Selecciona Edición
Iniciar sesión

El récord de emisiones de CO2 en 2010 abona el calentamiento global

El año pasado registró una tendencia que incrementaría la temperatura media en cuatro grados - El modelo económico es insostenible, avisan los expertos

La Tierra será un lugar más cálido en las próximas décadas y los esfuerzos de la comunidad internacional para minimizar ese proceso de calentamiento ya rozan el fracaso. Así lo advirtió ayer la Agencia Internacional de la Energía (AIE) tras informar de que el año pasado el mundo registró un nuevo récord de emisiones de dióxido de carbono (CO2), según estimaciones del propio organismo. El aumento de este gas contaminante que contribuye al efecto invernadero compromete seriamente el objetivo de limitar el aumento de la temperatura media a unos dos grados centígrados, umbral a partir del cual se considera que el planeta puede desarrollar procesos irreversibles que implicarían una pérdida grave de biodiversidad y problemas por el aumento del nivel del agua de los océanos. "A menos que se tomen decisiones importantes muy pronto, será muy difícil", lamentó en un comunicado el doctor Fatih Birol, economista jefe de la AIE. Pero es difícil confiar en decisiones rápidas cuando el protocolo de Kioto está próximo a expirar en 2012 sin que haya visos de acuerdo para una siguiente fase.

Un incremento superior a los dos grados generará efectos irreversibles

La UE es el modelo a seguir pero los países clave son China, India y EE UU

Los modelos climáticos apuntan que el aumento de dos grados centígrados se sobrepasará a finales de este siglo aunque se lograra contener la emisión de CO2. Pero la tendencia marcada en 2010 dispararía ese incremento en cerca de cuatro grados el próximo siglo, según los modelos del Panel Intergubernamental de Cambio Climático. Un aumento de esta magnitud tendría consecuencias tan graves como imprevisibles. "Afectaría la vida de millones de personas, provocando migraciones masivas", precisó el Panel.

Las emisiones de CO2 alcanzaron las 30.600 toneladas métricas el año pasado (Tm); el 5% más que el anterior récord, registrado en 2008 (29.300 Tm). Ambos niveles se acercan al límite de las 32.000 Tm que las emisiones no deben sobrepasar desde 2020 para acotar el calentamiento global en unos dos grados, según la AIE.

Los datos certifican que el modelo económico es insostenible y los Gobiernos deben comprometerse a buscar soluciones. En 2009 las emisiones se redujeron por la crisis económica. Algunos expertos confiaban en que esa mejoría podría consolidarse pero la mayor emisión de gases por parte de los países en desarrollo, especialmente en el Asia meridional, han frustrado esa hipotesis.

"Los resultados obligan a replantear las cosas", señaló Javier Martín-Vide, catedrático de Geografía Física de la Universidad de Barcelona y experto en cambio climático. India y China, responsables de cerca del 30% de CO2 emitido, casi igual que EE UU y la UE juntos, se perfilan como países clave para cambiar la tendencia. "Pero tienen controles muy poco estrictos", señaló Martín-Vide. La UE, por su parte, se ha afianzado como pionera en contener las emisiones. "Aunque su peso global es pequeño y EE UU, segundo país que más gases emite, se está quedando atrás", advirtió el catedrático. La comisaria de Acción por el Clima de la UE, Connie Hedegaard, instó al resto de países a seguir el ejemplo de Bruselas. "¿Cuántas malas cifras más necesita el mundo?", se preguntó.

Pero el calentamiento se gestó durante décadas en los países desarrollados de Occidente, especialmente en Europa y EE UU. En 2010, los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) emitieron el 40 % del CO2 e influyeron en el 25% del incremento constatado ese año. Cada ciudadano de la OCDE genera unas 10 toneladas de CO2; mientras en China y la India esa cifra cae hasta 5,8 y 1,5 toneladas. "Se requiere el esfuerzo de todos", subrayó Martín-Vide. "Pero a estas alturas pocos creen que se logrará mitigar el cambio climático a menos de dos grados centígrados".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de mayo de 2011