgo, a 160 kilómetros de su ciudad, expiró este martes 15 de noviembre y no han recibido las papeletas a tiempo. El retraso se explica en parte en que algunas candidaturas fueron recurridas al Tribunal Constitucional y esto retardó el envío de tarjetas.

El proceso para votar desde el extranjero, de varios pasos, se les ha atragantado a muchos casi al final. Primero recibieron una carta informativa de su Junta Electoral provincial. Luego tuvieron que contestar a las Juntas enviando un modelo de solicitud. Lo siguiente era que se les enviaran las papeletas desde España y, una vez recibidas, votar. Por primera vez, esto se podrá hacer en las oficinas consulares, donde se han habilitado urnas que disponibles en horario especial entre el 16 y el 19 de noviembre -la Junta Electoral Central (JEC) ha tenido que ampliar el plazo que cerraba el día 18.

El retraso en el envío de papeletas, como explica Joaquin Mostany, consultor financiero de 33 años residente en Estados Unidos, impedirá ejercer un derecho fundamental. El consulado que le corresponde, el de Chicago, cubre un área tan vasta que algunos tendrían que desplazarse dos horas en avión.

Según Puentes, hay afectados se plantean acudir a la justicia para impugnar las elecciones, pero como ha confirmado la JEC a este periódico, no hay precedentes de recursos ciudadanos y tienen pocas posibilidades de prosperar. Hasta ahora las reclamaciones han sido de partidos políticos disconformes con el recuento de votos.

35.600 electores esperan su papeleta por correo

El 5,3% de los electores que han solicitado el voto por correo, es decir, 35.594 votantes -de un total de 671.599-, no habían recibido ayer la documentación para ejercer su derecho, según Efe. A pesar de la solicitud del PP, la Junta Electoral Central ha decidido no alargar el plazo, que termina hoy.

La Junta Electoral Central asegura que todas esas solicitudes "se encuentran en alguna parte del proceso". Esto incluye un intento de entrega al peticionario de los dos intentos obligatorios que marca la legislación electoral.

Correos recuerda que las garantías que establece la ley implican "una compleja operativa logística y un tratamiento prioritario en unos plazos muy reducidos". En estas elecciones se ha retrasado la confección de papeletas electorales, porque el Tribunal Constitucional tuvo que resolver recursos de varias candidaturas, justifica.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de noviembre de 2011

Más información