Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Inmigración y xenofobia

Parece que los momentos de crisis económica y aumento del paro hacen crecer la xenofobia y se culpa al extranjero de acaparar puestos de trabajo que podría ocupar un nativo. Pero esos xenófobos olvidan que si hay inmigrantes en el país es porque en los años de crecimiento económico había que ocupar puestos de trabajo, poco cualificados y mal pagados en la mayoría de los casos, que los españoles no queríamos ocupar.

El inmigrante no va a un país donde las posibilidades de encontrar trabajo son nulas o muy bajas, va donde sabe que podrá trabajar, donde empresarios los contratan, unas veces legal y otras ilegalmente; va donde los Gobiernos dan facilidades al que viene de fuera. Ahora cuando la bonanza económica ya no existe, es más fácil atacar al débil, al que ayudó con su trabajo a que las cosas marcharan mejor.

Me pregunto si son los inmigrantes los culpables de ocupar puestos de trabajo o es que el cambio de circunstancias laborales nos hace olvidar lo que pensábamos hace unos años. Ahora que las cosas están mal, tal vez estaríamos dispuestos a trabajar a destajo; a hacerlo 12 horas diarias y sin cotizar en la Seguridad Social; a recoger fresas o aceitunas, a tirarnos meses en alta mar...

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de mayo de 2011