Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP, con Baltar a la cabeza, arropa al cura condenado por estafar a una anciana

2.000 manifestantes encomian la "humanidad" del sacerdote Benigno Moure

El PP y la Diócesis de Ourense -con sus máximos representantes al frente- respaldaron ayer, en una concentración multitudinaria, al cura estafador Benigno Moure, condenado en sentencia firme a cinco años de cárcel por despojar a una anciana impedida de todo su patrimonio. Moure acabó transfiriendo el botín a la cuenta de la Fundación San Rosendo, que él mismo preside. En torno a 2.000 personas, según fuentes de la Policía Local -prácticamente todos empleados en los geriátricos del sacerdote (la fundación tiene 1.700 trabajadores en Galicia)- y gran número de ancianos de esos centros, llenaron por completo, con pancartas de loas al cura condenado por la justicia, la plaza Bispo Cesáreo, situada entre el Obispado y la sede de la Fundación San Rosendo, donde se encontraba el homenajeado.

Entre los representantes del PP, el portavoz del partido en Galicia, Antonio Rodríguez Miranda, el presidente de la Diputación, José Luis Baltar, el grupo municipal ourensano prácticamente al completo, numerosos alcaldes y concejales de la provincia y diputados autonómicos y nacionales. La Diócesis, encabezada por el vicario general, aportó a numerosos curas -la mayoría de edad avanzada- y numerarios del Opus Dei. Junto a ellos, y tras la pancarta que encomiaba la "humanidad" del condenado, los presidentes de la Confederación de Empresarios, de la Cámara de Comercio, de los constructores, de los aseguradores de la provincia y de la asociación de talleres de reparación de vehículos.A falta de Benigno Moure en el acto que pretendía reivindicarlo, los asistentes aclamaron a Baltar. "¡Viva nuestro presidente; estos son los votos!", le mostraba una manifestante. En ese momento, desde un estrado, el presidente de la federación de vecinos Limiar, vinculada también al PP, Manuel Carnero, proclamaba la "grandeza de corazón" del cura. "Un corazón tan grande, tan grande, que no le cabe en el pecho", glosó.

El resto de los oradores, presidentes de los colectivos que se adhirieron al acto, llenaron el espacio acústico con las cifras de presupuesto, empleos, centros asistenciales y creación de riqueza que promueve, según detallaron, el sacerdote desde la Fundación San Rosendo.

Baltar se sumó a los elogios. No desde el estrado, sino a pie de concentración y contestando a los informadores. El barón del PP explicó los motivos por los que cree que Moure no debe ingresar en prisión: "Es cierto que pudo haber cometido algún error, pero debe pesar más su larga trayectoria buena que la mala". A la pregunta de esta periodista sobre si consideraba que esa misma medida debería aplicarse a todo el mundo, el barón del PP se negó a responder. "¡A usted no le respondo. A usted no le respondo!", clamó enojado.

Los 2.000 concentrados acallaron las voces de media docena de contramanifestantes que gritaban desde el otro extremo de la plaza: "¡No robarás, no robarás!" o "No hay pan para tanto chorizo". Su escaso número no fue óbice para que algunos de los que homenajeaban al cura se les encararan tildándolos de "vagos" y haciéndoles cortes de manga.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de julio de 2011