Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LEGISLACIÓN | CiberP@ís

La neutralidad en la Red necesita un acuerdo mundial

Se celebra en Barcelona un congreso sobre la regulación de Internet

Si la Red no tiene fronteras, ¿cómo va a regirse por leyes nacionales? Es un argumento básico en el que ayer coincidieron los expertos que participan en el Congreso Internet, derecho y política, que se celebra hasta hoy en Barcelona. Christopher T. Marsden, autor de libros sobre la neutralidad en la Red -que garantiza la no discriminación en el tráfico de los datos que circulan por Internet-, abrió la cita con sus críticas sobre la escasa regulación de este ámbito, que apenas cuenta con leyes en Chile, Finlandia y Holanda.

Con él coincidieron otros ponentes, que reclamaron que este tema se aborde de forma global. "Internet tiene suficiente entidad para que exista un organismo internacional que se ocupe de la Red, tipo el FMI o la Organización Mundial de la Salud (OMS)", resumió Antoni Elías, catedrático de la Escuela de Ingeniería de Telecomunicación de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC).

También los usuarios y los creadores de contenidos, representados por la Asociación de Internautas y la editorial online Bubok respectivamente, solicitaron que se preserve la neutralidad en la Red. Su principal preocupación: evitar posibles abusos como el bloqueo de servicios (un ejemplo típico es Skype) que generan mucho tráfico de datos y necesitan por ello redes con mucha capacidad, pero no contribuyen a financiarlas.

El desembolso en infraestructuras corresponde ahora a los proveedores de acceso (operadores de telecomunicaciones), que reclaman que los productores de contenidos y servicios (Google, Facebook...) sufraguen parte de esa inversión, que de momento proviene solo de las cuotas que pagan los usuarios. La directora de RedTel, que reúne a los grandes proveedores de acceso en España (Telefónica, Vodafone, Orange y Ono) defendió que el modelo actual no es sostenible. "O dejamos de invertir o subimos los precios", señaló Maite Arcos como únicas alternativas a discriminar servicios por tarifas y negociar con los grandes de Internet que generan mucho tráfico. Dos medidas que eliminan la neutralidad en la Red y que, por tanto, rechazan sus defensores.

Otro aspecto del debate es a qué afecta la neutralidad de la Red. "Ahora la discusión está en el acceso, pero hay que pensar en otros puntos, como los buscadores, ¿hay que garantizar su neutralidad?", planteó Joan Barata, profesor de Derecho de la Comunicación de la Universidad Ramon Llull, indicando que es una discusión abierta en EE UU.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de julio de 2011