Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones municipales y autonómicas

Luciano Varela fue el más beligerante a favor de las concentraciones

La deliberación de los miembros de la Junta Electoral Central sobre la prohibición o autorización de las concentraciones de los indignados se centró, fundamentalmente, en la competencia de esta para decidir sobre un movimiento, el del 15-M, que no es un partido político ni hace campaña. La falta de potestad sobre el mismo hubiera dejado a la autoridad gubernativa la función de garantizar el orden público y respetar el derecho de reunión. Sin embargo, la mayoría de los miembros entendieron que, tal como señala la resolución que prohibió las concentraciones, la competencia es de la autoridad gubernativa "salvo en el caso de los actos públicos de campaña electoral".

Y fue a ello, al hecho de estar en campaña, a lo que se acogieron los cinco miembros que votaron a favor de prohibir las concentraciones previstas para hoy, jornada de reflexión, y para mañana, día de elecciones.

Algunos miembros incluso plantearon, en la noche del jueves, extender la prohibición sobre las convocatorias de ayer, aunque finalmente este punto no se recogió en la resolución.

El magistrado Luciano Varela fue uno de los más beligerantes contra la prohibición. El presidente de la Junta, Antonio Martín Valverde, se significó por su postura a favor. De hecho, Varela, al igual que otro magistrado, José Manuel Maza, anunció su intención de emitir un voto discrepante, que no formó parte de la resolución porque la Junta no hace públicas sus actas.

El PP, por la prohibición

Los miembros de la Junta Electoral Central, ocho magistrados y cinco catedráticos, debatieron durante más de cinco horas si prohibían o no las concentraciones. Al final, la decisión se decantó por la prohibición por cinco votos a favor, cuatro en contra y una abstención. Votaron en contra de la prohibición, además de los magistrados Varela y Maza, los catedráticos Rosario García Mahamut (propuesta por el PSOE) y Joan Manuel Trayter Jiménez (propuesto por CiU). El otro catedrático propuesto por el PSOE, Pablo Santolaya Machetti, se abstuvo. Los votos a favor de prohibir las convocatorias salieron de los catedráticos propuestos por el PP, Pedro González Trevijano y Silvia Díaz Alabart, y de los magistrados José Manuel González Rivas, Rafael Fernández Montalvo y Antonio Martín Valverde.

Los otros tres jueces que forman parte de la Junta abandonaron la reunión antes de que se votara.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de mayo de 2011