Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuevo curso: más clases, menos profesores

Educación anuncia más salario para los docentes tras el recorte de interinos

Se acabaron las vacaciones estivales para los profesores, los sindicatos y la Consejería de Educación. Arranca el curso y llega con polémica. El titular es simple: los profesores de Secundaria, Formación Profesional y Bachillerato de la enseñanza pública tendrán dos horas lectivas más, es decir, tendrán que dar más clases. Pero eso supone un recorte de unos 3.000 docentes interinos (según los sindicatos) que ha calentado el regreso a las aulas. El cambio, que la Consejería anunció en plenas vacaciones de julio, ha acarreado una protesta unánime de todos los sindicatos, que amenazan con iniciar las clases con huelgas.

Las instrucciones de la Consejería de Educación, contestadas con reuniones y asambleas de protesta a lo largo del verano, incluían dos puntos calientes: las horas de clase y las tutorías. De un lado, los profesores de Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional pasan de 18 a 20 horas lectivas. ¿Qué significa eso? Según Educación, todo se queda más o menos como está. El cambio no supone "ni recortes ni despidos", como repitió ayer la consejera del ramo, Lucía Figar, que también descarta una merma en la calidad. Los sindicatos y los profesores (que llevan meses calentando las redes sociales) ven el asunto de otra manera. El aumento de horas lectivas deja en la calle, según estimaciones sindicales, a entre 3.000 y 3.200 profesores interinos, lo que significa ahorrarse entre 105 y 112 millones de euros en sueldos (a razón de 35.000 euros anuales por docente, sin computar los gastos sociales). La Consejería rebaja la reducción de ahorro a 80 millones "por ajustes" en los horarios, sin ofrecer una estimación de afectados. Educación destinará ese dinero, según un portavoz, a incrementar las retribuciones de los profesores, a programas de bilingüismo, nuevas escuelas infantiles o pizarras digitales. Educación no especificó qué cantidades destinará a cada uno.

¿Y qué pasa con la calidad de la educación? En opinión de, UGT, CC OO, ANPE y CSIF, los cuatro sindicatos de la mesa sectorial -el lugar en el que se negocian las condiciones laborales de los docentes con la Administración, entre otros asuntos-, la respuesta es que se va a resentir "y mucho".

Hasta ahora un profesor repartía sus 37,5 horas de jornada semanal, según estimaciones sindicales, en 18 horas lectivas, 10 horas complementarias -guardias, reuniones de departamento, organización del curso...- y el resto para corregir exámenes, preparar las clases o documentarse, entre otras tareas. Las horas de trabajo al cabo de la semana seguirán siendo las mismas.Sin embargo, "si el profesor tiene que estar más tiempo en el aula estará menos preparando esas clases", explica Francisco Melcón, responsable del sindicato ANPE en Madrid, segundo en representatividad por detrás de CC OO y por delante de CSIF y UGT. "Un profesor no solo está en el aula, también vigila a los estudiantes, se reúne con otros profesores para ver cómo avanza el curso, se forma para dar mejores lecciones. Eso es lo que se va a resentir", augura Melcón. El cambio afecta también a la impartición de asignaturas en las que se divide la clase en dos grupos, según UGT. "En las prácticas de laboratorio o en algunas de FP se separa el grupo en dos para poder atender a los estudiantes de forma más individualizada y eso, a partir de ahora, será imposible", explica el responsable del sindicato de Educación en Madrid, Eduardo Sabina, que también señala problemas en el programa estrella de la Comunidad de Madrid: el aprendizaje de inglés. "Las clases de conversación tampoco podrán dividirse en dos".

Las instrucciones incluían un apartado que enfureció a los directores de instituto en pleno verano y que la consejería acabó rectificando. Primero indicó que se debía sustituir la hora semanal de tutoría por clases de refuerzo de lengua y literatura, matemáticas o inglés. Después, cambió la orden para que cada centro pudiera elegir, aunque los institutos argumentaron entonces que con el recorte de interinos sería difícil mantener las tutorías.

Los cuatro sindicatos anuncian movilizaciones aún por cerrar contra las instrucciones de principio de curso, que CSIF ha recurrido ante la Consejería de Educación y UGT quiere llevar a los tribunales. Mañana hay prevista una asamblea de sindicatos, padres y profesores para cerrar el calendario de protestas, en el que se incluyen encierros, manifestaciones y una posible huelga el primer día de clase, el 14 de septiembre.

"No hay ninguna posibilidad de marcha atrás ni de rectificaciones en las instrucciones" de inicio de curso, aseguró ayer la consejera Figar, informa Efe. La consejera aseguró que la medida, "necesaria" en época de crisis, irá acompañada de un aumento salarial "significativo" que no precisó. "Ni los profesores ni los sindicatos vamos a cambiar calidad de enseñanza por dinero, la modificación supone retroceder 30 años en la enseñanza", responde Paco García, responsable de Educación en CC OO Madrid. En julio, Educación hizo una primera oferta a los sindicatos en la mesa sectorial que suponía 25 euros mensuales para los tutores, incrementar de 65 a unos 80 euros el complemento mensual de los jefes de departamento y una redistribución en los tramos de complementos de las TICS (Tecnologías de Información y Comunicación). A la espera de lo que se decida en asamblea y de que Figar ponga una nueva oferta encima de la mesa, los sindicatos parecían ayer firmes: "No es un problema de dinero, es de dignidad".

La consejera de Educación, Lucía Figar, en la fotografía junto a unas niñas, visitó ayer uno de los 21 nuevos centros públicos que la Comunidad de Madrid pondrá en marcha el curso que viene, en este caso el colegio Cortes de Cádiz, levantado en el PAU de Sanchinarro.

Claves del pulso

- A comienzos del verano, la Comunidad de Madrid anunció que las horas lectivas obligatorias por docente pasarán de 18 a 20.

- La mayor dedicación de los profesores con puestos fijos implicará la no renovación de entre 3.000 y 3.200 interinos, según los sindicatos.

- El ahorro estimado para las arcas públicas sería de unos 105-112 millones

de euros por curso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de agosto de 2011

Más información