Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El nuevo atractivo de Perpiñán

Artistas de "las dos Cataluñas" abren el Théâtre de l'Archipel, de Jean Nouvel

Desde que no hace falta cruzar la frontera para ver películas subidas de tono o comprar aspirinas francesas, los motivos para acercarse a la vecina Perpiñán quedaban reducidos básicamente a las ofertas en quesos y en ostras de las grandes superficies que rodean la ciudad. El panorama, sobre todo desde el puente que cruza el Basse, ha cambiado y ahora la capital histórica del Rosellón cuenta con un nuevo e impresionante equipamiento escénico, el Théâtre de l'Archipel, un centro de difusión y creación artística que anteayer abrió sus puertas. Ideado por los arquitectos Jean Nouvel y Brigitte Metra, el complejo responde a su nombre con un archipiélago de edificios heterogéneos e independientes, aunque conectados entre ellos, que funcionan como un microbarrio cultural.

Sergi López, Sol Picó y Carles Santos actuaron en la inauguración

Cada edificio tiene su propia identidad arquitectónica: su color, su función. Le Grenat, por ejemplo, es por fuera una enorme piedra preciosa, granate y brillante, y por dentro, la sala con más capacidad, 1.100 localidades; un cuadrilátero adyacente en el tono de los ladrillos de la zona y de la altura del Castellet, la antigua puerta de la ciudad, es la caja escénica; Le Carré, en acero, es una sala pequeña con gradas desmontables; Le Studio, con fachada de aluminio, es la sala de ensayos; otro cuadrilátero de exterior dorado, es el edificio administrativo, y uno forrado de carteles de espectáculos con forma de caja de zapatos es el taller de fabricación de decorados y vestuario. En total, 10.000 metros cuadrados de construcción que han tenido un coste de 44 millones de euros.

El Théâtre de l'Archipel forma parte del proyecto Escena Catalana Transfronterera, organizado por las ciudades de Perpiñán y Salt gracias a la ayuda financiera de la Unión Europea otorgada a principios de 2009. Con este proyecto, desarrollado durante estos tres años, se estrechan los lazos entre las dos Cataluñas a partir de una temporada común y la coproducción de espectáculos entre el Théâtre de l'Archipel y El Canal Centro de Artes Escénicas de Salt.

Lo de archipiélago vale también para englobar las diversas expresiones escénicas que el complejo tiene previsto acoger y difundir: teatro, danza y circo contemporáneos, grandes conciertos de música clásica y de cámara, así como música moderna, ópera y artes digitales.

Las nuevas creaciones articularán la actividad del Théâtre de l'Archipel, que arrancó el lunes con una inauguración por todo lo alto a la que asistieron Lluís Pasqual, director del Lliure; Ramon Simó, del festival Grec; Salvador Sunyer, de Temporada Alta, y Sergi Belbel, del Teatre Nacional de Catalunya (TNC), además de responsables de diversas áreas del TNC en apoyo de Domènec Reixach, exdirector del mismo y flamante director del Théâtre de l'Archipel. Reixach pronunció unas palabras de agradecimiento a las que siguieron las de admiración del ministro de Cultura y Comunicación de Francia, Frédéric Mitterrand, quien aseguró sentirse "frappé" por el equipamiento.

Y tras los parlamentos, el espectáculo inaugural, La cantate de l'Archipel, que también viene a ser como un archipiélago de expresiones artísticas. Creada por el compositor y director de orquesta Daniel Tosi y puesta en escena por Marion Guerrero con la colaboración de Ariel García Valdès, La cantate es un ensamblaje un tanto forzado de "islas" bajo una dramaturgia inspirada en el mito de Orfeo y Eurídice, una excusa para reunir en escena a artistas representativos de los dos lados de la frontera. Por uno, Le Collegium Vocale Perpignan Méditerranée y la orquesta Perpignan Méditerranée interpretando temas de Donizetti, Mozart y el propio Tosi; el cantante autóctono Cali interpretando a un Orfeo roquero, y la soprano de origen turco Burçu Uyar haciendo de Eurídice arqueóloga; por otro, Sergi López, metiendo bulla entre ambos con un personaje ambiguo pero simpático, y el dúo formado por Sol Picó y Carles Santos.

Una colección de "objetos"

Jean Nouvel se pasó el lunes haciendo de guía por las instalaciones del Archipel. Por la mañana recibió al consejero de Cultura de la Generalitat, Ferran Mascarell, y por la tarde repitió recorrido con varios grupos, entre ellos el de periodistas catalanes. Vestido de negro y con una senyera que asomaba por el bolsillo superior de la americana, Nouvel estuvo todo el rato acompañado por Brigitte Metra, la arquitecta que comparte la autoría del equipamiento. Describieron el Archipel como una colección de "objetos" que se inserta en el tejido urbano que lo rodea respondiendo a la diversidad de la ciudad. Preguntado acerca de si suele ir al teatro, Nouvel dijo que el poco tiempo libre de que dispone lo reparte entre la actividad cultural (teatro, literatura y cine) y la contemplativa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de octubre de 2011

Más información