Selecciona Edición
Iniciar sesión
Reportaje:

Próxima parada: Callao... en Buenos Aires

El suburbano porteño compra 24 viejos vagones de metro por 4,2 millones

El alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri, quiso asegurarse que había hecho una buena compra. El pasado viernes se acercó a las cocheras de Metro de Madrid e inspeccionó, como si fuera un entendido en la materia, los bajos de un vagón que estaba encaramado sobre un inmenso camión. En unos 40 días -travesía marítima incluida- tendrá ese convoy, junto a otros 23, en la ciudad argentina. Metro de Madrid se frota las manos con los 4,2 millones de euros que ha sacado por la venta de unos vagones carne de chatarrería tras 32 años de traqueteo.

"En Buenos Aires tienen trenes de 1912 funcionando", dice el director de Material Móvil de Metro de Madrid, Lino Calo. Visto así, puede que los viejos vagones madrileños luzcan modernos bajo los pies de la avenida Corrientes de la capital argentina, donde ya se les espera para reforzar la ampliación de la línea B. Hasta julio, los cuatro trenes formaban parte de las líneas 6 y 9 de Madrid.

De las cocheras de Sacedal (Mirasierra), los vagones abandonan la capital en camiones hasta Bilbao, donde embarcarán para cruzar el Atlántico. El jefe de proyectos de Transcoma, Adolfo Tomás Gracia, es el encargado de que no pase nada. Tras sus gafas de sol oscuras vigila que la grúa levante las 32 toneladas del vagón, que minutos después inspeccionará Macri, para posarlo como si fuera una pluma sobre el tráiler.

La operación, la primera venta de segunda mano de Metro, tiene multitud de observadores. Desde Argentina ha viajado Antonio Villalón, coordinador técnico del subte -como los porteños llaman al suburbano-, que espera que en marzo los trenes estén ya funcionando. Para ello aún queda adaptarlos a las vías de Buenos Aires y lavarles la cara para borrar cualquier rastro que delate su procedencia. Villalón razona que los trenes han salido más económicos que unos nuevos y que, además, están ya preparados para funcionar sin necesidad de esperar varios meses a su fabricación.

Cuenta además, siguiendo de reojo la delicada operación, que el metro se usa "allá mucho más que acá", tanto que a veces es "imposible subir". Sonarán aires de tango para unos trenes a los que recibirán los murales de Carlos Gardel, en la estación que lleva su nombre. Y habrá también espacio para el recuerdo en cada ida y cada vuelta en la parada de Callao, homónima de la madrileña.

Pero con cuatro millones en el bolsillo acá no hay espacio para la nostalgia y sí para la enhorabuena a los usuarios de las líneas 6 y 9 que al fin pierden de vista los viejos trenes con ventilación pero sin aire acondicionado. El viceconsejero de Transportes, Ignacio González Velayos, ya anuncia la próxima puesta a la venta de otros lotes. El dinero se invertirá en mantenimiento y para ayudar a la adquisición de nuevos trenes, aunque solo uno nuevo cuesta más que todo lo embolsado.

Con Macri convencido de su compra, los cuatro trenes con sus 24 vagones dejan ya de volar (como decía la publicidad) con el metro de Madrid para navegar hacia el subte de Buenos Aires. Mejor y más rentable destino que cualquier chatarrería.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de septiembre de 2011